Portal informativo de análisis político y social

VISOR INTERNACIONAL: Mundial Brasil 2014: pan y circo (1ra parte)

VISOR INTERNACIONAL: Mundial Brasil 2014: pan y circo (1ra parte)

Jun 21, 2014

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Alberto Gómez —-

El fútbol (football o soccer) es el deporte más popular a nivel mundial; casi 300 millones de personas participan activamente en él, según datos de la FIFA.
La forma más antigua del juego, de la que se tenga ciencia cierta, es un manual de ejercicios militares que remonta a la China de la dinastía de Han, en los siglos II y III AC.
Se lo conocía como “Ts’uh Kúh”, y consistía en una bola de cuero rellena con plumas y pelos, que tenía que ser lanzada con el pie a una pequeña red. Ésta estaba colocada entre largas varas de bambú, separadas por una apertura de 30 a 40 centímetros. Otra modalidad, descrita en el mismo manual, consistía en que los jugadores, en su camino a la meta, debían sortear los ataques de un rival, pudiendo jugar la bola con pies, pecho, espalda y hombros, pero no con la mano.
Del Lejano Oriente proviene, mientras tanto, una forma diferente: el Kemari japonés, que se menciona por primera vez unos 500 a 600 años más tarde, y que se juega todavía hoy en día. Es un ejercicio ceremonial, que si bien exige cierta habilidad, no tiene ningún carácter competitivo como el juego chino, puesto que no hay lucha alguna por el balón. En una superficie relativamente pequeña, los actores deben pasárselo sin dejarlo caer al suelo.
Mucho más animados eran el “Epislcyros” griego, del cual se sabe relativamente poco, y el “Harpastum” romano. Los romanos tenían un balón más chico y dos equipos jugaban en un terreno rectangular, limitado con líneas de marcación y dividido con una línea media. El objetivo era enviar el balón al campo del oponente, para lo cual se lo pasaban entre ellos, apelando a la astucia para lograrlo. Este deporte fue muy popular entre los años 700 y 800, y si bien los romanos lo introdujeron en Gran Bretaña, el uso del pie era tan infrecuente que su ascendencia en el fútbol es relativa. (http://es.fifa.com/classicfootball/history/the-game/opposition-to-the-game.html).
Existe una teoría que defiende el origen anglosajón del juego, y sobre sus primeras expresiones existen varias leyendas; una cuenta que en Kingston-on-Thames, y también en Chester, la primera vez se jugó con la cabeza cortada de un príncipe danés derrotado. En Derby, la fecha es incluso anterior, mencionando una celebración posterior a una victoria sobre lo romanos en el siglo III.
A pesar de estas versiones, existe escasa evidencia de que el deporte haya sido practicado en dicha época en sajonia o en el continente. De hecho, antes de la conquista normanda, la única prueba de la existencia de un juego con pelota parecido remite a una fuente celta.
Sin embargo, existe otra hipótesis: mientras que en las Islas Británicas, en los primeros siglos, se jugaba aquel tipo de fútbol masivo, en Francia, principalmente en Normandía y Brittany, se practicaba un juego muy similar. Quizás fue de esta manera como los normandos llevaron la lucha por el balón a Inglaterra.
Investigadores han sugerido que, además del impulso natural de demostrar fuerza y habilidad, en muchos casos fueron ciertas costumbres paganas, como los ritos de fertilidad, los que motivaron a los estos “primeros futbolistas”. El esférico simbolizaba al sol, el cual debía “conquistarse” para lograr buenas cosechas. Esto se lograba llevando el balón a través del campo sobre los cultivos, y para ello debía evitarse que los oponentes lo arrebataran.
Además del supuesto origen europeo del fútbol, en Mesoamérica existió en distintas regiones el Juego de Pelota, tlatchtli, pok-ta-pok. Las culturas maya, mexica, teotihuacana, tolteca y zapoteca –entre otras– practicaron el Juego de Pelota, pero con connotaciones religiosas principalmente, más allá de un mero espectáculo de entretenimiento.
Algunas investigaciones datan vestigios del juego de pelota de hace 3500 años; otras lo reducen al período preclásico o clásico, de hace unos 1800-2000 años.
