Portal informativo de análisis político y social

Vida Urbana: Reprobar en la escuela de la vida

Vida Urbana: Reprobar en la escuela de la vida

Sep 23, 2017

Benjamín Mora Gómez //

A Pablo Lemus, esperando tome la decisión correcta. Ethel Torres Silva se saldrá con la suya, construir su guardería violando los planes parciales de desarrollo urbano ZPN-5 “Vallarta-Patria” gracias a la muy extraña resolución que tomó Jorge G. García Juárez, director de Ordenamiento Territorial del Ayuntamiento de Zapopan, y que pondrá en peligro las vidas de las niñas y niños que sean inscritos en esa guardería por sus padres. Las experiencias de Hermosillo con la Guardería ABC y la escuela Rébsamen en la Ciudad de México no servirán de lecciones.

Por seguridad de las niñas y niños en sus escuelas, se han dictado normas de construcción que a la señora Ethel Torres Silva parece no importar y a Jorge G. García Juárez le son fáciles obviar.

Repasemos algunos de los hechos que evidencian lo antes dicho.

El 28 de octubre de 2014, quien fuera director general de Obras Públicas, José Carmelo Muñoz Fernández, así como el director de Control del Ordenamiento Territorial, Miguel Ramón Cervantes Cuevas -en la administración municipal anterior de Zapopan- dictaminaron como IMPROCEDENTE la solicitud de uso de suelo para equipamiento institucional barrial, EI-B (guardería), solicitado por Ethel Torres Silva, para su predio ubicado sobre la Avenida Naciones Unidas, entonces aún sin número, entre las calles Paseo del Acantilado y Rinconada Ceja Real. El expediente tiene el número DICT/2014/1368.

En el documento por el que se rechazó la solicitud de la señora Ethel Torres Silva, los funcionarios referidos dejan en claro que “el emitir un dictamen que contradiga dicho esquema y autorice actos en contra de lo dispuesto en los programas, Planes de Desarrollo Urbano y de su Zonificación, será NULO de pleno derecho, además de considerarse acto violatorio del Código Urbano para el Estado de Jalisco (artículos 131, 373 y 374), incurriendo en responsabilidad por parte de los servidores públicos encargados de la aplicación del Código y los Reglamentos”. De esto tan simple y llano es de lo que hablo y que se niega a entender y acatar Jorge G. García Juárez y asume la disposición de ser sancionado hasta por ser inhabilitado como servidor público.

Con la llegada de Pablo Lemus a la presidencia municipal de Zapopan, la señora Ethel Torres Silva solicitó la reconsideración del emplazamiento del giro de guardería como equipamiento institucional barrial en el predio ya referido, y el 20 de mayo de 2015, el Ayuntamiento emitió Certificado de Alineamiento y Número Oficial con número de trámite O/L-0230-15 que restringe construcción frontal, posterior y laterales en cinco metros. Es de destacar que el lote tiene solamente 15 metros de frente por lo que le quedarían 5 metros por unos 22 de fondo para construir. A partir de esa fecha, el número oficial del predio es el 7078.

Quiero precisar que, además del limitante comentado, por norma debe, el terreno, contar con al menos mil metros cuadrados de superficie pues deberá destinar 500 metros cuadrados a área verde y, es el caso, que el terreno de la señora Ethel Torres Silva es de tan solo 508 metros cuadrados, explicación del por qué su guardería estará desplantada en tres niveles que es la principal posible causal de la inseguridad de las niñas y los niños. En número simples, le quedarían solo ocho metros cuadrados para construir.

El 5 de junio de 2015, la señora Ethel Torres Silva insistió en la reconsideración de las restricciones antes señaladas y pidió el uso de Suelo Mixto Barrial. A ello, el 16 de junio de 2015, Miguel Ramón Cervantes Cuevas, director de Control del Ordenamiento Territorial de Zapopan, respondió y dejó en claro que se deberá ajustar a todos y cada uno de los lineamientos previstos por las normas aplicables así como respetar lo estipulado en el oficio 111/2015/2-276 emitido por la Dirección de Planeación y Ordenamiento Territorial de fecha 19 de junio de 2013.

Increíblemente, el 26 de mayo, Ethel Torres Silva solicitó licencia de construcción para la guardería y el 3 de noviembre de 2015, Gilberto Chaires Muñoz, director de Control del Ordenamiento Territorial, resolvió de forma favorable “la invasión a la restricción lateral por la avenida Naciones Unidas y predominante la construcción en restricción frontal”.

Y aquí lo más increíble en todo este mar de idas y vueltas entre la señora Ethel Torres Silva y el Ayuntamiento. Mientras el 5 de noviembre de 2015, Jorge G. García Juárez, director de Ordenamiento Territorial, claramente resolvió como IMPROCEDENTE la solicitud de disminuir las restricciones lateral, posterior y frontal, así como el aumento del coeficiente de ocupación del suelo, el 8 de febrero de 2016, ante una nueva solicitud de reconsideración de la dueña del predio, el propio Jorge G. García Juárez resolvió autorizar la construcción de la guardería con un C.O.S. de 0.6 y el C.U.S. hasta 1.2 (aumentándolos) “ya que en caso de que en un futuro, el giro propuesto deje de funcionar o promoverse, pueda incorporarse una vivienda y mantener el uso original”.

Esta excusa me parece demasiado atrevida y carece de fundamento legal y me parece debe investigarse por los órganos de control pues podrían contener razones suficientes para que Pablo Lemus ordene la clausura inmediata de la obra en construcción e iniciar juicio de lesividad. Es innegable que la licencia de construcción es nula de pleno derecho de conformidad con el artículo 131 del Código Urbano para el Estado de Jalisco. Asimismo, Pablo Lemus debería ordenar la demolición de la obra y dejar el predio en sus condiciones originales con cargo a la señora Ethel Torres Silva, como lo considera el artículo 14, fracción XIV del mismo Código Urbano, e iniciar, sin demora, proceso judicial en contra del arquitecto Jorge G. García Juárez, director de Ordenamiento Territorial, por incurrir en responsabilidad y ser acreedor a la sanción que corresponda de acuerdo con el artículo 373 de código referido. Esto podría inhabilitarlo, pero mientras ello sucede, separarlo de su cargo para no entorpecer el proceso y dejar en claro que todo ha sucedido a espaldas del presidente municipal. De no hacerlo, lo hará también responsable, desde ya, de cualquier accidente futuro que se tenga en esta guardería y cause cualquier daño a sus alumnas y alumnos por no cumplir la norma que les protege.

Veremos los tamaños de Pablo Lemus. El dilema es claro y no difícil de atender.

E-mail: benja_mora@yahoo.com