Portal informativo de análisis político y social

VIDA URBANA I El demonio guero

VIDA URBANA I El demonio guero

Jan 28, 2017

Por Benjamín Mora Gómez 

 

Trump bebe del mismo manantial que alimenta a Satanás y sus demonios. Trump es un cínico de la contracultura política y es un crítico de aquello que lo hizo presidente de la nación más poderosa del mundo.

Washington es hoy un lugar de destrucción y ruina con Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. Su pueblo eligió a Hillary Clinton por el número de votos pero los entramados de su extraña democracia encumbró al Abaddón –demonio de la destrucción- de cabellos güeros y ahora el mundo deberá enmendar lo que un colegiado de ilustres opacados mal resolvió.

Los mexicanos somos los destinatarios de sus voces interiores que le mandan destruirnos para salvar a su pueblo y reivindicar la grandeza de su destino manifiesto. Escucha alientos de bocas putrefactas que lo ensordecen y aturden.

Se cree mesías pero le falta humildad y le sobra soberbia. Lo escucho y me recuerda a John L. O’Sullivan quien escribiera en 1845 en la revista Democratic Review de Nueva York: “El cumplimiento de nuestro destino manifiesto […] que nos ha sido asignado por la Providencia…”

Trump es como el peor de los demonios pues su vida se basa en la complacencia de sus apetencias… es compulsivo y no entiende que la evolución del ser humano está condicionada por una aceptación de una moralidad autoimpuesta.

Para Trump la ética en política es subjetiva y atrae solo las miradas de los aburridos; su propuesta, antiética y amoral no suma ni las voluntades de los hedonistas del mercado que le exigen recular… pobres y sobre endeudados, hedonistas al fin, no tolerarán los arrebatos de Trump si en ellos pierden dinero y mercado.

Convenció a quienes ya habían perdido la batalla en sus mentes, incapaces como suelen ser quienes se niegan a hacerse responsables de sus actos y sus consecuencias. Ellos, los hoy enrabiados, expulsaron a sus empresas por no controlar sus demandas de salarios que jamás les fueron suficientes y se complacieron con lo vano e innecesario.

Vistió a su loca aventura anti sistémica de seda bien dispuesta de palabras que no podrían racionalizarse porque están vacías de contenidos y son pequeñas en sus alcances. Son lo más primitivo del pensamiento de un anti político dolido de esquizofrenia.

¡Pobres norteamericanos con un presidente perdido en su locura!

Trump bebe del mismo manantial que alimenta a Satanás y sus demonios. Trump es un cínico de la contracultura política y es un crítico de aquello que lo hizo presidente de la nación más poderosa del mundo. Pugnó por la nopolítica y hubo quien se la compró. Pugna por el no-compromiso y amenaza con romper todo tratado que le recuerde que el orden es mandato natural de la vida en sociedad.

representa una amenaza mucho más seria de lo que imaginan sus detractores más aguerridos pues cree que podrá controlar los alcances de lo que destruya y eso será imposible. Seguramente a los mexicanos nos hará daño pero a su pueblo lo desunirá y confrontará casi a punto de una guerra intestina. Guerra ya iniciada en contra de las ciudades santuario que él amenaza con la misma rabieta con que nos agrede.

Los retos que hoy asumen en Estados Unidos de Norteamérica no son para irresponsables ni comodinos y de ellos están sobrados. Los retos son para quienes miran por encima de la mayoría pero la entiende y guía con sabiduría.

La inexperiencia de Trump en asuntos públicos no es la mayor de sus amenazas sino su desdeño al otro, su pretenciosidad, su hipocresía y su pomposidad de las que alardea y que emociona aun hoy a sus seguidores. En ellas se ahoga y ahoga a los demás.

Trump es cruel y licantrópico… aúlla tras destruir, y su aspecto se vuelve más pedestre, violento y salvaje. Es un multimillonario de miseria humana en quien permea la cultura del criminal. Es hipócrita, es cínico, es mentiroso.

Abusó de las supersticiones económicas de millones de ignorantes norteamericanos para lograr su cometido y pronto esos mismos supersticiosos le demandarán resultados pero la historia confirma que de la mentira jamás han nacido verdades ni de la destrucción han emergido creaciones. Los engaños solo sobreviven con más engaños hasta que la verdad renace y aclara caminos.

Trump se ha negado a obedecer a sus correligionarios y “su partido político”, y podría también negarse obedecer a quienes lo eligieron. Trump podría ser el anti demócrata que la democracia cedió el paso. Trump es incapaz de ser leal y si no, habría que preguntar a Vladimir Putin y su cortejo de excelsas prostitutas rusas con las que insultó a su esposa.

La licenciosidad desenfrenada de Donald Trump no le será perdonada y sus cualidades evasivas no le serán suficientes para salvarse.

Al rechazar la identidad norteamericana con el libre comercio, aniquila el pasado, el presente y el futuro que especifica y singulariza a su pueblo. Su incapacidad de adherencia al orden desordenará a su gobierno, luego a su economía, más tarde a su sociedad y podría perder a su gran nación.

La Cabra de Mendes hoy tomó el lugar del Águila Calva.

¡Cuidémonos de nos respirar de su putrefacto aliento!

Pobre de Estados Unidos, creyendo en Dios pero dejando su futuro en manos del demonio güero. Y ante él emerge la grandeza de México en la voz y dignidad del presidente Enrique Peña Nieto.

E-mail: benja_mora@yahoo.com