Portal informativo de análisis político y social

Un freno a la violencia en los medios

Algunos medios de comunicación ya lo estaban haciendo. De hecho cada medio había establecido sus propias políticas informativas respecto a los hechos violentos que tienen que ver con la delincuencia organizada. Pero cada quien estaba haciendo sus cosas por su lado. Lo destacable del acuerdo firmado como la primera acción de la versión 2011 de Iniciativa México, es que ahora los medios de comunicación están en una misma línea, con una misma estrategia y con ideas iguales sobre lo que se debe hace y cómo hacerlo respecto a la información que tiene que ver con la inseguridad y violencia que generan principalmente los narcotraficantes.

 

Y no quisiera polemizar sobre la Iniciativa México en sí, porque hay muchas ideas, y no todas favorables al proyecto que principalmente impulsan Televisa y TV Azteca con el apoyo de otros 700 medios de comunicación. Porque no es el caso entrar al detalle de lo que pensamos sobre las bondades o no de ese proyecto. Propongo que olvidemos que se utilizó la Iniciativa México para firmar el acuerdo de los medios de comunicación, hagamos de cuenta que no hubo ese programa de por medio y que se reunieron simplemente preocupados por la situación los dueños de las empresas de comunicación y sus empleados, los periodistas, más preocupados aún.

 

Como sociedad no podemos permitir que la violencia se siga germinando en el seno de nuestras comunidades. Que esté penetrando en nuestras familias y que se ahora parte de las preocupaciones de nuestros hijos. Ahora los niños se preocupan por la tarea, por jugar y por la inseguridad. ¿Dónde quedaron los juegos de pelota callejeros?

 

Es por eso que los medios de comunicación debemos establecer claramente de qué lado estamos y ese lado es el de la sociedad. Porque aunque parezca absurdo, parece que hay periodistas y medios que hacen apología de la violencia exaltando las proezas de los delincuentes y criticando a quienes están del lado de la ley. Por eso era tan importante, para empezar, que los medios definan si están del lado de los buenos o los malos. Eso, creo que queda claro.

 

Luego, evitar que nos sigan utilizando como herramientas para, por un lado sembrar el temor y terror entre la gente, y por el otro que nos usen como canal de comunicación entre sus adversarios, ya sea en el Gobierno o en otros grupos delictivos. No se trata de callar lo que sucede, se trata de tapar los canales de comunicación de ellos hacia quienes quieren comunicar cosas que les conviene. No más narcomantas, ni letreros en hieleras con cuerpos descuartizados. Eso, me pregunto, ¿de qué les sirve a nuestras familias saberlo?, sólo genera más temor en la gente de bien y alienta a repetirlo a los del mal. Si no lo hubiéramos difundido desde la primera vez, no hubiera habido más descabezados en el País. Pero los medios creímos –con justa razón– que la gente tenía derecho a saberlo. Hoy parece más necesario frenar esa ola de violencia en los medios.

 

No recuerdo nada que haya unido a los medios de comunicación en ninguna causa conjunta. Ni siquiera los desastres habían logrado unificar a las empresas y a los periodistas en torno a una sola estrategia, una política de cómo tratar los temas de violencia –en este caso– y las estrategias de comunicación de los grupos delictivos. Poner un freno, para empezar en los medios, es un buen principio como para que ya le vaya poniendo también un freno el Gobierno a los delincuentes en los territorios ocupados por la impunidad y la ausencia de la ley formal.

 

E-mail: alfonso_@hotmail.com