Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Quien mata a puñaladas no puede morir a besos!

TERCERA INSTANCIA | ¡Quien mata a puñaladas no puede morir a besos!

May 16, 2015

Por fin militantes del Partido Acción Nacional están despertando y limpian su casa de traidores y traicioneros que nada más buscan beneficios personales y mientras fueron gobierno se ufanaban en ser «fieles» a su partido pero al haber perdido se acomodan en otros partidos.

El caso más sonado ocurrió la semana pasada cuando panistas del comité municipal de Guadalajara, decidieron buscar la expulsión del que fuera su presidente estatal y expresidente municipal de Guadalajara y gobernador del estado de Jalisco.

Aunque se resiste a ser expulsado Emilio González Márquez, la puntilla se la acaba de poner el expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, quien al ser entrevistado por el corresponsal en Guanajuato del periódico Excélsior, «encueró» al todavía criticado Emilio González Márquez.

Felipe Calderón Hinojosa puede ser criticado de acciones de su gobierno, como fue el combate a la delincuencia organizada y otras decisiones que tomó, pero la credibilidad que todavía tiene exhibe al exgobernador de Jalisco.

El michoacano reveló que Emilio González Márquez, le propuso que recibiera a Enrique Alfaro Ramírez, por ser un fuerte prospecto a ser militante del PAN y postularlo a la gubernatura de Jalisco, en el proceso electoral de 2012.

La forma de actuar de Emilio González Márquez no es de sorprender por su negro historial en abandonar a quienes lo siguieron, como ocurrió hace años cuando fue presidente nacional del partido de extrema derecha Partido Demócrata Mexicano, mejor conocido como Del Gallito.

Cuando el PDM perdió el registro nacional por falta de votos, González Márquez abandonó la «nave» y se coló como la humedad en el Partido Acción Nacional, y llegó a ser dirigente estatal en Jalisco y presidente municipal de Guadalajara y gobernador de Jalisco hasta el 2013.

La intentona de «infiltrar» a Enrique Alfaro Ramírez, no le funcionó y se dice que siendo gobernador Emilio González Márquez, lo apoyó en lugar de quien fue el candidato a la gubernatura Fernando Guzmán Pérez Peláez, o para mejor entendimiento aseguran que lo traicionó.

El tan criticado exgobernante Emilio González Márquez empieza a recibir el repudio de quienes fueron sus compañeros de partido, aunque se quiere defender como «gato boca arriba», para no ser expulsado.

También se dice que están en capilla de expulsión otros 15 panistas, algunos de ellos muy cercanos de González Márquez, durante su gobierno.

Caso muy distinto es lo que acaba de hacer otro panista Alonso Ulloa Vélez, quien decidió por su voluntad renunciar a las filas del panismo y eso es de gente de bien y con principios.

Alonso Ulloa Vélez, exdiputado y exfuncionario de primer nivel en el pasado gobierno de Jalisco, siempre hizo su trabajo con orden y pulcritud, pero decidió mejor dejar de militar en el partido que por muchos años estuvo, el PAN.

Desgraciadamente no se puede hablar bien de otros panistas muy cercanos al próximo expulsado González Márquez, como son Diego Monraz Villaseñor, exsecretario de Vialidad y tan criticado funcionario público, presuntamente ayudante de un candidato de otro partido ajeno al PAN.

Otro quien se asegura que se manejó con dos banderas es Herbert Taylor Arthur, «dedo chiquito» y consejero de González Márquez.

Por su parte, el exdiputado local Eduardo Rosales Castellanos, se dice simpatizante del PAN y se alquila con candidatos de otros partidos políticos, sin importar otra cosa que obtener poder y dinero, o más bien dinero y poder, según lo han criticado.

Lo que está ocurriendo en el PAN Jalisco es la intención de limpiar su casa y a todos los traicioneros y malos panistas lograr desenmascararlos y expulsarlos de ese instituto político, ojalá y lo logren porque el cinismo de muchos de ellos permite que se queden.

 

mobago1948@gmail.com