Portal informativo de análisis político y social

UN POLÍTICO TRASNOCHADO

UN POLÍTICO TRASNOCHADO

Jul 31, 2011

Al César lo que es del César y a Dios, lo que es de Dios

 

Entonces los fariseos se fueron y celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en alguna palabra.
Y le envían sus discípulos, junto con los herodianos, a decirle: Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con franqueza y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas.
Dinos, pues, qué te parece, ¿es lícito pagar tributo al César o no?
Mas Jesús, conociendo su malicia, dijo: Hipócritas, ¿por qué me tentáis?
Mostradme la moneda del tributo. Ellos le presentaron un denario.
Y les dice: ¿De quién es esta imagen y la inscripción?
Dícenle: Del César. Entonces les dice: Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios.

Mateo 22:15-21

***

 “Señor cardenal, don Juan Sandoval, qué desmadre traemos. ¿Sí o no? Nos estamos haciendo famosos, don Juan… Digan lo que quieran, perdón señor cardenal: chinguen a su madre…”

¿Habrá una mejor forma de sintetizar lo que ha sido el gobierno de Emilio González Márquez en Jalisco? Tal vez sea esta la expresión que mejor retrata al gobernador de Jalisco. Un personaje folklórico con cuyos actos de ocurrencias ha desdibujado como nunca antes la figura del gobernante. Sin embargo, ahora el político laguense y que aspira a ser candidato presidencial del PAN, quiere llevar el tema de laicismo a debate, y el reto lo lanza con el homenaje que le organiza el Gobierno del Estado al cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, cuando pretende asumir que vivimos en tiempos de laicismo trasnochado, haciendo uso de medias verdades, pero que en el fondo va a la búsqueda de la polarización política al pretender revivir un debate ya superado. La perversidad está cuando González pretende erigirse en el candidato de Dios, que el mensaje oculto que envía la clerecía católica.

GONZÁLEZ MÁRQUEZ ES UN PRODUCTO DE NUESTRO TIEMPO, DE LA CULTURA LIGHT, DEL HEDONISMO, CON TODO Y QUE SE PRESUMA ULTRA-CATÓLICO Y QUE PUEDA ESTAR A LA DERECHA DEL JERARCA RELIGIOSO MÁS INFLUYENTE DE MÉXICO.


EL POLÍTICO BIPOLAR

En esa vida política bipolar que lo ha distinguido en estos cinco años de gobernador de Jalisco, por la combinación que ha hecho de alcohol con política y que lo ha llevado a osos penosos, González habla de intolerancia y recrimina lo excluyente que ha sido el laicismo con la religión. Flaca memoria tiene nuestro personaje de hoy cuando olvida las descalificaciones que ha lanzado contra sus críticos o hacia aquellos que no están de acuerdo en su forma frívola del ejercicio del gobierno, cuando se le recrimina que se convierta en “santoclos” con los donativos de decenas de millones de pesos que ha hecho con dinero del erario público a los grandes corporativos de la televisión como son Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego o el llamado “limosnazo” para quedar bien con el cardenal Sandoval.

Pues bien, hay otras expresiones de González Márquez que muestran su bipolaridad política. La última la pronunció el pasado viernes en el Teatro Degollado en el homenaje que le organizó el Gobierno del Estado al cardenal Juan Sandoval. Pareciera que al ex líder del partido de los sinarquistas no le queda claro lo que es del César y lo que es de Dios. Utiliza un lenguaje engañoso al hablar de la inexistencia de libertad de culto, y es falso que la religión quede fuera del debate público, como él lo plantea.

Al ex líder de los sinarquistas no le queda claro lo que es del César y lo que es de Dios. Por salud de una sociedad, no debe mezclarse religión con política. En los tiempos modernos del México que vivimos, el Estado laico representa la separación de Iglesia-Estado. Estas son las frases que centran su mensaje central pronunciadas el pasado viernes en el homenaje a don Juan Sandoval:

“Para algunos parece que la religión debe quedar al margen del debate público en nombre de la laicidad del Estado (…) En el país se ha desaprovechado la oportunidad de crecer en un régimen de libertad de culto y conciencia desde un laicismo excluyente en formas de intolerancia (…) La laicidad no puede ser concebida como un espacio vacío de identidad religiosa, ya que es un hecho que las religiones existen e inciden en la vida social. En una sociedad plural no hay que tener miedo a las iglesias y a las religiones porque, como dijo Benedicto XVI, es inconcebible que los creyentes deban suprimir su fe para ser ciudadanos activos”.

Ese discurso parece que lo extrajeron sus asesores de los tiempos del callismo, cuando se dio la persecución religiosa. Pretender revivir el debate además que además de ocioso es perverso. Más que hablar de un laicismo trasnochado, es hablar de un político trasnochado y que en un acto desesperado busca el apoyo de la clerecía para trascender en la política.


E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com