Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA: Más cochinero, pero nadie sancionado

TERCERA INSTANCIA: Más cochinero, pero nadie sancionado

Mar 8, 2014

Por: Modesto Barros González —-

Se dan a conocer más irregularidades en el manejo de dinero durante la administración de Emilio González Márquez, sin embargo “la cosa es calmada”, decía el cómico “Clavillazo”.
El pasado jueves 6 de marzo el periódico La Jornada Jalisco, publicó que la Auditoría Superior de la Federación encontró irregularidades en el Seguro Popular en el Fondo de Aportaciones a los Servicios de Salud, por un monto superior a los tres mil 367 millones de pesos en el último año de gestión de Emilio González Márquez.
Según la nota periodística señala que en el pliego de observaciones 12-A-14000-14-0647-06-022, la Auditoría Superior de la Federación detalló que 60.3 millones de pesos fueron para el pago del suministro de medicamentos subrogados pero no hay evidencia de que fueron entregados a la población.
Por el monto de las anomalías cercanas a los tres mil 400 millones de pesos, la ASF ya presentó 21 denuncias de hecho, según señala el informe.
Tan sólo del Fondo de Aportaciones a los Servicios de Salud, la Auditoría Superior de la Federación presentó 13 denuncias. Por el Seguro Popular en Jalisco, presentó otras ocho.
En el Fondo de Aportaciones a los Servicios de Salud, las irregularidades alcanzan los 442 millones 664 mil 729 pesos. En 2012, la entidad recibió tres mil 536 millones 475 mil pesos provenientes de esta bolsa, se aprecia en el informe.
Las 13 denuncias que la ASF presentó por el Seguro Popular en Jalisco, la cantidad supera los 18.2 millones de pesos. Ese dinero se esfumó en cheques que la Secretaría de Salud de Jalisco, pagó a personas físicas pero que no pudo comprobar ante la instancia fiscalizadora.
Los cheques emitidos van por un monto que varía desde los 25 mil pesos hasta los 10 millones 300 mil de pesos.
Al detallar algunas de las aplicaciones del fondo federal por la Secretaría de Salud de Jalisco, se asegura que 13 millones 900 mil pesos fueron para varias obras de rehabilitación (entre ellas las de la Dirección Administrativa y la oficina del que era el titular de esa dependencia, Alfonso Petersen Farah.
Otros 122 millones 200 mil pesos supuestamente se destinaron para el pago de asesorías para recuperar beneficios fiscales.
También se destinaron siete millones 900 mil pesos para estímulos relacionados con antigüedad de trabajadores, para los días de Reyes y de las Madres, para apoyos de tesis, no cabe duda que eran muy buenos jefes, digo yo.
En el mismo informe de la ASF se asienta que se gastaron 927 mil pesos para comprar dos camionetas RAM 4×4 con todos los lujos como aire acondicionado, equipo de seguridad y equipo estéreo con navegador GPS, ¿sería este último para que no se perdieran?
Las camionetas descritas no fueron para el Secretario, sino para la Dirección de Administración de Recursos Materiales de la misma Secretaría de Salud, o sea viajaban a todo lujo.
El informe es del resultado de fiscalización superior de la Cuenta Pública 2012 de la misma Auditoría Superior de la Federación, pero todavía falta saber lo que se gastaron los angelitos en los tres meses que gobernó Emilio González Márquez, en 2013.
Hasta donde se tiene conocimiento el Ejercicio fiscal 2012 del Seguro Popular en Jalisco concentra el posible mayor daño a la Hacienda Pública Federal. Las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación fueron por cerca de dos mil 924 millones 636 mil 267 pesos.
Durante 2012 el gobierno de González Márquez recibió de la Federación alrededor de tres mil 49 millones 767 pesos para el programa, y entonces la Auditoría presentó ocho denuncias que suman irregularidades por un total de 388 millones 160 mil 829 pesos, tan solo una de las denuncias de hechos es por un monto de 326 millones 545 mil 600 pesos.
Otras cuatro denuncias acumulan 40 millones de pesos; cada una de ellas fue por la emisión de cuatro cheques de 10 millones de pesos cada uno que la SSJ dio a una asociación civil (no se precisa cuál en el informe) provenientes de fondos federales.
La dependencia también utilizó poco más de 24 millones de pesos para la compra de facturas del Ejercicio fiscal 2011; otros 15.2 millones de pesos para el pago de aguinaldos de médicos residentes; y 36.9 millones de pesos para apoyos de transporte y pagos de fin de año a personal operativo, mandos medios y superiores, de acuerdo con el informe de la ASF, se lee en la publicación de La Jornada Jalisco.
Desgraciadamente en Jalisco, no pasa nada y con todo y que ya merito se perseguirán culpables del presunto desvío de recursos, todavía no es tiempo que se aplique la ley, por lo que se debe de esperar si la federación hace su trabajo, ya que la ASF asegura ya presentó 21 denuncias.

E-mail: mobago1948@gmail.com