Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Van con todo!

TERCERA INSTANCIA | ¡Van con todo!

Nov 21, 2015

Por medio de un amparo lograron libertad dos de los señalados como «talibanes», pero el mismo gobernador del estado señaló que se aplicará toda la fuerza de la ley para evitar hechos ilegales y que se dará seguimiento contra esos abogados «talibanes».

Tal parece que se va en serio, pues el mandatario estatal precisó: «Todo debe ir acompañado de una investigación, tiene su tiempo y, finalmente, es un tema de seguridad que se va a ir dando a conocer de manera transparente, pero todo va a estar apegado a derecho», según nota del periódico El Informador.

Como se recordará, la mañana del pasado miércoles 18 fueron arrestados Luis Fernando González Esparza y su socio Pablo Osuna Pérez, por ser acusados de haber llevado por lo menos un supuesto laudo fraudulento contra el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de la Zona Metropolitana de Guadalajara (SIAPA).

González Esparza encabeza un despacho de abogados junto con su socio Osuna Pérez, además fue detenido quien se dijo ser exempleado del SIAPA Pedro Domínguez Ayala, pero era un simple notificador subcontratado y por medio de supuestas argucias exigían millonaria suma de dinero como indemnización.

El arresto de González Esparza y su «cliente» y presunto cómplice Domínguez Ayala se encontraban en la junta local federal del trabajo en el Palacio Federal cuando les llegaron los agentes de la Policía Investigadora de la Fiscalía General de Jalisco, quienes portaban la orden de aprehensión girada por el Juzgado Segundo en materia penal del primer partido judicial de Jalisco, donde se radicó la averiguación previa número 10454/2013 de la agencia número 13 de Abusos de Autoridad.

La denuncia la presentó el representante legal del SIAPA en 2013 por el delito de fraude específico.

En su oportunidad el hoy Fiscal General Eduardo Almaguer, quien era el Secretario del Trabajo y Previsión Social, informó que los abogados señalados demandaron en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, pues según su cliente Pedro Domínguez Ayala tenía un sueldo mensual de 48 mil 416 pesos, pero en realidad recibía una comisión de acuerdo a las cuentas que notificaba y se lograba recuperar al SIAPA.

Existen antecedentes que media docena de despachos de abogados han incurrido en prácticas fraudulentas, inflando el salario de los empleados y declarando con falsedad y que se llegaron a acumular más de tres mil 500 demandas y que actualmente se estima en más de ocho mil contra empresas privadas y dependencias de gobierno.

Por lo pronto el juicio contra estos «talibanes» continuará y todavía faltan más de 60 malos abogados o litigantes que han encontrado una mina de oro al realizar ese tipo de prácticas ilegales.

 

¿Por qué no lo hacen en su casa?

Gran escándalo se ha armado en torno a la fiesta-taquiza que celebraron en días pasados empleadillos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) en las instalaciones del Exconvento de El Carmen.

Todavía no se sabe para qué ni para quién fue el alegre convivio y con todo y que les cobraron una cuota de recuperación, los edificios públicos no son para tal fin y su mantenimiento se paga con nuestros impuestos, no con el salario de ellos.

Ya ha habido muchos de ese tipo de abusos, hay que recordar la fiesta de una boda que se celebró en el Palacio Legislativo, otros convivios en el Palacio Judicial y más en el Centro Cultural Cabañas.

En este último recinto algunos son justificados como el del pasado que organizó la delegación de la Cruz Roja, para allegarse recursos y de otras instituciones.

Si en verdad viviéramos en un país de respeto y cumplimiento a las leyes, deberían ser fuertemente sancionados todos los que intervinieron en la organización y desarrollo de la «fiestecita» de los empleadillos de la COFEPRIS, para que escarmienten en otras dependencias y en otras entidades, por lo menos muchos quisiéramos que así ocurriera.