Portal informativo de análisis político y social

VISOR INTERNACIONAL: Adiós al 2013

VISOR INTERNACIONAL: Adiós al 2013

Dic 14, 2013

Por Alberto Gómez *

Se va el 2013…

Un año cargado de hechos contrastantes y contradictorios; dualidades: opulencia-miseria; vida-muerte; éxito-fracaso; mentira-verdad; bondad-maldad…

El año 13, un número tan misterioso que se ha creído inmemorialmente, que representa la mala suerte, lo negativo.

Cabalísticamente hablando, el Arcano 13 –del Tarot– significa la inmortalidad: Muerte y resurrección. Este Arcano, la Muerte, abarca dos aspectos: El primer aspecto es la muerte de todos los seres humanos y el segundo es desde el punto de vista esotérico.

El Arcano No. 13: Es Muerte, pero también puede significar Algo Nuevo, puede haber Riqueza, puede haber Miseria, es un número de grandes síntesis.

El Arcano No. 13 contiene el evangelio de Judas. Judas representa la Muerte del Yo. El Evangelio de Judas es el de la Muerte, es la Disolución del Ego. Judas simboliza al Ego, al que se tiene que decapitar.

Axioma Trascendente: “La noche ha pasado y llegado el nuevo día, vístete pues con las Armas de la Luz”.

Elemento de Predicción: “Promete desengaños, desilusiones, muerte de afectos, negativas en lo que se solicita, colapso, gozos puros y gratos al Alma, mejoras de doloroso disfrute, ayuda de amigos.

“Renovación de condiciones, las buenas para peor y las malas para mejor”.

Pues “coincidentemente” así fue el 2013, de altos contrastes, de muertes físicas, desde el Medio Oriente, como el conflicto en Siria, pasando por Irak, Afganistán, Pakistán –en estos últimos con la genocida utilización de los drones estadounidenses bombardeando poblaciones de civiles inocentes– hasta África del Norte, meridional, y central, donde se están sucediendo guerras “internas” que amenazan la débil estabilidad –si es que alguna vez existió– del continente negro.

En la República Centroafricana, la ONU recién “autorizó” el despliegue de miles de soldados franceses y de la Unión Africana para contener la violencia que aqueja al país.

El contingente de Francia, está integrado por 1200 efectivos ya están en el país y probablemente se incremente su número. El presidente francés, François Hollande, anunció desde París que “inmediatamente” se daría inicio a las operaciones militares para dar seguridad a Bangui y a las principales rutas internacionales que se estima han usado 400 mil refugiados para escapar de la violencia.

El contingente de dos mil 500 soldados de paz africanos que actualmente se encuentra en República Centroafricana está limitado por falta de financiamiento y desorganización.

Después de la votación en el Consejo de Seguridad, el representante de Francia, Gérard Araud, dijo a periodistas que “el conflicto está adquiriendo un giro sectario, en el que recrudece la violencia entre cristianos y musulmanes”. “En este contexto, la historia nos ha enseñado que lo peor todavía puede suceder y que el Consejo de Seguridad debe actuar”, añadió.

A diferencia de la intervención francesa en Malí a comienzos de este año, se espera que la misión militar en República Centroafricana sea breve. Estabilizar el país podría requerir una presencia a largo plazo que ni Francia ni los países vecinos estarían dispuestos a ofrecer.

África es un continente al que habría que poner especial atención la opinión pública mundial ya que, aunque los conglomerados de comunicación occidentales no lo divulguen –a propósito y como parte de una estrategia– los ojos y garras del neo-imperialismo están presentes y detrás de los conflictos armados que se siguen gestando en muchos países del continente.

África, ese inmenso territorio donde se supone que surgió la vida humana –según las teorías evolucionistas– y que fue bendecido con recursos naturales que parecieran inagotables ha sido, desde que la ambición occidental llegó al continente, una fuente indispensable para la generación de la riqueza de los poderosos, desde la explotación de las minas de diamantes, controlados por una sola empresa, De Beers.

