Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Otra vez quedan mal!

TERCERA INSTANCIA | ¡Otra vez quedan mal!

Sep 12, 2015

De nueva cuenta aparece la falta de interés por parte de los diputados y autoridades responsables para la designación del procurador urbano de Jalisco, ya que el actual Gabriel Ibarra Félix, cumple los cuatro años por los que fue designado.

El abogado e ingeniero civil tomó protesta ante los legisladores el 12 de septiembre de 2011 y de acuerdo a la ley lo deberá de hacer por cuatro años que ya se cumplen.

La Ley de Desarrollo Urbano del Estado de Jalisco señala en el capítulo segundo la designación y duración del funcionario y en artículo ocho dice: «El Procurador de Desarrollo Urbano será designado por el Congreso del Estado a partir de la terna que integre el Consejo Estatal de Desarrollo Urbano».

Pero hasta el momento no se tiene conocimiento que ese Consejo haya presentado la terna que deberá, en su oportunidad, enviar el Ejecutivo al Congreso y a su vez los legisladores designarán quién deberá ejercer tan importante cargo.

En el siguiente artículo, el 9, se lee: «El periodo del cargo de procurador de Desarrollo Urbano será de cuatro años, y podrá ser reelecto concursando en igualdad de circunstancias que el resto de los candidatos».

Como siempre, las cosas de Palacio van despacio, ni Ibarra Félix ni ninguna otra persona puede concursar para renovar el cargo, ya que ni hay convocatoria y mucho menos propuesta de terna ante el Congreso del Estado.

En la estructura de la Procuraduría Urbana de Jalisco aparecen el Comité de Administración y de la Comisión de Adquisiciones y Enajenaciones, de las cuales el artículo 25 de la misma ley señala que ese Comité es un «órgano colegiado que se integra con el objeto de tomar las decisiones que convengan al interés institucional, con respecto a la aprobación presupuestal, transferencias e información financiera del organismo público».

Mientras que el ordenamiento 25 señala cómo y con quiénes se integra: «El Comité de Administración se integra con:

I. Un presidente que será el titular del organismo público;

II. Tres vocalías que corresponderán a los representantes de las dependencias del Poder Ejecutivo del Estado que a continuación se indican:

a) Secretaría General de Gobierno;

b) Secretaría de Finanzas; y

c) Secretaría de Administración;

III. Una vocalía que corresponderá al director de Coordinación de la Procuraduría;

IV. Una vocalía que corresponderá a la Contraloría del Estado; y

V. Un secretario que será el director de Administración.

Como se puede apreciar, está muy bien conformado ese Comité y por personalidades y funcionarios, pero tal parece que es muy poco su interés para estar al pendiente del cumplimiento de la ley.

La situación está más que complicada, ya que si es cierto que la misma ley establece que ante la ausencia del procurador, ya sea temporal o definitiva, será suplido por el director del área jurídica, según el artículo 19.

Como se deberá de interpretar como ausencia definitiva al cumplir sus cuatro años el procurador, se establece que: «el Consejo Estatal de Desarrollo Urbano deberá proponer una terna al Congreso del Estado, en los términos de esta ley, para la elección de un nuevo procurador quien durará en el cargo el tiempo que reste al que sustituye».

Por desgracia no podría sujetarse a ese precepto ya que el caso es que tiene que ser un nuevo periodo de cuatro años.

Ahora bien, quién podrá tener la facultad de ordenar y firmar los compromisos de la Procuraduría Urbana, si de hecho no existirá legalmente un procurador hasta que se cumpla con todos los requisitos que marca la tan señalada ley.

La pregunta es para qué imponen leyes y ordenamientos legales si no los cumplen y se ve a todas luces la poca voluntad de hacer sus funciones por las que ganan tanto dinero.

Hace una semana, en este mismo espacio, también comenté sobre la negligencia que se tiene para elaborar y expedir el Reglamento de la Ley de Atención a Víctimas del Estado de Jalisco, la cual entró en vigor desde hace casi seis meses.

Es notorio el retardo que muestran las autoridades y se pregunta el ciudadano común, ¿será tanto el trabajo que tienen quienes tienen la obligación o es muy poco el interés que muestran?, seguramente les han de pagar muy poquito y buscan incremento de sueldo.

mobago1948@gmail.com