Portal informativo de análisis político y social

Tercera Instancia: Traicionar

Tercera Instancia: Traicionar

Oct 9, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Entre la clase política del país se ha incrementado la traición y así hemos visto cómo quienes la practican se cambian de partido político o de grupos para conseguir ocupando cargos público

Así han practicado ese tipo de acciones encumbrados políticos que en su momento “defendieron” a sus “compañeros” o a su instituto político, pero en cuando no le fue favorable seguir con ellos se cambiaron de vestimenta y se entregaron en cuerpo y alma a quien o quienes le ofrecen mejoras o posibles posiciones.

Este tipo de prácticas se lleva a cabo desde hace muchos años, sobre todo cuando el PRI inició en su decadencia, tal es el caso que en su tiempo salieron de sus filas Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Porfirio Muñoz Ledo, Andrés Manuel López Obrador y varios más que buscaron otras trincheras, como también es el caso de Dante Delgado Rennauro, veracruzano quien dirigía el Partido Convergencia y su “gran olfato” de supervivencia los llegó a controlar el Partido Movimiento Ciudadano y hasta el senado de la república donde coordina a sus aliados de partido.

En el ámbito local se conoce la desbandada de militantes de diferentes institutos políticos, algunos como ratas en quemazón salen a toda carrera para acomodarse en otros partidos, sin importarles toda esa “gran lucha” que por años hayan hecho en el que voluntariamente fue de su preferencia.

Ahora encontramos que Héctor Pizano Ramos, exdirigente del PRI Jalisco, decidió seguir a su amigazo Enrique Alfaro Ramírez, para ayudarle a estructurar sus planes de gobierno, ya que él (Pizano) es un verdadero luchador por el bienestar de la población de Jalisco, según ha dicho.

Desde hace tiempo, por lo menos dos años, se decía que Pizano tenía fuertes lazos con Alfaro y que no era confiable para dirigir al PRI en plenas elecciones, lo cual se demuestra que tenían razón quienes lo advirtieron y así queda al descubierto el poco apoyo que le dio a Miguel Castro Reynoso, quien contendió por el gobierno local contra su “amigazo” Enrique Alfaro.

El gobernador electo no tiene la culpa de la traición que hace Pizano y otras, y otros más, él busca tener el mayor poder sin importar de dónde provengan, la meta es aglutinar a su grupo y debilitar a los grupos de oposición.

Hace años le dije al exgobernador que “él que traiciona una vez, traiciona más veces” y seguramente eso hará quienes hoy se están acercando a Enrique Alfaro Ramírez.

Hasta el momento han surgido fuertes críticas con Héctor Pizano Ramos, sobre todo de reconocidos priistas y grandes amigos de él, pero como dio a entender en la radio con Becky Reynoso, son nuevos tiempos de hacer “política”.

Lo que todavía no se sabe es qué le ofreció Enrique Alfaro Ramírez, para haberlo convencido de “entregarse” en la fracción de Movimiento Ciudadano en el congreso local, la cual todavía no se ha instalado y él será legislador por el principio de representación proporcional, o sea plurinominal, cargo que él mismo se designó y que se entiende que es del PRI, pero eso ni le ha de preocupar, total lo que él quiere (Pizano) es negociar a su favor con sus nuevos aliados del flamante Partido Movimiento Ciudadano.

Todavía faltan muchas sorpresas por conocer en las próximas semanas que gobierne Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, y en cuanto llegue Enrique Alfaro Ramírez, se sabrá de quienes buscan conseguir importante cargo en la nueva administración y entonces se cambiarán de piel para su conveniencia y subsistencia.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *