Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡PREOCUPANTE AÑO 2017!

TERCERA INSTANCIA | ¡PREOCUPANTE AÑO 2017!

Jan 7, 2017

En cuanto inició este año se desataron las muestras de inconformidad por el abusivo incremento al precio de las gasolinas, las cuales no entraron al libre precio como se había anunciado por parte de las autoridades federales, sino que son obligados los nuevos precios de venta en todo el país.

Según el estudio realizado por la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros, A.C. (AMEGAS), que preside el exfutbolista Pablo González Córdova, los nuevos impuestos por litro representan 42% a la gasolina Magna ($7.02), 36% a la Premium ($6.69) y 44% al Diésel ($7.42).

Ahora bien, con todo y que el gobierno federal se quiere deslindar de la responsabilidad del incremento en los precios al consumidor de los carburantes, los gasolineros insisten que el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) está muy elevado y aunado al Impuesto al Valor Agregado (IVA) están ahogando a la mayoría de la población.

Para colmo los precios están diferenciados en casi un centenar de localidades del país, y así tenemos que uno de los municipios que tendrán el precio más alto es Zapopan, supuestamente por el poder económico de la población que ahí vive, mientras los que por ahí circulen y compren hidrocarburos pagarán las consecuencias.

Por desgracia las muestras violentas que se han registrado en diferentes estados de la República Mexicana han afectado a personas que tranquilamente circulan por carreteras o por calles de las poblaciones y económicamente a los dueños de tiendas departamentales y otros tipos de comercio.

De lo que está ocurriendo deben de ser castigados los directamente responsables que por años han permitido que la supuesta empresa de los mexicanos, Pemex, sea saqueada a manos llenas, desde adentro de sus administraciones como desde el exterior con el robo de carburantes.

Lo que está muy claro es la intención que se tiene de acabar con Pemex, ya sea con multimillonarios robos aunados a las acciones directas para terminar con sus principales funciones como lo es la refinación de crudos.

El ejemplo está muy claro, al terminar el año 2008 Pemex Refinación tenía una capacidad de procesar crudo por un millón 540 mil barriles al día lo que representaba 24 millones 640 mil litros.

Desde 1979 no se abre una nueva refinería y actualmente le quedan seis refinerías en los municipios de Cadereyta, Nuevo León; Ciudad Madero, Tamaulipas; Minatitlán, Veracruz; Salamanca, Guanajuato; Salina Cruz, Oaxaca y Tula, Hidalgo, principal abastecedora a la hoy Ciudad de México y que se pretendía modernizar y ampliar con Felipe Calderón, pero también fue puro cuento.

Como ya es sabido, en 1991 la refinería de Azcapotzalco, en céntrica zona de la Ciudad de México, fue desmantelada por la contaminación que provocaba y por cierto se encontraron decenas de tomas clandestinas de sus tanques de almacenamiento y se presumió que era para robarse las gasolinas, lo que seguramente continúa en refinerías y centros de distribución, pero poco parece importarle a los responsables.

Las refinerías están por desaparecer y desde hace poco le invierten para modernizarlas, además los poliductos de distribución, que son las venas para llevar los productos a los principales centros de consumo, los ha puesto Pemex en venta o renta, pero no se ha atrevido un solo empresario en participar, seguramente porque saben y conocen que están deteriorados y sobre todo perforados por muchas partes por los ladrones llamados “guachicoleros”.

Los saqueos a la paraestatal deben de acabarse lo más pronto posible, iniciando por el sindicato obeso y con tantas prebendas que otorga el Gobierno de la República que no es el dueño, pues es de todos los mexicanos.

La empresa OXXO, propiedad de los acaudalados empresarios de Nuevo León de FEMSA, ya operan en esa región más de 300 expendios y la otra cadena de tiendas de conveniencia Seven Eleven ya compiten con cerca de 200 estaciones de distribución.

Si tomamos en cuenta que en México el consumo de gasolinas es de casi 200 millones de litros al día y de los cuales alrededor de 60 litros de cada 100 son importados, posiblemente lo que quiere nuestro actual gobierno es llegar a entregar el mercado a las empresas extranjeras y que al día se consumen casi 200 millones de litros al día, lo que representará un excelente negocio para esas empresas.

Con todo esto no queda más que decir Feliz Año aunque en lo económico poco se espera de felicidad.