Portal informativo de análisis político y social

VIDA URBANA | Inclusión e innovación social

VIDA URBANA | Inclusión e innovación social

Nov 5, 2016

A Michelle Nicholson, buena amiga y mujer de excepción, con admiración.

Nuestra América no puede seguir por igual camino en política social al andado por décadas ni los estados nacionales creer que el rol tradicional a ellos asignado no requiere de renovarse en su diseño y puesta en marcha. Aquella lógica en la toma de decisiones está agotada, los financiamientos públicos son insuficientes y, al parecer, no hay modo de incrementarlos sin afectar otros renglones de los presupuestos nacionales y sin aumentar impuestos que nadie acepta y sobre los que nos hay claridad suficiente y satisfactoria; al fin se reconoce que los criterios de prioridad que obedecen a intereses político-partidistas y de grupo han pervertido incluso al paternalismo clientelar. Ya no se compran voluntades electorales como se hizo antes.

La nueva política social exige de claros y evidentes impactos de bienestar, objetivos y tangibles. La innovación social se comprende desde el emprendimiento social que a todos incluye y a todos escucha. La voz de todos hoy puede y debe orientar al gobernante que no puede resguardarse entre las paredes de su oficina o palacio. Lo de hoy —y mañana— serán las comunidades en aprendizaje a partir de redes sociales e interconexión de conocimientos y experiencias humanas en su sentido filosófico.

Nuevos paradigmas se exigen. Nuevos roles en los modelos de colaboración e intervención, tanto del estado como de los ciudadanos así como de los empresarios, las universidades y los sindicatos. La sociedad civil organizada está llamada a asumir un papel más preponderante y definitorio de nuestro futuro compartido, nacional y global.

Implícita está una cultura de innovación y cambio que potencie —y primero recupere— valores y principios como la creatividad, la curiosidad, la asunción de riesgos, la aceptación del fracaso, el espíritu emprendedor sin olvidar el emprendimiento social y la práctica del voluntariado como forma de vida en compromiso.

El deslizamiento del peso frente al dólar, reciente e histórico, nos ha hecho comprender que la política social basada en el número de dólares —dos— de ingreso por día por familia no es una manera buena y efectiva de medir mejoras ni éxitos gubernamentales pues de un momento a otro los pobres aumentan considerablemente. Es oportuno voltear a mirar a fundaciones como la Kellog’s que asume el reto de llegar al 200 por ciento por encima de la línea de pobreza para considerar que se ha tenido éxito. Es absurdo sostener que un peso de más o de menos hace a una persona pobre o no pobre… solo los fracasados se mienten y aceptan les mientan.

La innovación social es ya una prioridad en la agenda de organismos internacionales, fundaciones privadas y comunitarias, organizaciones ciudadanas y empresarios, en la atención y solución de problemas comunitarios y la mejora de la calidad de vida de miles de personas alrededor del mundo, con apoyo de proyectos que transforman realidad.

Una nueva generación de emprendedores sociales se advierte en todas las naciones con proyectos que se sustentan en un paradigma distinto: Cada acción debe repercutir positivamente en la vida de otros y en el entorno compartido. El bolsillo propio no es ni puede ser nuestro único propósito.

Nuevos empresarios que ha experimentado en carne propia que solucionar problemáticas sociales también deja magníficos dividendos económicos y grandes satisfacciones personales, incursionan en el mundo de negocios. Empresarios que no crean necesidades que luego deben satisfacerse, sino que atienden necesidades humanas de siempre… necesidades vinculadas con derechos universales y atemporales… necesidades reales, no caprichos pasajeros.

O como bien señala Renata Fentón, diseñadora industrial y co-fundadora de Isla Urbana:

“La innovación social nace en respuesta a una necesidad social real. Es el punto de partida para crear un diseño o servicio, que si no soluciona una problemática o necesidad social, por lo menos haga referencia a ella […] Las empresas que invierten recursos económicos en innovación social crean economías alternativas. En esencia puede ser como abrir nuevos mercados. Cuando nace una idea basada en un análisis y un entendimiento profundo de algún reto social, el proyecto adquiere otra dimensión, se integra a la cultura y sociedad de forma orgánica por un bien común”.

No hay otro camino que la innovación cuando la pobreza crece y la desigualdad social se profundiza. Debemos reinventarnos como gobierno y sociedad para responder y solucionar, para romper con todo aquello que perpetúa lo que duele y atenta en contra de la dignidad de millones de personas en México, nuestra América, nuestro planeta.

Las voluntades de cambio y transformación deben fluir libremente por causes sin contaminantes tal cual lo hicieron los ríos cuando de ellos podíamos beber sin temor a morir intoxicados.

Quizá valga tomar algunos principios de design thinking_ como la empatía y entendimiento de aquéllos que serán los destinatarios/beneficiarios de un proyecto, que entiende cómo son, qué hacen, qué buscan, qué les satisface, qué los cohesiona, qué los universaliza, cómo lo buscan, cómo lo consumen o se benefician. Se entiende que el centro de los propósitos de un proyecto es el beneficiario no su iniciador… o en otras palabras, no se busca abatir cifras oficiales sino mejorar, realmente mejorar, vidas humanas y comunitarias, así como entornos medioambientales. En el design thinking_ o pensamiento de diseño se determina a conciencia a dónde queremos llegar, para qué queremos llegar ahí y cuáles serán los alcances, pero también de qué manera podrá permanecer a lo largo del tiempo y cómo sus beneficiarios se harán dueños de los siguientes pasos y logros. No se crean nuevas dependencias sino que se construyen nuevas vidas en libertad y con responsabilidad.

Trabajar en el abatimiento de cifras oficiales no ha cambiado realidades injustas y tratos indignos. Tenemos que tomar otros caminos para llegar a otros destinos. No más vanidades del gobernante ni alteraciones de realidades. La verdad ante todo.

benja_mora@yahoo.com