Portal informativo de análisis político y social

VISOR INTERNACIONAL: ¿QUÉ NOS DEPARA EL 2012? (Parte I)

VISOR INTERNACIONAL: ¿QUÉ NOS DEPARA EL 2012? (Parte I)

Ene 7, 2012

Finalmente llegamos al 2012, un año que se espera con ansiedad, esperanza o desasosiego desde hace décadas como un parteaguas en la historia de la humanidad y del planeta en sí.

 

Mucho se ha dicho acerca del año que está iniciando, la previsión de videntes, profetas, ocultistas, estudiosos de las culturas antiguas y de la cosmogonía nos hablan acerca de eventos extraordinarios que 2012 traerá: eventos catastróficos en el planeta, la renovación de la fe espiritual como consecuencia de sucesos nunca antes vistos por el ser humano moderno, la llegada de los mensajeros de las estrellas, la aparición de nuevas realidades antes ocultas a la vista común, el inicio de una nueva era cósmica que marcará una gran diferencia en nuestra esencia como seres universales.

 

Sea lo que fuere que vaya a suceder durante el año que inicia, creamos o no en las visiones chamánicas de las culturas antiguas, lo que es seguro es que será por demás interesante lo que presenciaremos, tanto como seres humanos como entes sociales y políticos en el escenario globalizado.

 

La culminación de una serie de eventos mundiales, condicionados tanto por la naturaleza misma como por el cosmos y la complejidad de la desbordante existencia humana –que ya alcanzó los siete mil millones de almas vivientes– impondrán severas pruebas a quienes habitamos esta preciosa nave interestelar llamada Tierra.

 

En el plano más terrenal y mundano se aproximan importantes elecciones presidenciales no sólo en México sino en otros países que impactan directamente a todo el orbe.

 

En México, las elecciones a celebrarse en julio próximo definirán el rumbo del país durante las siguientes dos décadas, no tanto porque se vaya a perpetuar en el poder el partido político ganador en dichos comicios electorales, sino porque de acuerdo a las políticas que se impongan por el nuevo gobierno a partir del primero de diciembre de este año, podrían mostrar o un verdadero avance progresista hacia la sociedad que todos anhelamos o bien un completo retroceso y sumisión a los más oscuros intereses particulares dentro y fuera del territorio nacional. Este panorama debe obligar a todos los mexicanos a una cavilación y reflexión extraordinaria acerca del futuro como sociedad y como nación ya que, ante el adverso panorama económico y financiero mundial, por ejemplo, se deben tomar medidas que garanticen no sólo la estabilidad macroeconómica, sino más importante aun la microeconómica, ya que de esto dependerá el equilibrio –del que carece el país desde hace décadas– entre la sociedad civil y el Gobierno, con el resultante grado de gobernabilidad que se pueda o reconquistar o seguir perdiendo, como consecuencia de la recuperación de la confianza en el sistema político y del Estado, o bien en su total descrédito y el probable derrocamiento irrefrenable de las instituciones públicas por una sociedad enfurecida y hastiada de la voracidad, desatino y desaciertos de un porcentaje mínimo de individuos y familias que pretenden seguir manteniendo las canonjías y privilegios con que han sido cobijados desde hace muchas décadas a costa del padecimiento del 99 por ciento de quienes no pertenecen a estos selectos grupos.

 

Lo anterior no es privativo de México únicamente, es una situación que prevalece en la mayor parte del mundo, sobre todo en el hemisferio sur, donde se concentra la mayor parte de la pobreza y desigualdad en el mundo, pero que donde también, irónicamente, abundan la mayor parte de los recursos y riqueza de origen natural, a la que ese menos del uno por ciento mundial aspira a poseer absolutamente.

 

En otras latitudes, la definición del rumbo de otras sociedades estará en juego este mismo año; tal es el caso de Estados Unidos, Francia, Rusia y China en el plano de las superpotencias; Venezuela –a la que habrá que poner especial atención–, República Dominicana, Puerto Rico, Senegal, Serbia, Kenia, Hong Kong, Rumania, Corea del Sur, Madagascar, Kazajistán, Ucrania, India, Bélgica, Chile, Grecia y Egipto son otros que habrán de celebrar elecciones presidenciales y legislativas.

