Portal informativo de análisis político y social

Vida Urbana: Kim Jong-Un en México

Vida Urbana: Kim Jong-Un en México

Abr 29, 2017

 

Por Benjamín Mora Gómez //

En 2013, Alberto Anaya, dirigente nacional del Partido del Trabajo (PT), expresó su admiración a Kim Jong-un, dictador de Corea del Norte, con palabras que me preocupan: su gobierno —le escribió— «está dando mayor gloria a la Corea socialista ante todo el mundo y los legados entregados por los presidentes Kim Il Sung y el líder Kim Jong Il a la posteridad, poseen un conocimiento extraordinario, conocimiento político sobresaliente y una noble personalidad popular», mientras todos sabemos que en Corea del Norte no hay medios de comunicación independientes; que es ilegal poseer una radio y que todos los aparatos de televisión, computadoras e impresoras tienen que estar registrados por las autoridades; que está prohibido hacer llamadas internacionales; que no hay acceso a internet; que si alguien usa celular chino en la zona fronteriza es castigado y considerado un preso político… y que los arrestos, torturas, ejecuciones y encarcelamiento arbitrarios así como los secuestros de extranjeros y desapariciones forzosas son cosas de todos los días.

En ese contexto petista, es inquietante el futuro que nos dibujan los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que apoyan a Andrés López Obrador (AMLO) que recién brincaron al PT en vez de hacerlo de manera directa a Morena. Pregunto: ¿Qué busca AMLO con aliados dentro del PT y qué ofrecen los petistas a AMLO? ¿Con qué coinciden ideológicamente AMLO y Anaya, y ellos con Kim Jong-un? ¿Cómo tomaría el gobierno de Estados Unidos el tener de vecino a un gobernante vinculado con uno de sus enemigos más acérrimos y cómo nos afectaría? ¿AMLO asumiría la misma política dictatorial de Kim Jong-un, o se quedaría en lo bananero de Hugo Chávez? ¿Seríamos base de pruebas nucleares norcoreanas? Todas las preguntas se valen ante un escenario que empieza a trazarse.

Según el ranking Democracy Index 2010 publicado por la consultora Economist Intelligence Unit, más de dos mil millones de individuos vivían/viven sometidos a un régimen dictatorial de gobierno; pero qué tienen de común los dictadores, desde la visión de la Psicología: Sin duda, viven un grave delirio de omnipotencia con personalidades bipolares y paranoias —¿complots de la mafia del poder?— que los llevan a cometer todo tipo de crímenes.

Antonio Torres, psiquiatra, afirma que AMLO sufre de un trastorno de personalidad paranoide con ideas falsas de la realidad… más aún, es perfectamente consciente de lo que pasa en la realidad y aun así miente, hasta donde sea necesario, para obtener su objetivo que en este caso es el poder político,

Algo común en los dictadores, según Daniel Eskibel, miembro de la Internacional Society of Political Psychology, es el verse «dominado por una estructura cerebral situada en el tronco encefálico, sorprendentemente idéntica al cerebro que tiene cualquier reptil y que empuja hacia el dominio, la agresividad, la defensa del territorio y la autoubicación en la cúspide de una jerarquía vertical e indiscutida» y que una vez que asume el poder descubre «todo lo que puede hacer con una orden o una firma. Toma conciencia de su capacidad para influir en la vida de los demás».

en Morena no hay más que un único elector de candidatos. El poder es vertical e indiscutible, es populista.

circula en internet un video de AMLO (https://www.youtube.com/watch?v=gpf-JPcOprA) en que acepta: «una cosa es la campaña… lo que se dice cuando se quiere tener un cargo. Se necesita conmover al pueblo. Vamos bien, va creciendo…». AMLO —lo señala el doctor Antonio Torres— es capaz de «mentir, manipular, engañar, distorsionar, amenazar e incluso tomar las calles e incentivar una revuelta» para hacerse del poder. Sabe cuál es la realidad y aun así miente, de manera consciente y voluntaria, miente para confundir, para engañar.

Me pregunto si AMLO realmente se cree destinatario de un complot de los dueños del poder económico o solo busca confundirnos con que aquello de los enemigos que están en todos lados y de que pelear activamente contra ellos es valiente y genuino. Estoy convencido de que es un sujeto que juega a la política sin escrúpulos, capaz de movilizar a la gente si es necesario, con una personalidad convencida de que él es el centro de toda la historia, y que su papel ineludible es ser Presidente, tal cual escribiera Rigoberto Aranda en el diario Crónica.

AMLO me parece peligroso… es peligroso y sus seguidores cercanos que saben lo que realmente le motiva —les invito a visitar el video arriba señalado— me parecen casi hitlerianos.

A su vez, Jerrold Post, psicólogo político de la Universidad George Washington sostiene que los dictadores sufren patologías borderline, situados en la frontera entre neurosis y psicosis. Son individuos cuyo «el único público que cuenta para ellos es… el espejo»… y el único que decide en Morena es AMLO, insisto.

Las dictaduras solo les van bien a los esquizofrénicos.

E-mail: benja_mora@yahoo.com

 

%d bloggers like this: