Portal informativo de análisis político y social

VISOR INTERNACIONAL: TRIUNFO SOCIALISTA EN FRANCIA

VISOR INTERNACIONAL: TRIUNFO SOCIALISTA EN FRANCIA

May 15, 2012

El resultado de la elección en Francia favoreció al candidato del Partido Socialista, el ahora presidente de la Quinta República Francesa, François Hollande, con un 51.67 por ciento de los votos contra los 48.33 de quien buscaba reelegirse, el ya ex presidente Nicolás Sarkozy. La segunda vuelta electoral se llevó a cabo el domingo 6 de mayo; en esta, los franceses ratificaron su preferencia por el candidato de izquierda.

 

Una vez que se conocieron los resultados de la contienda por el Ministerio del Interior –en Francia no puede haber ningún tipo de pronunciamiento hasta saber el veredicto de boca de las autoridades oficiales– todo fue festejo en la Plaza de la Bastilla, donde se habían congregado los miles de simpatizantes de Hollande. Ahí celebró su triunfo con un mitin y dirigió unas palabras al pueblo francés, diciendo que ha oído la “voluntad de cambio” de la gente y que sus nuevas políticas significarán “un cambio para Europa”.

 

Hollande ponía en duda las políticas de la Unión Europea y de su Banco Central. Ofreció cambios radicales en el papel de Francia como parte del conglomerado de países.

 

El optimismo en Francia se siente en el ambiente; ahora habrá que ver y juzgar si solamente hablaba de cambios para ganar las elecciones o si realmente está dispuesto a llevarlas a cabo. Esto significaría, entre otras cosas, un rompimiento significativo con los banqueros mundiales y algunos gobiernos occidentales, ya que su postura ante los deseos de Washington, por ejemplo, sería totalmente diferente a la de su antecesor, Nicolás Sarkozy.

 

No obstante la alta participación ciudadana en las votaciones –más del 80 por ciento–, también son significativos los 2.13 millones de votos en blanco o nulos, reflejando la inconformidad hacia los políticos y partidos vigentes, pero preocupados por el destino de su país.

 

François Gérard Georges Nicolas Hollande, nacido en Ruan, Sena Marítimo, el 12 de agosto de 1954, es el 24º. Presidente de la República Francesa. Es el actual presidente de su partido, el Socialista y, entre 1997 y 2008 ostento el cargo de primer secretario.

 

Hasta 2007 fue cónyuge de la también política francesa de izquierda Ségolène Royal, quien contendió por la presidencia de Francia frente a Sarkozy en el 2007. El padre de Hollande, médico de profesión, Georges Gustave Hollande, también estuvo interesado en participar en la política, intentando llegar –fallidamente– a la alcandía de su ciudad natal, Ruan.

 

Hollande estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad de París, obteniendo su licenciatura en Derecho. Luego de esto continuó sus estudios en la Escuela de Estudios Superiores de Comercio –una de las principales escuelas de administración de negocios en el mundo– y en el Instituto de Estudios Políticos de París –antiguamente Escuela Libre de Ciencias Políticas–. En 1980 se graduó entre los primeros lugares de su generación en la afamada Escuela Nacional de Administración (École Nationale d’Administration) donde se han formado muchos altos funcionarios del Gobierno de Francia y otros países.

 

Desde su juventud Hollande ya participaba en partidos de izquierda y, desde la década de los 80, inició su carrera en el servicio público en distintos cargos. De 1993 a junio de 1997, fue nombrado asesor letrado y presidente del Club de testigos establecido por iniciativa de Jacques Delors, entonces presidente de la Comisión Europea. En noviembre de 1994 fue nombrado Secretario del Consejo Nacional de Partido Socialista en las cuestiones económicas y un año más tarde secretario nacional de Prensa (Portavoz) hasta octubre de 1995.

 

François Hollande es vicepresidente de la Internacional Socialista desde noviembre de 1999. Fue diputado al Parlamento Europeo de junio a diciembre de 1999 y diputado por Corrèze en junio de 2002.

 

Ha sido concejal de la ciudad de Tulle hasta marzo de 2001. Renunció a su mandato como vicepresidente del Consejo Regional de Limousin (que ocupó desde abril de 1998) en marzo de 2001 después de haber sido elegido alcalde de Tulle en la Corrèze. Siguió siendo alcalde de Tulle hasta marzo de 2008, cuando se convirtió en presidente del Consejo General de Corrèze, después de obtener el 55% de los votos en las elecciones cantonales de marzo de 2008. En las elecciones municipales de marzo de 2008, los socialistas conservaron el control del municipio de Tulle al conseguir la izquierda la victoria en primera ronda.