Las más de 1200 canchas para el juego de pelota prehispánico en Mesoamérica evidencian la gran importancia ritual y religiosa que tuvo entre los pueblos.
Las canchas más antiguas se remontan a la época de los Olmecas, éstas fueron de forma simple, con muros de tierra. Era jugado con una pelota grande y sólida de caucho, en un patio construido especialmente, entre dos equipos opuestos.
En el Periodo Clásico (300 a.C-1000 d.C., aprox.) se han encontrado patios de mampostería con superficies inclinadas por toda Mesoamérica, excepto en Teotihuacán, donde se cree que los sectores hundidos de la Calle de los Muertos pudieron desempeñar el papel de canchas para el juego.
El Juego de Pelota mesoamericano era la expresión de la lucha diaria entre la noche y el día, entre Tezcatlipoca (el Dios de la Noche) y Quetzalcóatl (Dios del Día, vínculo entre el cielo y la tierra). El ritual del juego era importante ya que simbolizaba el acontecer cósmico, la lucha entre los poderes del día y la noche, la luz y la oscuridad; era la lucha constante entre los dioses que estaba acompañada con el sacrificio y la decapitación, tal como se ve en Chichén Itzá o en El Tajín y en relatos como el Popol Vuh. El partido muchas veces se acompañaba con una decapitación ritual para asegurar la fertilidad de la tierra.
El juego de pelota entre los nahuas estaba relacionado con el culto solar, puesto que los antiguos mexicanos consideraban su deber ayudar al astro rey en su camino; por eso mismo, el juego tenía relación con los sacrificios humanos: la sangre del jugador sacrificado (al parecer, el perdedor) alimentaba al sol y aseguraba que sus rayos siguieran iluminando la tierra.
En la actualidad, en estados como Zacatecas, Sinaloa, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y el Estado de México, se sigue practicando este deporte ancestral, con algunas variaciones entre estados, pero con las mismas bases.
Así, deportes como el Juego de Pelota, hoy evolucionado al conocido como Fútbol, tiene implicaciones más allá del mero entretenimiento. En las sociedades contemporáneas, el futbol juega importantes funciones que, si bien algunas son de sociabilización, esparcimiento, práctica sana del deporte y cultura física (mens sana in corpore sano), algunas otras son para la contención y el control de las mayorías, al socializar temas de interés selectivo o de las élites, aparejándolos a su práctica deportiva y como distractores –cortinas de humo- para camuflar y ocultar acciones del Estado o sociedades ocultas cuyo único objetivo es la retención del poder en toda la extensión de la palabra.
Brasil, sede de la Copa Mundial de Futbol 2014, se encuentra en el centro de las miradas del mundo entero, no sólo por el espectáculo de la justa deportiva internacional, sino por las manifestaciones de protesta de los brasileños en contra de las desigualdades económicas y la injusticia social, que reflejan el sentir de la mayoría de los pueblos en el orbe, oprimidos por las “crisis” económico-financieras que merman a pasos acelerados las condiciones de vida en todos aspectos como parte de la magna estrategia de control totalitario sobre la humanidad quienes buscan reducirla a mero “ganado” –si es que alguna vez ha sido distinto–.
Las protestas en contra del Mundial Brasil 2014 iniciaron en el 2013 debido al alto costo de la construcción de la infraestructura necesaria para llevarlo a cabo. El BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) financió las obras ejecutadas por empresas privadas, las que intencionadamente retrasaron sus labores para presionar exigiendo pagos extras, esto hizo que el costo final de las obras haya sido un 300 por ciento superior al presupuestado inicialmente, unos dos mil 500 millones de euros, según datos del Sindicato Nacional de Arquitectura y de la Ingeniería, que superan los realizados en Alemania y Sudáfrica en los Mundiales pasados.
Continuará…

* Académico, analista geopolítico y Consultor en Mercadotecnia Política y Opinión Pública
albertogomez.consultor@gmail.com


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad