Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA: ¿YA CUMPLE?

TERCERA INSTANCIA: ¿YA CUMPLE?

Ene 30, 2012

El Ejecutivo de Jalisco anunció que el próximo 1° de febrero, por fin entregará parte de la cacaraqueada “Ciudad Judicial” en la zona de El Bajío del municipio de Zapopan, construcción muy cercana de lo que fue la Villa Panamericana y que pretenden comercializar como “Villa Bosque”. Hasta el momento no se ha informado si el gobierno municipal del Zapopan ya autorizó y entregó los permisos de habitabilidad para la Ciudad Judicial, aunque sea destinado para oficinas y propiedad del gobierno del Estado.

 

La Ciudad Judicial que tiene cinco años de retraso en su entrega y se estima que apenas se entregará el 52 % de las instalaciones, concentrará por el momento a cientos de empleados y cuando se termine, que seguramente pasarán muchos años más, serán miles, los cuales tienen necesidad de ir al baño, lavar tazas, vasos y platos, o sea también generará miles de litros de aguas residuales o aguas negras, las cuales quién sabe a dónde irán a parar.

 

La duda es si cuenta con una buena planta de tratamiento, que sea suficiente para el volumen de aguas negras, ya que se tiene la irresponsable experiencia que se hizo en la Villa Panamericana de tirarlas a cielo abierto.

 

La autoridad municipal que se ha fajado el cinturón contra el desarrollo habitacional “Villa Bosque”, debe de hacer lo mismo con las instalaciones que ocupará el poder judicial.

 

Como todo se ha hecho bien en el actual gobierno, como los juegos panamericanos, según anuncia constantemente el Señor Gobernador Emilio González Márquez, le faltó, como muchas otras cosas ordenar la construcción de un cárcamo y el colector para que las aguas residuales, por lo menos de los dos desarrollos, se conectaran al sistema de drenaje del municipio y así evitar riegos de contaminación del subsuelo de esa importante zona de El Bajío.

 

Ahora bien, si ya se tardaron más de cinco años para ocupar la Ciudad Judicial, por qué no se esperan otros años más para terminar las instalaciones, pero sobre todo para cumplir con todos los requerimientos del manejo de los desechos contaminantes.

 

El grave problema es que el gobierno no garantiza cumplir las normas ecológicas, pues fue notorio durante los juegos panamericanos, sin importarle a nadie, sin que dieran el aviso a las autoridades municipales, irresponsablemente vertieron miles de metros cúbicos de aguas negras a cielo abierto.

 

Como el ejecutivo hace lo que le pega la gana y no es sancionado, no se descarta que el problema se lo deje al poder judicial, quien a fin de cuentas se encargará de operar esa infraestructura y si por “ahorrar” dinero, la o las plantas de tratamiento son insuficientes o no cumplen el responsable será ese órgano de gobierno.

 

Además del costo de operación será un “boquete” para el presupuesto del poder judicial, mientras algunos se pararán el cuello diciendo que es una magna obra para el bien de los jaliscienses.

 

Mientras tanto quienes manejan el área judicial estatal, se dijo, recibirán cien millones de pesos extras para terminar las obras, aunque a la mera hora seguramente se van a gastar en tapar errores.

 

Otra de las dudas es saber quién vigilará que las aguas tratadas que seguramente mandarán al subsuelo, no lleven contaminantes, si la dependencia estatal que “vigila” los ordenamientos ecológicos, se quedó callada y consintió lo ocurrido en la Villa Panamericana.

 

¿QUIÉN GANARÁ?

El señor Andrés Manuel López Obrador, amo y señor del Partido de la Revolución Democrática, en otro desplante soberbio, estuvo en Jalisco para anunciar que este fin de semana se llevaría a cabo la encuesta para saber quién será el candidato a la gubernatura de Jalisco.

 

Quien durante cinco años se dijo ser el Presidente Legítimo de México, quiere imponer a su gallo, Enrique Alfaro Ramírez, sin tomar en cuenta a la dirigencia estatal, como ya lo ha hecho en otras visitas a Jalisco en las que ni siquiera tuvo la atención de invitar a quienes la representan. No hay duda que encuestas ponen en mejor lugar a Enrique Alfaro, pero eso no quiere decir, ni garantiza que ganaría la contienda constitucional. Además López Obrador debe de respetar a quienes militan en el PRD desde hace años y no buscar imponer a quien no miembro activo de ese partido.

 

Total como siempre el centralismo podría verse una vez más en Jalisco, como también se ve venir en el Partido Revolucionario Institucional, donde a toda costa quieren poner de dedazo a candidatos en varios municipios y diputaciones. No cabe duda que tan malo el pinto como el colorado.