Portal informativo de análisis político y social

Tercera Instancia: Qué bonita familia

Tercera Instancia: Qué bonita familia

Jun 10, 2017

Por Modesto Barros González //

Los presidentes municipales simpatizantes, más no militantes del Partido Movimiento Ciudadano (PMC), de la Zona Metropolitana de Guadalajara, anunciaron que organizarán la consulta popular entre la población que gobiernan.

El siempre cuestionado ejercicio denominado “ratificación de mandato” lo organizan, diseña y ponen en práctica con sus propios colaboradores, o sea quien hace la regla puede hacer la trampa.

Aunque los alcaldes abanderados por el PMC son “amiguísimos” y del mismo club, cada uno tiene su propia apreciación del ejercicio que organizarán, lo cual les servirá para atraer reflectores ante los próximos procesos electorales.

El mejor evaluado presidente municipal de acuerdo al desempeño de sus funciones ha sido Alberto Uribe Camacho, quien desde el primer día ha puesto dinamismo a su trabajo en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. Uribe Camacho declaró a una televisora que entregará su “renuncia previa” ante el Pleno del Ayuntamiento y si no sale favorecido en el sondeo de opinión renunciará.

Bonita postura tomó, pero es sabedor que los cargos de elección popular no son renunciables y lo más que podría hacer es solicitar licencia para separarse del cargo. Además lanzó un tronado buscapiés a otros alcaldes que calificó como “sobrados” al decir textualmente: “si crees que mañana ya tienes garantizado ser gobernador o presidente de la república en automático, pues no conoces a la ciudadanía”.

Todo hace suponer que el mensaje llevó un destinatario muy directo y los mal pensados han dicho que es para el guía espiritual y arrepentido munícipe de Guadalajara, pero se reservó el nombre. Vale la pena señalar que Alberto Uribe Camacho siempre se ha mostrado como un presidente municipal muy íntegro y congruente, sin mayores escándalos y dedicado a su compromiso que obtuvo por los votantes de Tlajomulco de Zúñiga.

Mencioné lo de arrepentido por el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, quien después de haber “barrido y trapeado” a medios de comunicación, se vio en la penosa necesidad de “disculparse” por el arrebato que tuvo hace unos días. Bien dicen que Jalisco bien vale una “disculpa”.

Por cierto ante los comicios del pasado domingo 4 de junio, el partido Movimiento Ciudadano ni pintó en los estados donde hubo elecciones y se estima que ese instituto político obtuvo menos de seis puntos porcentuales, entonces qué hizo su dirigente y dueño Dante Delgado Rannauro,

El originario de Alvarado, Veracruz, se concreta a hacer alianzas con otros partidos para lograr la supervivencia, pero en Jalisco, poco manejo puede hacer porque la estructura local encabezada por Enrique Alfaro Ramírez, decide las acciones a realizar y parece que es mejor que ni se meta, han dicho algunos. Ahora sí se recrudecerán las declaraciones de descalificación y difamación por quienes quieren llegar a convencer a los electores para el próximo año, así que agárrese el que pueda.

Y SIGUEN SIN CUMPLIR

Ya es cansado estar señalando la falta de voluntad por parte del Gobierno de la República para solucionar y liquidar el conflicto con los ejidatarios de El Zapote y también de otros propietarios de terrenos que fueron expropiados o invadidos en lo que hoy es el Aeropuerto Internacional de Guadalajara.

Reuniones van y reuniones vienen y no se llega a un arreglo, principalmente por la negativa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para liquidar el adeudo que tienen con los ejidatarios de El Zapote, con todo y que hay una sentencia de un tribunal federal, pero ante el evidente desacato ni se atreven a decir nada contra el poderoso funcionario de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza.

También es necesario señalar que el próximo domingo 17 de junio la dependencia que dirige el intocable Ruiz Esparza dejará de tener el control en materia de puertos marítimos y capitanías, al pasar la jurisdicción a la Secretaría de Marina, la cual tiene toda la confianza de la población.

Dicen que el todavía titular de la SCT “hace chile con el rabo” de lo enojado que está por quitarle parte del enorme poder que tenía y que ha sido muy cuestionado por tantos errores cometidos y negligencia en la aplicación de los ordenamientos que le obligan. Total, el que mal empieza mal acaba y no pasarán muchas semanas en que le den su premio de consolación y deje la importante secretaría, así que ya veremos.