Portal informativo de análisis político y social

VISOR INTERNACIONAL: SEÑUELOS ELECTORALES EN ESTADOS UNIDOS

VISOR INTERNACIONAL: SEÑUELOS ELECTORALES EN ESTADOS UNIDOS

Mar 24, 2012

La carrera por la postulación republicana a la Presidencia de los Estados Unidos sigue su marcha; los resultados hasta la votación del martes 20 de marzo en el estado de Illinois son:

Mitt Romney (ex gobernador de Massachusetts): 563 delegados

Rick Santorum (ex senador por el estado de Pennsylvania): 263 delegados

Newt Gingrich (ex presidentes de la Cámara de Representantes): 135 delegados

Ron Paul (Congresista por el estado de Texas): 50 delegados

 

Acorde a lo anterior, el conservador moderado Mitt Romney sigue a la cabeza en los resultados de los votos que podrían convertirlo en el oponente republicano de Barack Obama en los comicios presidenciales a celebrarse en noviembre de 2012. Las elecciones no sólo tienen como campos de batalla a lo tradicional y estrictamente político, sino que aprovechan cualquier espacio coyuntural para generar expectativas y temas que se conviertan en opinión pública.

 

El presidente Barack Obama aprovecha sus gustos y preferencias “terrenales” para tratar de empatizar al público con su ideología política y encauzarlos a su favor, llevando a cabo una ofensiva –que en apariencia no lo es– vislumbrando como su probable oponente republicano al ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney.

 

Los asesores de imagen de Obama ven en los deportes una oportunidad que consideran importante frente a la imagen de Romney, ya que el actual presidente siempre ha mostrado su afición en especial por el basquetbol, del que se presume conocedor y así lo publicita por varios medios de comunicación, alimentando esa identidad de ser un norteamericano más, frente a los torpes intentos del precandidato Romney de sacudirse el estereotipo de millonario.

 

También la primera dama estadounidense, Michelle Obama, no deja pasar oportunidad de apoyar a su esposo tanto en eventos privados como en apariciones públicas, como la de hace unos días en el programa televisivo “Late Show with David Letterman” (uno de los programas más vistos a nivel nacional en prime time) que estuvo como invitada y en el que reafirmó su identidad como una ciudadana norteamericana promedio, que hace lo que todo mundo, como ir de compras a las tiendas más conocidas, como Target, y como evidencia, se mostraron al aire fotos de ella en el establecimiento comercial, casualmente.

 

Obama, dentro del juego de estrategias con el que busca posicionarse favorablemente entre los electores, sobre todo ante los contextos adversos con los que llegará a la elección presidencial –la invariable mala situación económica del país, las guerras antipopulares en las que Estados Unidos sigue metido como en Afganistán y Paquistán, etcétera–, toma todas las oportunidades que puedan significar la suma de simpatías y voluntades, incluídas, por supuesto, las de las minorías étnico-raciales. En los recientes días ha tomado como causa propia el asunto de Trayvon Martin, un joven afroamericano de 17 años asesinado a tiros en febrero pasado en la ciudad de Sanford, Florida.

 

El homicida de Trayvon, George Zimmerman, un hombre de 28 años que actúa como vigilante voluntario de su vecindario, alega que tuvo razones para sospechar que el joven Martin era un delincuente después de haberlo seguido durante un rato por las calles en las que últimamente los actos criminales han aumentado. Después de interceptarlo y liarse a golpes con él, sacó su arma y le disparó a mansalva.

 

El suceso levantó una gran polémica en la opinión pública de Florida, ya que el agresor, Zimmerman, salió libre bajo la ley conocida como “Stand Your Ground” (“Defiende tu Posición”), aprobada hace algunos años en el Estado, la cual brinda el beneficio de la duda a una persona que alega defensa propia, sin importar si el homicidio tuvo lugar en la calle, en un auto o en un bar –no sólo en la propiedad de quien lo hizo, como se cita en la mayoría de las leyes restrictivas al respecto–. En Florida, si las personas sienten que están en peligro inminente de ser asesinadas o gravemente heridas no tienen que rendirse o retirarse, tienen el derecho de “defender su posición” y protegerse a sí mismos.

