Portal informativo de análisis político y social

Vida Urbana: La ciudad deseada

Vida Urbana: La ciudad deseada

Sep 9, 2017

Por Benjamín Mora //

Hemos sido convocados por los ayuntamientos metropolitanos de Guadalajara a debatir y convenir los nuevos planes parciales de desarrollo urbano que nos regirán por los años siguientes. De su solidez, sostenibilidad y enfoque en los derechos humanos dependerá nuestro futuro compartido, pero, sobre todo, el poder construir proyectos de vida personal, en familia y en comunidad. Se requiere diseñar e implementar políticas urbanas y sociales desde otro enfoque menos cuadrado y más humano. Es tiempo de entender que las ciudades NO son calles y edificaciones sino el espacio por excelencia para el encuentro de personas. Es tiempo de desterrar la visión actual de mercantilización de los bienes y servicios urbanos, origen y explicación del desorden e insostenibilidad de nuestras ciudades y metrópoli tapatía en razón de las licencias de construcción nulas de pleno derecho otorgadas por los ayuntamientos o aquellas ganadas por los constructores ante los tribunales Administrativos por “errores en las defensas municipales”, a todas luces sospechosas.

Es innegable el daño que nos han ocasionado las autoridades municipales con el aumento exponencial en materia de inseguridad, deterioro de la calidad de vida, pérdidas patrimoniales, rompimiento del tejido social y la expulsión de los habitantes originales de las colonias más vulneradas… ¿hay de otras en nuestra metrópoli?

Presenté ante la autoridad municipal de Zapopan mis consideraciones y recomendaciones a los nuevos planes parciales de desarrollo urbano que aquí comparto. Las considero básicas hacia algo más que esos planes de manera que podría ser el contexto sobre el cual construir una plataforma de gobierno. Así propongo:

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano nos ayuden a planificar, desarrollar, construir y administrar nuestra ciudad y metrópoli de manera más humana y hacerla más sostenibles en cuanto a la ecología y a la economía, sin olvidar que es, ante todo, espacio de vida personal, familiar y comunitaria.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano contengan el interés de proteger a las nuevas generaciones como es compromiso de México en su Constitución Política, así como en los tratados internacionales signados por el Gobierno de la República y la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano mejoren la calidad de vida de los habitantes, aumenten la competitividad y resistencia económica municipal, y creen una cultura duradera de sostenibilidad.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano ofrezcan soluciones asequibles, imaginativas y prácticas para la atracción de inversiones responsables y respetuosas de la legalidad en todos sus procesos.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano entiendan que el planeamiento urbano no es discrecional y menos caprichoso, y por ello generador de suspicacias sobre la honorabilidad y probidad de la autoridad municipal.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano sean una inversión en el bienestar futuro, social y humano, así como en la atracción y consolidación de inversiones económicas amigables con el medio ambiente.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano partan de un enfoque organizado que consolide y transfiera experiencias exitosas de ciudades sostenibles y profundamente humanas para las generaciones actuales y venideras.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano vayan más allá de lo discursivo y se adentren a precisar las inversiones económicas que deberemos realizar para revertir los daños causados por los abusos pasados y la nueva visión de ciudad deseada, sin olvidar la prospectiva de los agotamientos de recursos y el impacto ambiental.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano demuestren la voluntad política de hacer verdaderamente un cambio, que las autoridades de la ciudad así como otros actores, tengan el compromiso sincero de invertir en el futuro de la ciudad y en el bienestar de los ciudadanos. Que el crecimiento económico sirva para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la Gran Metrópoli de Guadalajara, que incluya la dotación de áreas verdes y el uso responsable de recursos como el agua, la energía eléctrica y, claro está, la infraestructura urbana y nos ofrezcan una elevada calidad de vida con el menor consumo de recursos naturales y energéticos, de manera que la ciudad sea un lugar más agradable para vivir.

Que los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano ofrezcan certeza jurídica así como inclusión social y, por ende, la disminución de las desigualdades sociales.

Que en la construcción de los nuevos Planes Parciales de Desarrollo Urbano se diagnostiquen los sistemas de infraestructura, la forma urbana, las políticas y las reglamentaciones a fin de determinar qué oportunidades tenemos para consolidar sinergias que nos conviertan en una gran comunidad resiliente e incluyente.

En ello creo… claro está, de nada sirve todo si tenemos, como ahora, autoridades municipales permisivas de lo ajeno al Estado de Derecho y sin interés en nuestro bienestar.