Tradicionalmente, la compañía ha mantenido un casi-monopolio, controlando la mayor parte de la producción de diamantes mundial y creando, de esta forma, un estado de escasez artificial que ha contribuido a mantener el precio de los diamantes (inclusive diamantes industriales) alto.

Se le acusa de haber incitado al gobierno de Botsuana a presionar a los bosquimanos a abandonar sus tierras incluso por la fuerza, a fin de poder explotar las reservas de diamantes que existen en sus territorios.

De Beers ha sido también acusada de haber promovido el tráfico de los diamantes de sangre, el cual se encuentra en el origen de la Guerra Civil de Sierra Leona.

Pero tema de los diamantes, o el oro, o el petróleo –de Libia, por ejemplo– son sólo muestras de todo lo que ocurre.

Al ritmo que la humanidad avanza en ciencia y tecnología, en esa misma medida también crece la ambición y el desprecio por la vida humana de las poderosas corporaciones, que son realmente las fuerzas expansionistas detrás de los ejércitos interventores “de paz”. Un claro ejemplo es la explotación del coltán.

El coltán se trata de un recurso estratégico utilizado en la fabricación de algunos componentes electrónicos. El tantalio se usa principalmente en la elaboración de condensadores. El condensador electrolítico de tantalio es en la actualidad un tipo bastante común de condensador presente en gran cantidad de dispositivos electrónicos.

El principal productor de coltán es la República Democrática del Congo con cerca del 80 por ciento de las reservas mundiales estimadas, si bien existen menores reservas probadas o en explotación en Brasil con el 10 por ciento de las reservas, Sierra Leona con el 5 por ciento de las reservas, y un 5 por ciento alrededor del resto del mundo.

Actualmente, las dos mayores procesadoras de coltán se encuentran en México.

Según las Naciones Unidas, el Ejército Patriótico Ruandés ha montado una estructura para supervisar la actividad minera en Congo y facilitar los contactos con los empresarios y clientes occidentales. Traslada el mineral a Ruanda donde es procesado antes de ser exportado. Los destinatarios finales son Estados Unidos, Alemania, Países Bajos, Bélgica y Kazajistán. Esta guerra, directamente relacionada con la explotación de este mineral, arroja un saldo de más de 5.5 millones de víctimas, lo que supone el mayor número de muertes desde la Segunda Guerra Mundial.

Dentro de toda esta estrategia neo-colonialista –disfrazada como “intervenciones de paz” de la ONU– los medios de comunicación han jugado un importante papel; por un lado como difusores de supuesta información de lo que ocurre –totalmente falsa- como en el caso de Joseph Kony, que se convirtió en un fenómeno de las redes sociales con el video difundido por la ONG Invisible Children, que denuncia a este “monstruo” como el principal promotor en el reclutamiento de niños en el ejército LRA de Uganda; a este movimiento se unieron figuras reconocidas internacionalmente –a través de la exportación ideológica estadounidense– como George Clooney, Angelina Jolie, Robbie Williams, Bill Clinton, entre otros.

La inconmensurable ambición de las corporaciones trasnacionales no tiene límites, ética y ni una pizca de simpatía por el género humano, ya que la mayor parte de los conflictos armados actuales alrededor del mundo –podríase afirmar que casi la totalidad– son generados por sus intereses, ya sea en África, Medio Oriente, Asia, ahora la zona del Ártico –que comienza a ser zona de batalla por los hidrocarburos– y América, específicamente en países que poseen recursos estratégicos como el petróleo, el gas, la plata, el cobre, el oro. Estos países latinoamericanos están en pie de lucha resistiendo los embates de los poderosos intereses extranjeros, defendiendo su vapuleada soberanía que es vulnerada desde dentro por las instituciones gubernamentales, obedeciendo servilmente a sus amos, pero que afortunadamente, y en contraste con otros momentos en la historia, ahora las conciencias han comenzado a despertar de un prolongado aletargamiento que los sumió durante siglos en la miseria, la desigualdad y el subdesarrollo. Es necesario ponerse de pie y vendrán grandes cambios.

* Académico, analista geopolítico y consultor en Mercadotecnia Política y Opinión Pública

albertogomez.consultor@gmail.com