 

Hace un par de días, Hollande declaró que un día después de su toma de protesta como presidente de Francia, el día 15 de mayo, dará a conocer al equipo humano que lo acompañará en su gobierno. Asimismo, dio a conocer que enseguida del acto protocolario de su investidura, se reunirá con la canciller alemana Angela Merkel –quien por cierto apostaba sus simpatías y apoyo para la reelección de Sarkozy–; será sin duda una reunión interesante en la que, aún sin entrar en ningún tipo de negociaciones, sí se podrán reconocer como iguales y explorar que pueden esperar el uno del otro en un futuro mediato. Es por demás interesante el hecho de que no pasarán ni 24 horas de que el nuevo presidente francés asuma su cargo, cuando tenga su primer encuentro con Merkel.

 

“Por supuesto no será una reunión para tomar decisiones, sino para que se conozcan”, dijo el portavoz del Gobierno alemán Steffen Seibert, en relación a la reunión que sostendrán la conservadora canciller alemana y el socialista francés.

 

Hollande visitará el martes a Merkel, pocas horas después de asumir la presidencia, en un contexto de un caldeado debate en Europa en torno a si las medidas de austeridad impulsadas por Alemania deberían ser sustituidas o suavizadas con políticas dirigidas a generar crecimiento y empleo.

 

Seibert dijo que Merkel quería “oír en detalle las opiniones del presidente francés sobre disciplina fiscal y las medidas para estimular el crecimiento y el empleo, y explicar las convicciones de Alemania y sus opiniones sobre lo que ya ha puesto en marcha Europa desde que el crecimiento se convirtió en un asunto prominente en Europa a finales de año”, (El Financiero, 11/5/2012).

 

Algo que se anticipa de Hollande es su intención de reabrir las negociaciones del pacto fiscal europeo, para buscar mayores oportunidades de crecimiento para su país, en lo que será con seguridad un encontronazo con la canciller alemana, quien se manifiesta contraria a una renegociación. Sin duda, el nuevo presidente francés tiene una visión muy distinta de hacia dónde quiere dirigir a su pueblo, contraria a la gestionada por el anterior gobierno de Sarkozy. Ya se verá si Merkel puede enseñarle algo de “austeridad” a Hollande como fórmula para salir de la grave recesión, resultado de la crisis económico-financiera que aqueja al continente europeo desde hace ya un par de años.

 

François Hollande, recién iniciará su gestión y ya tiene una apretada agenda de visitas de trabajo. Sólo unos días después de su reunión con Merkel, tendrá su primera visita oficial a Estados Unidos, donde se realizará la reunión del G-8 en Camp David; seguido de esto continuará a Chicago, Illinois, para la cumbre de la OTAN, donde dijo que anunciaría el retiro de las tropas francesas de Afganistán a finales de este año (Der Spiegel, 7/5/2012).

 

En su país, también tendrá apenas tiempo de seguir maniobrando como presidente de su partido, el Socialista, para prepararse para las elecciones legislativas en junio, donde será vital que los socialistas obtengan la mayoría, para que Hollande pueda maniobrar libremente en su gobierno y tener la factibilidad de llevar a cabo las grandes reformas que promovió durante su campaña electoral.

 

Aunque el nuevo presidente francés, François Hollande, no goza de tanta popularidad como cuando el anterior presidente socialista, François Mitterand, asumió el cargo en 1981 –quien se mantuvo durante 14 años en el poder–, la esperanza de los franceses está puesta en las manos del izquierdista, buscando que las condiciones de vida del pueblo galo, puedan mejorar en un tiempo definido y de manera real. Las primeras acciones de Hollande como dirigente del país, determinarán el triunfo o derrota del Partido Socialista en los comicios de junio, que serán definitorios no sólo para Francia, sino que influirán en el sentir y pensar europeo, ya que todos los pobladores del “viejo” continente, buscan desesperadamente una salida para mejorar sus actuales condiciones de vida. Ya se verá.

 

* Académico, analista geopolítico y consultor en Mercadotecnia Política y Opinión Pública

E-mail: albertogomez.consultor@gmail.com