Portal informativo de análisis político y social

Vida Urbana: Murmullos y estridencias

Vida Urbana: Murmullos y estridencias

Jul 15, 2017

Por Benjamín Mora Gómez // 

Aprendí que la política es ciencia y es arte, y que está reservada para quien la entiende, respeta y ama; por desgracia ha sido secuestrada por imberbes, torpes y mezquinos que no entienden de diplomacia ni aceptan ni obsequian cortesías. Los más claros ejemplos hoy día de quien sí entiende sobre la ciencia y el arte de la política es Emmanuel Macron y al contrario de quien es un guiñapo, Donald Trump, por mal llevar su investidura presidencial.

Día con día, Trump cava la tumba del otrora liderazgo global de su nación y pueblo al no estar a la altura de su grandeza histórica como evidenció en días pasados durante la Cumbre G20 en Alemania. Hay fotografías de sus largos momentos de soledad y abandono por desprecio de los demás mandatarios reunidos.

Tras el encuentro de los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump, acordado previamente en alcances y términos, el mandatario norteamericano insistió en que México pagará “absolutamente” el muro que él pretende construir. El presidente de México, fiel al valor de la diplomacia de nuestra patria, señaló que la relación entre ambos países “no puede estar marcada por murmullos”.

En México, el escándalo no estuvo en la torpeza oligofrénica de Trump sino en la suavidad diplomática de Peña Nieto. Quienes critican al presidente mexicano parecieran querer que la sangre corra y se rompan relaciones binacionales comerciales, culturales y diplomáticas, y que cerremos nuestra frontera del norte. Son críticos “ligth” y desechables que no profundizan ni miran más allá del instante pues sus emociones los ciegan. Quienes abuchean al hombre de Atlacomulco, jamás podrían aspirar a convertirse en un estadista pues les falta altura de miras y entendimiento del futuro.

Es increíble que Donald Trump aún no entienda lo que desde acá se le ha dicho y que su propia gente ha reconocido: El muro de Trump NO lo pagará México…ni los propios gringos.

Pregunto, qué nos ofende cuando el presidente Peña Nieto dice: “Frente a lo que suscitó después de este encuentro, claramente nuestra relación bilateral no puede estar marcada por murmullos, como los que ayer tuvieron lugar. Nuestra relación tiene que buscar generar respeto mutuo, confianza y trabajar en una actitud positiva”.

El presidente –así lo asumo- debe honrar la tradición de la diplomacia mexicana, reconocida y respetada en el mundo; no puede ni debe ningunear ni a sí mismo ni al pueblo que sirve. Nuestra historia patria le obliga a comportarse como un hombre cabal no como un salvaje como lo fuera Búfalo Bill.

Trump quedó mal ante el mundo, Peña ante los medios que venden escándalo y articulistas cuyas opiniones nadie recorta ni guarda porque no trascienden.

Y es que, en México, nos “espantamos con el petate del muerto”.

Reflexionemos: ¿Quién fuera de Trump cree que México pagará el muro? ¿Quién en México teme que paguemos el muro? ¿Quién confía en que el muro detendrá el cruce de indocumentados hacia aquel país? ¡NADIE! ¿Entonces, por qué tanto escándalo? ¿Por qué la insistente discusión de lo ya definido?

Sugiero, atender los discursos políticos en su totalidad y no quedarnos en la parcialidad mediática ni en la pequeñez de algunos comentaristas políticos.

El presidente Peña Nieto ha sido muy claro al señalar: “Como en su momento lo conversamos el presidente Trump y un servidor, dejar de lado las marcadas diferencias que tenemos, particularmente lo que tiene que ver con quién paga el muro, que no debe ocupar hoy nuestra atención, sino concentrarnos en los temas que hoy significan bienestar para nuestros países”. ¿Qué acaso esto no es lo deseado por todos, mexicanos y norteamericanos? ¿Entonces por qué nos rasgamos las vestiduras?

Trump, con su habitual torpeza política, sólo llamó la atención de quienes están a la altura de su rudimentaria agudeza mental. Trump es Trump y solo es superado en torpeza por su Donaldito Trump.

Dejemos de escuchar murmullos como aquellos que nos han dicho que el dólar llegaría a los 26 o 27 pesos por estas fechas, que el IMSS y la UNAM se privatizarían hace años, que no detendrían al Duarte veracruzano porque sabe demasiado, que jamás lo repatriarían, que ya vienen los grandes cambios en el gabinete federal…y entendamos que la verdad es más simple de explicar y menos dolorosa de vivir.

La torpeza, cuando no se detiene a tiempo, se vuelve infinita, y Trump es ya infinito…torpemente infinito. No caigamos en las trampas de su infinitud.

E-mail: benja_mora@yahoo.com