Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Unir fuerzas!

TERCERA INSTANCIA | ¡Unir fuerzas!

Oct 24, 2015

Aunque no se quiera reconocer por los grandes estrategas estatales de Jalisco, el programa denominado «Fuerza Única» fracasó o no dio los resultados que tanto se cacarearon y el reclamo para que se tenga mejor seguridad está cada vez más exigente por parte de la población.

Si bien es cierto que el intento valió la pena al principio, también fue notorio el abuso y falta de control a los elementos que integraron esa fuerza de ataque a la inseguridad.

Hubo municipios de Jalisco que fueron retirados para investigar A los elementos del lugar y llegaron los prepotentes, abusivos y perdonavidas uniformados de la «Fuerza Única», pero los pobladores sufrieron las consecuencias.

En la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), el supuesto grupo de reacción ante hechos criminales parece que no puede reaccionar y se siguen cometiendo ilícitos graves, como si hubieran integrado ese grupo para atacar y combatir únicamente a los miembros de la delincuencia organizada cuando realizan los llamados «narcobloqueos», lo cual resulta muy cara y mala estrategia.

Ahora se ve una luz de esperanza para mejorar la seguridad pública en toda la ZMG que integran nueve municipios del Estado y donde viven más de cuatro millones de personas, pues los nuevos presidentes municipales se están coordinando con el Ejecutivo estatal para que funcione un cuerpo policial metropolitano.

Los recién desempacados alcaldes coinciden en no dejar de tener el mando de los cuerpos policiales de sus municipios, como lo estipula el mandato constitucional, sin embargo tienen la voluntad de firmar acuerdos para que opere una corporación con verdaderas estrategias y acciones que den como resultado la disminución de hechos delictivos y la captura de los delincuentes.

Hasta donde se sabe se nombrará un coordinador o responsable del nuevo cuerpo de combate directo a los malhechores y el personal a su mando tendrá la obligación de vigilar y actuar en los nueve municipios, sin importar el tamaño o importancia de cada uno de ellos.

El nuevo jefe policial también tendrá coordinación directa con los responsables de los cuerpos federales como son la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, la Policía Federal, la Procuraduría General de la República y otras dependencias de seguridad en el país que aquí también operan.

Se ha comentado en forma extraoficial que el coordinador de la Policía Metropolitana o como la lleguen a nombrar podría ser el abogado Héctor Córdova Bermúdez, quien es conocido y reconocido como jefe policial y ser conocedor de la materia de seguridad pública.

Córdova Bermúdez ha sido director de la hoy desaparecida Policía Judicial del Estado, de la policía municipal de Guadalajara, Tonalá y San Pedro Tlaquepaque, y hace años en la secretaría del también desaparecido Departamento de Seguridad Pública del Estado, cuando estuvo a cargo el militar Pablo Alemán Díaz.

Lo principal y que es materia de llamar la atención es que los nuevos presidentes municipales, varios de ellos de diferente partido político al del gobernador de Jalisco, están llegando a acuerdos para solucionar el principal reclamo social que es la inseguridad.

El grave problema no es acciones partidistas o de quererse llevar los aplausos, sino es el de tener buenos resultados y permitir que regrese la tranquilidad entre toda la población.

Si existen ciudades y entidades que tienen ese privilegio de contar con una mejor seguridad, por qué en Jalisco no se puede lograr lo mismo, es cuestión de voluntad y de acción, esperemos que así será, pues los primeros pasos ya están dándolos los responsables de municipios y del Poder Ejecutivo estatal.

 

¡El hilo más delgado!

A menos de un mes que su esposa dejó de ser regidora en el gobierno municipal de Guadalajara, quedó desprotegido César Coll Carabias, expresidente municipal y exdirector general de la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento, aunque él le quitó lo de saneamiento, quien fue detenido el pasado viernes por la mañana.

Tal parece que a César Coll le está ocurriendo lo mismo que al exdirector del Sistema Intermunicipal de Agua y Alcantarillado (SIAPA) Rodolfo Ocampo Velázquez, quien continúa detenido, mientras otros exfuncionarios del criticado gobierno de Emilio González Márquez siguen gozando de plena libertad.

Aunque a principios de este año fue detenido unas horas Álvaro Córdova Pérez, exdirector administrativo del Seguro Popular acusado de Desvío de Facultados y Atribuciones, logró salir bajo caución, lo que es casi seguro que Coll correrá la misma suerte.

Mientras tanto con supuestas argucias legales continúan libres y sin proceso alguno quienes han sido señalados como malos funcionarios públicos como el dentista Carlos Andrade Garín, responsable del CODE y del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos.

También están en capilla o eso se cree, Salvador Uribe Avín, el responsable del Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (CAPECE); el extitular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Sedeur), así como el que fuera responsable de la Procuraduría de Desarrollo Urbano, Aarón José Vázquez Huerta, quien es señalado de haber cobrado en la dependencia facturas de costosa ropa interior para dama y otorgar cuantiosos «premios» a colaboradores.

También hace dos años Javier Contreras Gutiérrez, actual director del Sistema de Transporte Colectivo de la Zona Metropolitana (Sistecozome), denunció que descubrió un cuantioso desfalco a la empresa transportista estatal, presuntamente cometido por el exdirector Lázaro Salas Ramírez, pero no se ha tenido mayor información sobre la denuncia.

No queda más que esperar para ver cuándo se hará justicia y que llamen a cuentas a los peces grandes y lo principal que por lo menos regresen lo que se presume desviaron.