Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Y lo que mal inicia, mal acaba!

TERCERA INSTANCIA | ¡Y lo que mal inicia, mal acaba!

Ene 23, 2016

Ha sido tanto la avaricia y exceso de poder de la empresa transnacional denominada UBER, que se está autodestruyendo y los propios incautos «socios» y sus choferes ya se están dando cuenta que los únicos verdaderos ganadores son los voraces empresarios.

Los abusivos directivos de UBER hacen lo que les pega su real gana y parece que no hay poder humano que los pueda o quiera meter en cintura y así han estado operando en la Zona Metropolitana de Guadalajara, por casi dos años.

Como han demostrado el poder y la prepotencia desde el inicio han violado leyes y reglamentos, mientras los incautos «socios» han caído en sus redes.

Si bien es cierto que el moderno sistema de la plataforma tecnológica propició que mucha gente de buena fe cayera en las redes de la transnacional, y como nadie vende malo primero les ofrecieron la luna y las estrellas, pero ahora los de UBER ya están sacando las uñas y como ven que crece la competencia con mejores atenciones a socios y choferes, además de que no tardará mucho tiempo, eso se espera, las modificaciones a la Ley y Reglamento de Movilidad del Estado de Jalisco, con lo que meterán en cintura a ese tipo de prestadores de servicio que han perjudicado a los tradicionales taxistas amarillos.

Guadalajara no es la única ciudad que ya presenta problemas mayores con UBER, hay muchas más en otros países y como en pocos años ha crecido impresionantemente, ahora viene su decadencia y posiblemente en poco tiempo agarrarán sus «chivas» y se irán a disfrutar sus millonarias utilidades a donde les pegue la gana, mientras dejará en serios problemas a muchos inocentes que creyeron en ellos.

La calificación de «socios» es porque en realidad no son asociados de nada y los únicos ganones son los de UBER, ya que ni choferes ni dueños de vehículos participan de ninguna ganancia de esa compañía.

Hasta ahora dueños y choferes han iniciado su despertar del abuso que les están cometiendo, pero lo más grave es que en cuanto desaparezca la empresa la base de datos de clientes que requieren autos de alquiler es muy seguro que la venderán al mejor postor y no se sabrá en qué manos quedará el nombre y número de tarjetas de crédito que confiaron a UBER, pero eso parece que tampoco le interesa a nadie sino hasta que reviente en grave problema.

La serie de inconformidades contra UBER se notó este sábado cuando durante 24 horas en todo el país cientos de choferes y dueños de carros no se conectaron a la plataforma o sea no se pusieron disponibles lo que representó dejar de prestar el servicio a miles de clientes.

Como era de esperarse, UBER no perdió ni un centavo pero dejó de ganar nada más, mientras quienes viven de su comisión como los choferes o tienen que pagar las mensualidades de los autos cuyas características fijó esa empresa extranjera son los verdaderos afectados.

El Congreso de Jalisco se comporta lento para modificar la ley que contempla el servicio público con ese tipo de características, la Secretaría de Movilidad sigue atada de manos para aplicar la ley que todavía no se aprueba y los ya multimillonarios empresarios se burlan y rascan la barriga con todo cinismo.

No queda otra más que seguir esperando hasta que se solucionen tantos problemas con UBER.

 

¿Hasta cuándo pondrán orden a las gaseras?

Todavía no se sabe cuántas víctimas más tendrán que seguir incrementando la cifra de quienes sufren de alguna contingencia que propician las empresas gaseras.

Sin importar el tipo de carburante gas natural o gas líquido de petróleo (LP), las empresas concesionarias que comercializan esos productos son sobreprotegidas por todas las autoridades en sus distintos niveles de gobierno.

Desde hace años el poderío de las compañías gaseras se demostró cuando pusieron en operación los grupos de supresión de gas, los cuales son los primeros en acudir cuando se solicita auxilio por la fuga de hidrocarburo, eso sin importar que el llamado sea a los bomberos ya que se deriva al grupo de las empresas y así todo queda internamente, actitud muy buena para los acaudalados comerciantes.

Es sabido que cuando aparece un siniestro con gas, ya sea en redes subterráneas o cilindros o camiones cisterna, se pone el grito en el cielo y a los pocos días todo se minimiza y se olvida, mientras que afectados en sus personas o en sus bienes tienen que esperar a que la empresa responsable les otorgue como limosna lo que a derecho les corresponde como reparación del daño.

Petróleos Mexicanos o la Secretaría de Energía tienen toda la obligación de vigilar el correcto funcionamiento de todo el equipo e instalaciones pero eso es letra muerta en todo el país.

El ejemplo más claro que se tiene y donde Protección Civil Federal, Estatal y municipal, no quieren meter las manos es en la obligatoriedad de la vida útil de tanques.

Existe y está vigente una norma técnica que señala los años que puede ser utilizado los envases y prohíbe tajantemente que se vuelva a rellenar terminada la vigencia y eso a quién le interesa, ahí están metidos en responsabilidad los propios usuarios quienes con tal de no desembolsar más dinero prefieren tener verdaderas bombas de tiempo en sus casas o negocios.

El usuario si es responsable del cumplimiento a la norma, pero el mayor responsable y con más gravedad es el negocio abastecedor o distribuidor de los cilindros móviles ya que lo siguen haciendo.

Desde hace años la entonces Secretaría de Comercio Federal, tenía bajo su responsabilidad verificar la renovación de los cilindros para gas y tenían que ser destruidos todos aquellos que ya había terminado su vida útil.

Ahora hasta donde se sabe le dan una pintadita a los más raspados u oxidados y se siguen llenando y distribuyendo con todo el cinismo de las empresas, total no hay nadie que les apriete las tuercas.

¿Veremos algún día que se cumpla con acciones que protejan la vida y las propiedades de personas o seguiremos viviendo en un mundo sin ley y con toda la impunidad?

mobago1948@gmail.com