Portal informativo de análisis político y social

Tercera Instancia: Por unos cuantos se desprestigia la Cruz Roja

Tercera Instancia: Por unos cuantos se desprestigia la Cruz Roja

Nov 26, 2017

Por Modesto Barros González //

De nueva cuenta sale a la luz pública la falta de controles en la Delegación Jalisco de la Cruz Roja Mexicana, al ser descubierto que varios miles de litros de agua embotellada la tenían mal guardada en lugar de haber sido enviada a damnificados por los terremotos del pasado septiembre.

El presidente y delegado regional de la benemérita institución Miguel Ángel Domínguez Morales, hace todo su esfuerzo por lograr controles en la delegación Guadalajara, sin embargo quienes se entendieran que son empleados aliados, presuntamente enredan las cosas y desprestigian a la reconocida institución altruista.

Entre los socorristas o también conocidos como paramédicos, desde hace semanas corre el comentario que además del agua embotellada no enviada a quienes la necesitan por la tragedia natural, existe una enorme bodega conteniendo miles de latas con atún y otras toneladas de productos que tampoco se remitieron a los necesitados.

Muchas personas, empresas e instituciones operaron centros de acopios de productos para los damnificados en los temblores.

Lo recolectado en la mayoría de los casos lo remitieron a la Cruz Roja tapatía y una gran parte sí fue remitida, pero tal parece que algunos hicieron su guardadito con fines particulares y decidieron esconderla o quedarse con los productos.

Como es una actividad ilegal no se quiere informar de la ubicación de por lo menos de esa bodega que tienen y que se dice que está por el Periférico, sin precisar el lugar hasta el momento.

Desgraciadamente los malos manejos que se han hecho en la Cruz Roja, ha provocado que tanto empresarios, comerciantes y público en general hayan perdido la confianza en la institución y eso se refleja en la colecta nacional.

Ya se había comentado en ésta colaboración que la gente no coopera porque cuando han requerido de sus servicios se los cobran con el supuesto que es “cuota de recuperación”, pero se ha convertido en obligatorio y los familiares de accidentados tienen que entregar lo que les exigen.

Como se dijo hace unas semanas, por lo menos directores de la Cruz Roja Guadalajara, Agustín Ríos Vélez y el más reciente despedido Eduardo Díaz Pérez, quienes han sido señalados de malos manejos pero supuestamente no se los han podido o no han querido demostrárselos.

Así, a pasos agigantados, se están acabando tan noble institución y quienes van a pagar su posible desaparición será la población en general, sobre todo los más desprotegidos.

PERO NO QUIEREN HACER CASO 

Una nueva llamada de alerta se dio a conocer al haber sido intervenidos por desconocido más de 54 millones de cuentas de la poderosa empresa UBER, los cuales se apoderaron de la base de datos de los usuarios en el mundo.

Según se sabe un hacker es todo individuo que se dedica a programar de forma entusiasta, o sea un experto entusiasta de cualquier tipo, en éste caso es en la informática.

La intervención a la base de datos de la prepotente empresa UBER, ocurrió desde el año pasado pero hasta la semana pasada lo dieron a conocer, lo cual es otra acción irresponsable.

En el caso de compañía al traslado de personas el asunto es mayor, ya que desconocidos ya tienen en su poder todos los datos de los dueños de los vehículos que son catalogados como “socios” y de millones de usuarios que con toda confianza entregaron el número de sus tarjetas bancarias así como direcciones particulares y laborales.

Las autoridades todavía no quieren hacer caso del peligro que conlleva entregar a desconocidos la información y así se permite y alienta que empresas de desconocidos obtengan tan importante información para ofrecer un “servicio” concesionado por los mismos gobernantes.

Así vemos que el presente año el gobierno municipal de Guadalajara, concesionó a una compañía para cobrar el estacionarse en la vía pública de la ciudad y la cual “gentilmente” permite el cobro por medio de aplicaciones denominadas APP, o sea que con su tarjeta de crédito lo puede hacer, además de proporcionar las placas del vehículo que usted quiere proteger para no ser sancionado, por la misma empresa.

Por lo tanto el moderno sistema exige entregar importante información personal a desconocidos y nadie sabe a quién puede llegar con fines aviesos, más aún con el número de la matrícula que permite saber la ubicación donde está registrada.

El robo de identidad está creciendo en nuestro país y lejos de poner candados a los delincuentes, los gobiernos facilitan para que lleguen a apoderarse de información que es sumamente importante para cualquier ciudadano.