Portal informativo de análisis político y social

Vida Urbana: Partidos políticos disfuncionales

Vida Urbana: Partidos políticos disfuncionales

Jun 10, 2017

Benjamín Mora Gómez //

México se debate en la insensatez postelectoral de políticos y partidos disfuncionales para el ejercicio de la democracia consciente. Los atrevimientos no tienen medida ni les causa sonrojo. A los votos ciudadanos los toman como letras de “intercambio comercial” para sentarse o no a las mesas electorales o para seguir o retirarse de las tareas legislativas. Hoy, lo que fuera –idealmente- una elección ciudadana entre diversos proyectos políticos se ha convertido en motivo de rejuegos de poder y conveniencias, de chantajes y componendas, de vileza y estupidez post-electorera, de recuentos y cuentos.

El futurismo político se mueve entre apuestas esquizoides y discursos insostenibles en un debate a fondo. Así, hay gente como Denise Dresser Guerra –académica del Instituto Tecnológico Autónomo de México, politóloga y escritora en Proceso- que insisten en la existencia de algo que llama “prian” pero que, al mismo tiempo, reconoce que ella promueve la alianza electoral entre el PAN y el PRD y jamás demuestra, por otro lado, alguna alianza entre el PRI y el PAN. Alianza del PAN y el PRD que, hacia el 2018, Ricardo Alemán la mira llena de torpeza y tropiezos.

En efecto, la inconsistencia en este tipo alianzas político partidistas que abandonan principios y borran ideologías puede dar lugar a candidatos imberbes como Donald Trump, peligrosos por ocurrentes y ocurrentes por ignorantes. Candidatos que buscan ser votados aunque bien podrían resultar botados.

Contrarios en proyectos pero unidos en contra del Revolucionario Institucional, el PAN y el PRD ¿acaso podrían defender al mismo tiempo el aborto y la vida del aun no nacido, o los matrimonios igualitarios y los tradicionales con igual enjundia […] es acaso ello posible dentro de su “neo ideología” o “no ideología”? O quizá hay letras diminutas en estos convenios pre electorales que a nadie nos participan ni nadie conoce.

Aplaudo que al fin se acabe lo engorroso del ejercicio de la política propia de quienes la creemos arte y ciencia, y abra sus puertas a quienes no tienen madera de estadista ni temple para ejercerla. Lo aplaudo porque al fin harán de la democracia esa kakistocracia donde su pequeñez mental nos juegue engaños y nos regale decepciones. Aplaudo el fin de las ideologías pues así nos quedaremos en la espesura de la traición fácil y convenenciera y pronto la gente exigirá el retorno hacia la política de principios y valores.

Pregunto: ¿A quién importan las explicaciones sobre la realidad si aquellas demandan de más de un tuit para explicarlas y más de 3 segundos para entenderlas? ¿A quién interesa la explicación de lo económico, lo social, lo político o lo cultural como representaciones de un sistema y conocer el programa de acción de cualquier partido ideológicamente consistente? ¿Quién mira con suspicacia a quien brinca de partido en partido y va de traición en traición? Muy lejos, claro, quedó Destutt de Tracy (Mémoire sur la faculté de penser, 1796) quien formuló el término ideología.

Lo de hoy es ser neutral si en ello va mi conveniencia y me quita molestias; si me hace quedar bien con todos y todas, y me permite traicionarles en aras de lo práctico, sin remordimiento y en favor mío.

En política nada hay más peligroso que una mente hueca de ideas y carcomida por apetencias incontroladas, de discursos sin contenido ni rumbo ni sentido, sin fuerza ni pasión, sin entrega…

La demagogia es propia de políticos disfuncionales que aparentemente deslumbran pero que, en breve tiempo, oscurecen.

El 8 de junio pasado, El Diario NTR se atrevió a presentar, en la cabeza de su sección PAÍS, una nota firmada por la Redacción con la leyenda: “Hallan 241,145 votos de más para Del Mazo”. Según la redacción de El Diario, “un actuario independiente” había revelado tal hecho pero se olvidó darnos el nombre del actuario, explicarnos el origen de su interés electoral y la razón por la que su dicho podría ser vinculante hacia la autoridad electoral. La vaguedad de la nota me parece peligrosa. Me explico: Imaginemos que yo miro, en la sala de mi casa, un partido de futbol y en alguna jugada en el área cercana a la portería, a mi parecer, se cometió algo que yo juzgo como de penal que no se marca y a partir de ello, aun cuando el partido haya terminado 0-0, yo afirmo que, en razón de ese penal NO MARCADO, el resultado fue de 0-1 a favor de mi equipo pues ese penal debió convertirse en gol… cualquiera me juzgaría como desequilibrado mental. De éste nivel es el absurdo de un actuario –seguramente inexistente- que afirma algo con la vaguedad comentada.

Preguntaría a quienes respaldan al supuesto actuario ¿cuántos votos de más y a favor de Alfredo Del Mazo hay en cuáles casillas de cuáles municipios? ¿En qué momento perdieron interés en la elección del EdoMéx los representantes de MORENA que dejaron pasar tales supuestas irregularidades? ¿Por qué nadie de MORENA las mencionó el día de la elección? Quizá, solo quizá, porque es un invento más de AMLO y su limitada creatividad democrática.

Tras estas elecciones hay quien mira fortalecido a AMLO; yo lo siento temeroso de volver a perder y saberse viejo para un nuevo intento presidencial.

E-mail: benja_mora@yahoo.com