Portal informativo de análisis político y social

Visor Internacional: OCCIDENTE CONTRA SIRIA

Visor Internacional: OCCIDENTE CONTRA SIRIA

Mar 3, 2012

Comenzaron los procesos electorales tan esperados en este 2012. El domingo 4 de marzo se celebraron los comicios por la presidencia rusa. Con Rusia comienza un reacomodo en la geopolítica mundial, ya que de acuerdo a los resultados finales de la contienda, se propiciarán condiciones que impactarán al desarrollo de los acontecimientos en Eurasia (a la hora del cierre de la presente edición, todavía no se conocían los resultados de la elección).

 

Como se mencionó en anteriores ediciones de Visor Internacional, el resultado de las elecciones en ese país, pondrá a funcionar distintas estrategias de Estados Unidos dada la apremiante situación en el macrocontinente eurasiático, sobre todo en temas tan ríspidos como el de Siria e Irán, donde están enfocados los mayores esfuerzos de los intereses de Washington, con vistas a continuar con su plan expansionista y de dominación haciendo uso de toda clase de recursos y artimañas para inclinar la balanza a su favor, incluyendo los procesos electorales a celebrarse en distintos países del mundo. En Rusia, el mejor ejemplo de esto son los partidos liberales, que reciben el apoyo de Estados Unidos y de millonarios rusos con intereses comerciales con Occidente.

 

En Siria, la situación continúa incrementando su gravedad; las recientes acciones del secretario General de las Naciones Unidas (ONU), el surcoreano Ban Ki Moon, enmarcan la aceleración de la estrategia manipulativa mediática para continuar socavando la credibilidad del Gobierno sirio legítimo, al frente de Bashar Al-Assad.

 

Ki Moon nombró hace unos días a su predecesor, Kofi Annan, como enviado especial de la ONU y la Liga Árabe. “Annan ejercerá sus funciones para lograr el fin de la violencia y del incumplimiento de los derechos humanos en Siria, así como para promover una solución pacífica a la crisis siria”, dice la declaración conjunta de Ban Ki-Moon y del secretario General de la Liga Árabe, Nabil Al Arabi, citada por agencias internacionales (RIA Novosti, 24/2/2012).

 

Ban Ki-moon, por su parte, afirmó tras su reunión con Annan que la situación en Siria es “cada vez más desesperada”. El ex secretario General de la ONU subrayó que la comunidad internacional debe responder unida ante esta situación y destacó que “la prioridad es hacer cuanto se pueda para detener la violencia y los asesinatos, así como facilitar el acceso humanitario a Siria”. Para Annan, su mensaje como enviado especial “está claro: hay que terminar con la violencia y las muertes, y las agencias humanitarias deben tener permiso para ejercer su trabajo, porque actualmente eso no ocurre”, (El País, 1/3/2012).

 

Según la mayoría de los medios de información occidentales, se contabilizan ya en siete mil 600 las víctimas fallecidas desde que el conflicto interno en Siria inició, cifra que el Gobierno sirio desmiente, agregando además, que muchas de las víctimas lo han sido por los ataques de las tropas rebeldes. Entre las bajas hay algunos periodistas y reporteros de distintas agencias noticiosas internacionales. El pasado 22 de febrero, en la ciudad de Homs, Marie Colvin y Reim Ochlik fallecieron en el barrio de Baba Amr, en uno de los enfrentamientos del Ejército “sirio” libre –pseudorebeldes mercenarios– y las Fuerzas Armadas leales al gobierno de Al-Assad.

 

Sin embargo, los ataques de las Fuerzas Armadas sirias han sido dirigidos a objetivos específicos en los que se ha buscado destruir las posiciones de tiro de los rebeldes armados, no en contra de civiles indefensos como aducen los mass media, instrumentos del imperialismo occidental. Si fuera cierto lo que estos alegan –un bombardeo continuo desde hace más de 20 días– de la ciudad de Homs quedarían sólo ruinas.

 

En los recientes días se ha echado a volar otra recia campaña mediática en contra del régimen, ahora con el tema de varios periodistas que se encontraban del lado rebelde y que eran presas del intercambio de artillería entre ambos bandos. Estos periodistas, de distintos países de origen (dos franceses y un español), divulgaron una serie de videos a través de las redes sociales en Internet, para pedir el cese al fuego –dirigido al Gobierno, obviamente– y su rescate para ser atendidos de sus heridas en Líbano.

