Portal informativo de análisis político y social

UNA NUEVA CLOACA SE DESTAPÓ

UNA NUEVA CLOACA SE DESTAPÓ

Jun 19, 2011

Cuando los ciudadanos pensábamos que ya nuestro poder asombro habría llegado a su límite en cuanto a saqueos y desvíos de recursos, pues no, una nueva cloaca se destapó, en esta ocasión fue el SIAPA que durante el periodo 2007-2010, que encabezó el panista Rodolfo Guadalupe Ocampo Velázquez, por varios millones de pesos de un crédito por mil 200 millones de pesos otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo, que profundizan la crisis financiera de esa institución, lo que hará imposible, en el corto plazo, la ampliación y modernización de las redes y el servicio. El 60 por ciento de las redes de agua potable tienen casi 40 años de uso. Por fugas, el SIAPA calcula que por cada 100 litros de agua que entran a la Zona Metropolitana de Guadalajara se desperdician 23 litros de agua.

De confirmarse esta situación constituiría la experiencia de gestión más desastrosa de que se tenga memoria en la historia de la administración pública local.

El recuento de las más inverosímiles redes secundarias instaladas donde nadie las quería, sin conexión posible a fuentes de abastecimiento –enterradas por supuesto todo con un costo multimillonario– a los ojos de habitantes de comunidades marginadas. Impensables manejos de recursos del erario “invertidos” en la Bolsa de Valores, cínicamente pensando obtener ganancias tan improbables como indebidas del dinero de los jaliscienses.

Gravosos contratos de supervisión para una tarea de omisiones, simulación o complicidad; plantilla de personal inflada y otorgamiento discrecional de liquidaciones; manejo arbitrario de facultades de condonación de adeudos o cargos moratorios.

Esto sólo es concebible en un equipo directivo amañado que actuaba a partir de un conjunto de premisas por demás reprobables, el ejercicio absoluto del poder sin responsabilidad alguna; la de la falta total de mecanismos de contraloría, auditoría, vigilancia, control y sanción donde la única autoridad era la complicidad cínica en todo su esplendor sin ninguna responsabilidad social. Dañando una historia ejemplar una trayectoria técnico-administrativa respetable y un patrimonio público de la más alta calidad técnica jalisciense.

Es obvio que por estas razones el Presidente del Consejo de Administración del SIAPA, Héctor Vielma Ordóñez, presidente municipal de Zapopan, anuncia su intención de proponer “la desaparición y total extinción” del organismo para sustituirlo por un nuevo mecanismo de coordinación para “erradicar de una vez por todas el uso político” que se ha dado a la institución y “eficientar su operación para lograr su viabilidad técnica y financiera”. Que al parecer cuenta hasta el momento con el consenso de la mayoría de los alcaldes metropolitanos y del Gobernador, algunos de ellos han dicho de la necesidad de actuar con extremo rigor y prudencia para cumplir efectivamente dichos objetivos, y además con la necesidad de tratar de salir bien librados del quemón crediticio nacional e internacional que nunca pensaron la anterior administración panista se pudieran dar conocer a la opinión publica de esta situación.

Según los técnicos, se podría dar la privatización de este organismo pero lo peor es que ni la más radical reingeniería va a lograr “garantizar el abastecimiento de agua para los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara”.

Lo que este drenaje sucio podrido que ha sacado la crisis del SIAPA que los políticos como siempre no saben nada y nada va a pasar es que valoren la despolitización del incremento del precio del agua, los aprovechamientos hidrológicos (subterráneos y superficiales, desde los ríos Lerma y Verde, hasta Chapala y las varias cuencas regionales, ya sobreexplotadas), la constitución de un organismo estatal operador de plantas de tratamiento y agua en bloque y una disciplina en la reestructuración de sistemas municipales, de Zapopan a Tlajomulco.

No nos vayamos muy lejos, el diagnóstico está claro en Jalisco, no políticos porque tienen la curiosa capacidad de destruir todo lo que tocan, que saben los presidentes municipales o el Gobernador en turno o sus hermanos y compadres, de tubos, válvulas, saneamiento de aguas o de contratos de obra que involucran tecnologías, materiales, equipos y mantenimiento especializados, hay que contratar técnicos, administradores y juristas capaces de aplicar la receta: buena política y más administración.

 

E-mail: nadiamarcela@hotmail.com