Portal informativo de análisis político y social

Urge generar una política nacional sobre seguridad vial

Urge generar una política nacional sobre seguridad vial

Dic 17, 2016

El 6 de junio de 2011 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que se da a conocer la Estrategia Nacional de Seguridad Vial 2011-2020. Este acuerdo nació del compromiso que hizo México en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, en la cual vio la luz el Decenio de Acción para la Seguridad Vial con el objeto de estabilizar y reducir las cifras previstas de víctimas de accidentes de tránsito en todo el mundo.

El acuerdo por el que se da a conocer la estrategia es emitido por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y por la Secretaría de Salud, en el mismo documento se establecen estrategias que se dividen en cinco categorías que son:

  • Mejor gestión de la seguridad vial mediante acciones multisectoriales en los diferentes órdenes de gobierno.
  • Evaluación y mejoramiento de la infraestructura vial y de transportes más segura.
  • Vehículos más seguros.
  • Cambio de comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito, y
  • Promover la mejora de servicios de atención médica prehospitalaria e intrahospitalaria derivados de accidentes de tránsito.

La estrategia tiene como objetivo general reducir un 50% las muertes, así como reducir al máximo posible las lesiones y discapacidades por accidentes de tránsito.

Asimismo, establece obligaciones y acciones puntuales para los dos sectores para lograr este objetivo, obviamente, atendiendo a su ámbito de competencia y facultades en la implementación.

La propia administración actual del gobierno federal definió en el Programa de Acción Específico de Seguridad Vial 2013-2018 (PAE) que la vigilancia y monitoreo de la seguridad vial es imprescindible para contar con los datos que permitan el diseño de intervenciones y toma de decisiones, sin embargo, aún no es clara esa política pública.

De acuerdo a lo anterior, desde la Cámara de Diputados hemos atendido la problemática, no obstante, urge nueva legislación en cuanto a la Seguridad Vial, relacionada a la responsabilidad personal como entes de la movilidad, y la atención de víctimas de accidentes viales.

En la actual legislatura se aprobó una nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, que contiene un capítulo de movilidad y que es un gran avance del tema en el marco normativo. Sin embargo, debe profundizarse en el tema de la Seguridad Vial.

He propuesto y seguiré impulsando lo siguiente:

  1. De la iniciativa en concreto

• Disminuir el número de defunciones y lesiones graves por condiciones de seguridad vial deficientes, donde son los peatones los más afectados.

• Determinar acciones de gestión de tránsito y de la infraestructura vial que minimicen los conflictos y sus consecuencias negativas, debido a la violencia en el uso del espacio.

• Señalar que en las decisiones públicas se buscará, entre otros objetivos: Evitar la violencia por el uso del espacio.

• Incluir a la seguridad vial como tema prioritario dentro del ámbito del Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial, lo anterior se busca por medio de la sección V «Normas de Circulación y Seguridad Vial», con el fin de disminuir el número de muertes y lesiones por la inseguridad vial, y estar en armonía con la Declaración de Brasilia.

Concretamente se propone respecto de la regulación de las Normas de Circulación y Seguridad Vial:

  1. La Federación, entidades federativas, municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México deberán promover en la población la adopción de nuevos hábitos de movilidad urbana sustentable y prevención de hechos de tránsito encaminados a mejorar las condiciones en que se realizan los desplazamientos de la población, lograr una sana convivencia en las calles, respetar el desplazamiento del peatón y su preferencia, prevenir hechos de tránsito, fomentar el uso racional de los vehículos automotores privados, promover el uso intensivo del transporte público y no motorizado y el reconocimiento y respeto a la jerarquía de los usuarios de la movilidad.
  2. En materia de prevención de incidentes viales, los distintos órdenes de gobierno, en el marco de sus atribuciones, deberán establecer políticas, planes y programas que, reconociendo la posibilidad del error humano, se encaminen a la prevención de los hechos de tránsito mediante acciones de mitigación del riesgo de lesiones graves y pérdidas humanas, y el mejoramiento de la infraestructura y operación vial.
  3. Todo vehículo motorizado que circule en el territorio nacional deberá estar cubierto por un seguro obligatorio de responsabilidad civil por daños a terceros para responder del pago de la indemnización por los daños ocasionados en cualquier hecho de tránsito en donde resulte involucrado un tercero, y cuya contratación será responsabilidad del propietario del vehículo motorizado.

El seguro al que hace mención este artículo podrá ser contratado con cualquier institución de seguros debidamente autorizada según las leyes aplicables en la materia. Las leyes estatales y normativas estatales o municipales de regulación del tránsito establecerán las particularidades, cobertura mínima, procedimientos y mecanismos de sanción respecto al seguro obligatorio.

Las instituciones de seguros que operen el seguro obligatorio de responsabilidad civil por daños a terceros destinarán un complemento de las primas al Fondo Nacional de Seguridad Vial.

  1. Los reglamentos de tránsito aplicables en las conurbaciones y zonas metropolitanas tendrán al menos las siguientes disposiciones generales:
  • Los conductores deben contar con licencia vigente o, en su caso permiso.
  • Establecer la preferencia de paso de peatones en el cruce de vialidades.
  • Establecer velocidades máximas.
  • Vehículos deben contar con estándares de seguridad internacionales.
  • El casco debe ser obligatorio para conductor y pasajeros de motocicletas.
  • Establecer la prohibición de distractores al conducir y
  • Establecer la prohibición de conducir vehículos con niveles de alcohol en la sangre.
  1. Las licencias para conducir en las diferentes entidades federativas deberán contemplar los estándares mínimos como puede ser usar un sistema de clasificación de licencias homologado; que las licencias serán otorgadas previa aprobación de un curso obligatorio de conducción y de un examen teórico y práctico de conocimiento, entre otros.
  2. Está prohibido conducir vehículos por la vía pública con niveles de alcohol en la sangre que superen los 50 miligramos de alcohol por cien mililitros de sangre o 0.25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.
  3. ¿Regulación en México sobre el seguro obligatorio?

Para centrarnos en lo relativo al Seguro de Responsabilidad Obligatorio tenemos lo siguiente:

– Leyes locales en donde el seguro de autos por responsabilidad civil es obligatorio.

– A nivel Federal, el Acuerdo 07/2014 por el que se expiden las Reglas para la Operación del Seguro con el que deberán contar los propietarios de los vehículos para transitar en vías, caminos y puentes federales, que garantice a terceros los daños que pudieren ocasionarse en sus bienes y personas, así como se fijan los términos del contrato de dicho seguro.

  1. Perspectiva y Justificación del Seguro Obligatorio
  • Parece ser que la percepción para no contar con un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros por parte de los dueños de vehículos es que es considerado un gasto que no es indispensable.
  • Lo idóneo es considerar que el seguro es una inversión, protección a la vida y el patrimonio propio o bien de terceros (que no tienen por qué asumir el riesgo y daño).
  • La falta de una política de seguros obligatorios puede reducir la percepción del riesgo del automovilista, teniendo como consecuencia el uso indiscriminado e irresponsable del automóvil.
  1. Reto
  • Generar una política nacional sobre Seguridad Vial.
  • Estandarización de Datos.
  • Un marco legal a nivel nacional que incluya controles de alcoholimetría, expedición de licencias, criterios estrictos sobre seguros de daños a terceros.
  • Es decir, la aprobación de lo propuesto en la iniciativa a que he hecho referencia.
MAP Jonadab Martínez García
Diputado Federal
@jonadabmartinez