Portal informativo de análisis político y social

Tercera Instancia: Qué buen tino tiene Alfaro

Tercera Instancia: Qué buen tino tiene Alfaro

Nov 20, 2017

Por Modesto Barros González //

Qué buen tino tiene Enrique Alfaro Ramírez, presidente municipal de Guadalajara, para abrir frentes que afectan su imagen y sobre todo le podrían perjudicar al buscar votos para sus aspiraciones políticas.

En pleno Buen Fin y en el puente laboral ordenó dar fin al legal y honroso trabajo de dueños de calandrias y con un fuerte despliegue policial, fueron sacados de circulación por lo menos 12 de los tradicionales carruajes, sin importar que algunos de ellos estaban ocupados por visitantes a la capital de Jalisco.

Remolques de la Comisaría Municipal de Seguridad Pública fueron utilizados para trasladar a los caballos que tiraban las Calandrias aseguradas, sin importar que la misma autoridad municipal no haya cumplido con el ofrecimiento de que terminaría el permiso de circular en cuanto se entregaran los coches con motor eléctrico que pretende las substituya ante la oposición de la mayoría de los propietarios de los carruajes.

Una vez más la intransigencia y la demostración de poderío policial se dispuso el operativo la tarde del pasado viernes en la avenida Juárez, frente al edificio administrativo de la Universidad de Guadalajara y al Parque Revolución.

Tal parece que ante la publicación de las últimas encuestas que han reflejado la baja en las preferencias del controvertido alcalde, no ha dejado de demostrar su poderío y parece no aceptar consejos.

Mientras la delincuencia hace de las suyas en diferentes puntos de la ciudad de Guadalajara, el gobierno tapatío dispone de decenas de elementos policiales para combatir a los “peligrosísimos” dueños de calandrias, o a quienes promocionan la venta de medicinas en El Santuario, así como a los comerciantes ambulantes que tratan de sacar un ingreso en la vía pública.

Cabe señalar que Rafael Méndez Barajas, secretario general de la Unión de Conductores de Carruajes de Alquiler, ha manifestado que no se rendirán en su lucha para que continúen las calandrias, más cuando la autoridad ha actuado por puro negocio; dicen que nunca nunca han aceptado ni aceptarán los nuevos modelos.

Por su parte el médico Fidel Alejandro Kosonoy Anaya, en forma particular y como ciudadano ha interpuesto denuncias y juicios de amparo en contra de la autoridad de Guadalajara.

El galeno al ser entrevistado en Conciencia al Aire, dijo que espera que en unos días se publique en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Jalisco, la protección a las calandrias por parte de Secretaría de Cultura estatal, para reconocerlas como una tradición.

El doctor Kosonoy Anaya, también ha señalado que la empresa concesionada Kadled, la que dotará de los carros eléctricos, precisó que “la demanda se interpuso porque tenemos muchas dudas de que la empresa ten­ga la capacidad que dice que tiene, porque investigando con fiscalistas nos dicen que para donar 27 millones y medio de pesos, de una em­presa, tiene que haber tenido un ingreso bruto de 675 mi­llones de pesos de ganancia y contratos por más de 5 mil millones de pesos para gene­rar esos ingresos”.

También ha declarado el doctor: “Creemos que aquí está involucrado lavado de dine­ro, porque no hay una empre­sa que pueda donar 27 millo­nes de pesos en aras de nada. Además, la ley te dice que para que sea una donación, tiene que estar en el supues­to de ‘no remunerativo, no onerosa’, y aquí la empresa está recibiendo un contrato de publicidad a cambio por 20 años. El supuesto de la donación no existe, no se da por la ley”.

Según esto la denuncia la interpuso el pasado 19 de octubre ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Procuraduría Ge­neral de la República (PGR); sin embargo, por ser la acusa­ción de un delito de orden fe­deral supuestamente sólo se llevará en la PGR.

Vale la pena recordar que la “benévola” empresa Kadled, busca tener sus enormes ingresos con la publicidad que colocará en los carros eléctricos y que no se ha dicho cuántos de esos vehículos han sido autorizados por el gobierno municipal tapatío.

Lo que sí ya han entrado en operación operativos en redes y llamadas a las estaciones de radio, posiblemente operados como estrategias de defensa por parte de empleados de las costosas empresas contratadas por Enrique Alfaro Ramírez, que buscan “cuidar” su imagen para que no sea criticado.

Por lo pronto hasta donde se tuvo conocimiento antes de la edición de Conciencia Pública, éste sábado no funcionaron las calandrias ante el temor de las acciones por parte de los dueños del Gobierno Municipal de Guadalajara.

SE AHOGA TEQUILA 

Sin que hasta el momento nadie quiera sacar del bache al actual Gobierno Municipal de Tequila, Jalisco, los responsables no han podido solucionar las millonarias deudas que le aquejan ante los presuntos malos manejos que hicieron en pasadas administraciones.

Se estima en un centenar los juicios laborales contra el gobierno, muchos de ellos ya con laudos a pagar, además de tener una demanda por parte de una empresa que operaba un depósito de residuos y que sin ser oída y vencida legalmente le fue quitada la concesión por uno de los “flamantes” alcaldes.

Lo más grave del asunto es una vez más la danza de los millones de pesos que se gastaron en las pasadas administraciones y lo que resulta por pagar al no cuidar las formas y el manejo de los recursos, o sea siguen gozando de total impunidad los malos gobernantes.

Ante el posible desfalco en las arcas del municipio de Tequila, en poco tiempo la Auditoría Superior del Estado de Jalisco tendrá que informar los pormenores y posibles responsables de lo ocurrido, por lo menos eso se espera.