 

El viernes 23, el presidente Obama, hizo declaraciones al respecto del caso del joven Trayvon Martin, hablando en términos personales de cómo el asesinato del joven de 17 años lo había afectado. Esto lo dijo en el marco del anuncio oficial de la Casa Blanca que designa a Jim Yong Kim como presidente del Banco Mundial a partir de junio, en sucesión al actual dirigente del organismo internacional Robert Zoellick, quien dejará el cargo al término de su período de cinco años.

 

“Creo que cada padre en América (Estados Unidos) debe poder entender por qué es absolutamente imperativo que investiguemos cada aspecto de esto”, refiriéndose al caso Martin; “Todos nosotros debemos hacer un análisis de conciencia para descifrar cómo algo así sucedió”.

 

“Obviamente, es una tragedia. Sólo puedo imaginar por lo que estos padres están pasando”, dijo con el rostro adusto. “Cuando pienso en este muchacho, pienso en mis propios hijos”. Las expresiones más fuertes fueron al final de su declaración, dirigiéndose a los padres del joven Martin: “Ustedes saben, si tuviera un hijo, se vería como Trayvon”, dijo Obama haciendo una leve pausa. “Creo que tienen derecho a esperar que todos nosotros, como americanos, tomaremos esto con la seriedad que merece, y que llegaremos al fondo de lo que exactamente sucedió”, (New York Times. 23/3/12).

 

Todo este asunto, si bien es parte de su responsabilidad como presidente del país, también está montado con fines político-electorales ya que, analizándolo con una visión más amplia, se debe de tomar en cuenta el lugar en el que estos hechos se dieron: Florida, un estado tradicionalmente republicano –hay que recordar que la elección de George W. Bush se decidió con el voto de ese estado, cuando su hermano Jeb era gobernador– en el que Obama busca señalar fallas en su sistema de justicia, esto para sumarlo a favor de los demócratas.

 

Y como las minorías étnico-raciales tienen el gran poder de decidir el triunfo en los comicios presidenciales de noviembre –como sucedió con el triunfo de Obama en el 2008–, Jeb Bush, el ex gobernador de Florida, ha propuesto que si Mitt Romney se convierte en el candidato republicano a la presidencia –que es lo más probable– elija al senador cubanoamericano Marco Rubio como su compañero en la vicepresidencia, y se convertiría en el primer candidato de origen hispano a la vicepresidencia.

 

Estas acciones demuestran cómo se llevan a cabo los entretejes de la política estadounidense, donde ambos partidos, Demócrata y Republicano, buscan sacar ventaja de todos los sucesos, actores y circunstancias posibles, haciendo de ello un gran circo –como lo es la política–.

 

Las pistas del circo político no sólo sirven como espacios de exhibición de estrategias y argucias, sino también cumplen una función distractora para evitar que la opinión pública se vuelque sobre temas delicados y que pocos se enteran o imaginan que suceden o se traman. En este contexto político-circense estadounidense, tienen especial relevancia a futuro algunos hechos, como la conspiración que se maquina en el Congreso en contra de la Primera Enmienda.

 

La Ley HR 345, conocida como “Federal Restricted Buildings and Grounds Improvement Act of 2011” o Ley de Traspaso o del Fin de la Libertad de Expresión, convierte en un delito federal, castigado hasta con 10 años de cárcel, el traspasar un área donde se encuentran funcionarios del gobierno o se realizan funciones del gobierno y estar implicado en un acto de desorden como lo es una protesta pública. Esta reforma constitucional cuasi conspiracional, fue discutida en semi-secreto en el Congreso, y validada con la firma del presidente Obama el día 9 de marzo, sin que los mass media enteraran de ello a la población.

 

A la hora de la votación en la Cámara de Representantes el 28 de febrero, fue aprobada casi unánimamente con 338 votos a favor y sólo 3 en contra. La Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, prohíbe que el Poder Legislativo haga ley alguna con respecto a la adopción de una religión o prohíba la libertad de culto, de expresión, de prensa, de reunión o de petición.

(…continuará)

 

* Analista geopolítico y consultor en

Mercadotecnia Política y Opinión Pública

E-mail: albertogomez.consultor@gmail.com