 

Según el testimonio del periodista francés Thierry Meyssan, los periodistas que se encontraban entre los rebeldes, eran prisioneros de estos, ya que si bien los dejaban transmitir vía satelital los videos en los que aparecen pidiendo ayuda por sus vidas, no se les permitía comunicarse con amigos o familiares.

 

El jueves primero de marzo, el Ejército sirio anunció que había tomado el control total del barrio Baba Amr, al tiempo que el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal coalición de la oposición, instó a la comunidad internacional a prevenir una posible “matanza” tras la toma por el ejército. Las autoridades, en cambio, aseguraron que los soldados están distribuyendo alimentación a la población que estaba bloqueada y evacuando a los heridos, de hecho, los tres periodistas que habían estado en cautiverio, ya se encuentran fuera de Siria, y de regreso a sus hogares después de haber sido atendidos en la embajada de Francia en Líbano.

 

A partir del viernes, el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Árabe Siria, comenzaron su labor de ayuda y evacuación de los heridos que habían permanecido en el barrio de Baba Amr en el fuego cruzado durante semanas. Tanto estos periodistas, como los remanentes de población civil que aún continuaban hasta el jueves en el barrio de Baba Amr (unos 20 mil) –principalmente personas de edad avanzada que no alcanzaron a huir– habían sido utilizados como escudo humano por parte del ejército “libre” sirio, además de evitar el bombardeo de esa zona por el ejército oficial, estuvieron ejerciendo presión internacional para alentar a una intervención “humanitaria” extranjera, sobre todo en los últimos momentos, en que los presuntos rebeldes se veían cada vez más acorralados por los leales a Bashar Al-Assad.

 

Al parecer estas presiones han causado el efecto que buscaban, ya que el viernes concluyó la cumbre de los países miembros de la Unión Europea en Bruselas: “El Consejo Europeo confirma su compromiso en seguir aumentando la presión sobre el régimen sirio mientras continúen la violencia y los abusos de los derechos humanos”, afirmaron los gobernantes de los Veintisiete.

 

El documento final de la cita señala que los responsables de esos crímenes “deben rendir cuentas”. En rueda de prensa el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, declaró: “Nos horrorizan las atrocidades que se están cometiendo en ese país”. Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, afirmó: “Algún día este régimen atroz rendirá cuentas por su actuación”. Al mismo tiempo, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, informó que había decidido cerrar la embajada de su país en Siria con el objetivo de denunciar el “escándalo” de la represión contra la población civil.

 

Un par de días antes, en el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra (Suiza), se votó por la resolución propuesta por Turquía, que llama al gobierno de Al-Assad a un cese al fuego inmediato y el acceso sin restricciones de grupos de ayuda –que ya se sabe qué tipo de ayuda “humanitaria” pretenden hacer llegar–; el resultado de la votación fue de 37 a favor, 3 en contra (Rusia, China y Cuba), 3 abstenciones y 4 miembros no votaron.

 

El secretario de la Liga Árabe anunció que se reunirá con el enviado especial, Kofi Annan, el próximo miércoles 7 de marzo en El Cairo, para afinar negociaciones sobre su misión a Siria. El Parlamento kuwaití ha proclamado el apoyo del emirato al Ejército de Siria Libre mientras el Gobierno británico ha anunciado que retira a sus diplomáticos de Damasco, aunque sin romper relaciones diplomáticas por el momento, pero que seguramente seguirá el ejemplo de otros, para tener mayor margen de maniobra en la preparación de una operación de “intervención humanitaria” conjunta con los demás países miembros de la OTAN, claro, esto también dependerá de los resultados finales de las elecciones en Rusia, que, aunque este país no es mimbro del organismo atlantista, tiene el poder de vetar cualquier resolución contra Siria, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, otro punto que incrementa el interés occidental en la designación del próximo presidente ruso.

 

* Analista geopolítico y consultor en Mercadotecnia Política y Opinión Pública

E-mail: albertogomez.consultor@gmail.com