Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¿Serán ilusos?

TERCERA INSTANCIA | ¿Serán ilusos?

Feb 27, 2016

Desde el anuncio que hizo el Presidente de la República sobre la apertura para que se pueda comercializar hidrocarburos de importación por empresas privadas, se desató una serie de comentarios en pro y en contra por la desventaja que tendrá de competidores la empresa mexicana y supuestamente de los mexicanos Petróleos Mexicanos (Pemex).

Se había dicho que en el año 2017 las empresas petroleras estadounidenses como: Alon USA, Amoco, Apache Corp., Arbusto Energy, Chevron Corporation, Citgo, Conoco, ConocoPhillips, Esso, ExxonMobil, Gulf Oil Corporation, Halliburton, Humble Oil, Koch Industries, Marathon Oil, Mobil y otras iniciarían sus operaciones, por lo que desde hace meses están diseñando sus estrategias para operar.

Lo malo del asunto y que afecta a las transnacionales y a la misma nacional Pemex, es la competencia desleal que enfrentarán las primeras y que sufre la mexicana el tremendo robo de carburantes que se comete.

El periódico La Jornada publicó el 24 de septiembre del año pasado que: «Pierde Pemex 27 mil barriles de gasolinas al día por robos» y en el cuerpo de la nota señaló: «Pese a las nuevas tecnologías de verificación y vigilancia aplicadas para evitar el robo de combustibles, Petróleos Mexicanos (Pemex) registra todavía pérdidas de 27 mil barriles diarios de diversos combustibles. Esa cantidad representa 4 millones 293 mil litros diarios, particularmente de gasolinas y diésel, cifra suficiente para llenar los tanques de más de 95 mil vehículos medianos».

Agregó: «El director general de Pemex Refinación, Miguel Tame Domínguez, reconoció el daño que todavía sufre la empresa petrolera debido al robo de combustibles, que representaría alrededor de 3.4 por ciento de las ventas totales de combustibles automotrices».

El 18 de febrero del año pasado en su portal de internet, Carmen Aristegui publicó: «Pemex tomó la decisión de movilizar por sus ductos sólo gasolinas y diésel aún sin procesar. Su director, Emilio Lozoya, precisó que la empresa pierde 17 mil millones de pesos al año por los robos de combustibles. «Es una parte importante que nos están robando, y que podríamos estar hoy invirtiendo, pero sobre todo es un daño a la Nación», sentenció en entrevista para Noticias MVS, primera emisión. «He escuchado en la prensa que ahora los criminales harán sus propias mezclas, no es tan fácil», sostuvo.

Más de un año ha pasado y parece que todo quedó en una propuesta por el entonces director de la paraestatal, pero se espera que el nuevo director general José Antonio González Anaya, quien entre otras cosas deberá de meter en cintura a los dirigentes del poderosísimo sindicato de Pemex que dirige el intocable Carlos Romero Deschamps, quien por cierto debe de poner sus «barbas a remojar», porque con todo y que sea senador, se debe de acordar lo que le pasó a la maestra Elba Esther Gordillo, como una humilde opinión.

Lo que sí debe de quedar muy en claro es que las empresas extranjeras no se desbocarán para entrar al mercado de combustibles en México, mientras no se asegure que sus productos no sufrirán robos que quedan impunes y mucho menos que sean competencia quienes se apoderan ilegalmente de los hidrocarburos.

Vale la pena reproducir parte de la nota del periódico El Financiero del pasado 2 de noviembre en la que señala que Pemex en los primeros ocho meses del 2015 perdió casi dos millones de pesos cada hora por el robo de crudo, gasolinas y diésel, lo que había generado pérdidas de casi 48 millones de dólares diarios (al tipo de cambio de entonces) y que el número de tomas ilegales en los ductos de la paraestatal aumentaron en 3,547.

Según la publicación «esto significa que diariamente le roban 47.9 millones de pesos de crudo, gasolinas y diésel, que en total suman un faltante de 11 mil 613 millones de pesos a agosto de 2015 en pérdidas estimadas por hurto de combustibles, de acuerdo con información solicitada por medio del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (INAI)».

Además que «la respuesta desglosa que hasta agosto en ductos, donde hay faltantes de crudo, gasolinas y diésel, el botín ascendió a 11 mil 596 millones de pesos, es decir, el 99 por ciento del total, a lo que se suma el robo de autotanques, que representa solo una parte marginal de 17.9 millones de pesos, que en total representarían los 11 mil 613 millones de pesos en pérdidas al octavo mes del año.

Con todo lo anterior y mucho más que debe de haber es muy difícil que pronto se instalen o comercialicen los extranjeros en nuestro país, hasta que no exista seguridad total.