 

En América Latina cobra especial atención las de dos países en particular: Estados Unidos y Venezuela.

 

En Estados Unidos los resultados de las primarias (elecciones realizadas al interior de los partidos políticos para la elección de sus candidatos) del partido Republicano, el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney es el precandidato que comienza a despuntar en la carrera por la candidatura de su partido, llevando una considerable ventaja, hasta este momento, sobre su más cercano competidor, el congresista por Texas, Ron Paul.

 

Hasta hoy, quedan únicamente seis contendientes en el partido Republicano por la nominación de la candidatura de ese partido para reñir la elección presidencial al actual ocupante de la Casa Blanca, Barack Obama. De esos seis –Romney, Paul, Gingrich, Huntsman, Santorum y Perry– Romney es hasta el inicio de las primarias en Iowa –donde ganó por un amplio margen- y próximamente en New Hampshire, quien lleva la mayor ventaja. Los seis aspirantes a la designación republicana son ultraconservadores, a excepción de Ron Paul.

 

El duro revés que sufrieron los republicanos a finales del 2011 en materia legislativa y el anuncio el viernes 6 de enero de la disminución del desempleo en Estados Unidos, le ha dado un respiro importante al partido Demócrata y a Barack Obama rumbo a la carrera de su reelección; aunque el panorama no se presenta para nada fácil para él dados los pobres resultados en materia de economía, el anuncio de los recortes al gasto militar y el regreso de tropas estadounidenses a su país, le han valido al actual presidente un leve resquicio para sus intenciones de ser reelecto como presidente. Sin embargo, se necesitará mucho más que eso para reconquistar a los votantes para noviembre próximo.

 

Seguramente se verá, al respecto de Estados Unidos, nuevas medidas económicas mucho más amplias y radicales que permitan subsanar –o al menos en la mera intención quedará– su golpeada economía, así como su intervención y protagonismo en temas sensibles y delicados a la opinión pública mundial, por ejemplo respecto a la crisis de la Unión Europea, que aunque sólo se ha visto en el aspecto económico y financiero, se avizora una profunda crisis social y de gobernabilidad, dada la delicada situación por la que atraviesan la mayoría de sus países integrantes y que amenaza con agravarse y convertirse en conflictos que harán tambalear la permanencia de la Unión Europea, una bomba de tiempo que es mucho muy complicada de desactivar dados los escenarios que ahora se presentan y que no se adivinan soluciones concretas a largo plazo que puedan contener la avalancha de protestas que continúan creciendo entre los ciudadanos del “viejo” continente.

 

Los resultados en el manejo de la economía y finanzas de los países europeos complican mucho el escenario electoral de Francia donde Nicolás Sarkozy, que buscará su reelección, ha perdido muchas simpatías de los franceses, quienes entre otras cosas, no vieron con buenos ojos la intervención de las Fuerzas Armadas francesas en el conflicto en Libia, que desencadenó el derrocamiento y asesinato de su auténtico líder, Muammar Gadafi. Sin embargo, aunque los resultados no han sido los más óptimos, Sarkozy se presenta como uno de los principales candidatos a la presidencia tras el escándalo sexual de quien fuera el favorito para ocupar la máxima dirigencia del país galo, Dominique Strauss-Kahn, ex director del Fondo Monetario Internacional –una puesta en escena por demás burda que buscaba lo que consiguió, sacarlo de la carrera presidencial–.

 

En Rusia, lo que parecía un terso camino a la presidencia para el actual primer ministro Vladimir Putin (ex presidente en dos períodos anteriores), se complicó a partir de los resultados de las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre pasado, cuando se denunciaron actos fraudulentos que beneficiaron al partido en el poder, Rusia Unida, dándole la mayoría en el parlamento, lo que provocó tumultuarias manifestaciones de protesta contra el proceso y el gobierno del actual presidente Dimitri Medvedev…

 

Continuará…

E-mail: albertogomez.consultor@gmail.com