Portal informativo de análisis político y social

Tercera Instancia: Parquímetros virtuales, ¿negocio de quién en Guadalajara?

Tercera Instancia: Parquímetros virtuales, ¿negocio de quién en Guadalajara?

Sep 30, 2017

Por Modesto Barros González //

Ya se veía venir el vertiginoso crecimiento de la empresa concesionada para el cobro y control de estacionamientos en la vía pública y que éste mes extenderá su latifundio que le ha permitido el gobierno municipal de Guadalajara.

Desde hace unos meses opera el sistema de parquímetros virtuales, el cual fue otorgado a una empresa particular que se ha de estar hinchando de ganar dinero, ya que su inversión no ha sido mayor.

El sistema opera en cinco zonas de la capital de Jalisco, conocidas como Arcos Vallarta, Lafayette, Libertad, Americana y Centro.

Según publicidad impresa del mismo gobierno municipal el cobro por hora era fija de lunes a sábado de ocho de la mañana hasta las cero horas, pero por sus pistolas ampliaron el horario hasta la una de la madrugada del día siguiente los viernes y sábado, parece que el caso es tener más utilidades la empresa.

La competencia es muy desigual con las compañías y particulares que ofrecen estacionamientos públicos, las cuales tiene unas tarifas mayores pero ofrecen más seguridad a los vehículos y en su gran mayoría están bajo techo, además el costo de la finca y el mantenimiento de las mismas.

Para la consentida empresa del municipio tapatío, las calles de la comuna son su gran territorio para el negocio con sus sistemita denominado “Aquí hay lugar”, que aunque es de todos ellos tienen la concesión de cobrar.

A unos meses de operar ya anunciaron que extenderán su territorio y así lo harán en poco tiempo para enriquecerse cada vez más.

En dos semanas cobrarán en la zona de Obregón, por lo menos eso ya anunciaron, aunque en otros puntos como el resto de la colonia Moderna, ya están repartiendo trípticos con el anuncio de las ventajas de tener el parquímetros virtuales y olvidarse de los viejos sistemas que recibían monedas.

A la empresa no le interesa que sean pocos los negocios autorizados que reciban el pago, ni que si el usuario tenga un aparato celular, mucho menos si dispone de conexión a Internet, eso poco les importa a los concesionaros y mucho menos al gobierno municipal, total lo que se busca es que paguen por la utilización para estacionarse en avenidas y calles que son de todos.

Según esto una opción es por medio de conectarse con un equipo celular a una APP de la empresa Parkimovil, y entonces entregar a gente totalmente desconocida sus datos personales, número de una tarjeta de crédito o débito y al solicitar un espacio que se entiende es público, se proporcionen las placas del vehículo a estacionar.

Esa base de datos puede ser utilizada por posibles delincuentes, pues al contar con el nombre del solicitante y la matrícula del vehículo, quién puede asegurar que no se llegue a hacer mal uso de los datos, pero eso también poco le ha de importar a la actual autoridad municipal, ya que para eso es un negocio.

Por cierto en el mismo folleto señala con “bombo y platillos” que durante años los parquímetros (con monedas) se usaron para hacer negocios privados”; ¿ahora no es para negocio privado?, parece que es lo mismo con diferente beneficiario y sistema.

En el mismo libelo se dice que “con el nuevo sistema de parquímetros virtuales encontrarás estacionamiento en la vía pública de forma ordenada, ágil y segura, mejorando la movilidad de nuestra ciudad”, así como por arte de magia.

Como gancho publicitario se dice que aseguran el coche hasta por cinco mil pesos y que el costo se está invirtiendo en mejoras para la ciudad como son recuperación de espacios públicos, rehabilitación de banquetas, adecuación en materia de movilidad, entre otras, según dicen.

Hasta el momento el gobierno municipal no ha informado cuánto ha recibido de los ya cientos de miles de pesos que ha recaudado la compañía concesionada, la cual está haciendo su agosto con una mínima inversión, lo muy parecido a lo que hacen las empresas de autos de alquiler que funcionan con el sistema de “plataforma”.

No cabe duda que las autoridades permiten que algunos se enriquezcan con modernizar servicios, pero en el caso de los parquímetros virtuales tiene otra gran ganancia con las multas que se imponen a quienes se estacionan y no pueden pagar la tarifa impuesta al libre arbitrio.

Quiérase o no Parkimovil, o como se llame se está metiendo como la humedad y en poco tiempo tendrá su latifundio para enriquecerse cada vez más, mientras el ciudadano padece el encarecimiento de la vida.