Portal informativo de análisis político y social

VOLVER A EMPEZAR: EL CHANTAJE DE BELTRONES

VOLVER A EMPEZAR: EL CHANTAJE DE BELTRONES

Nov 12, 2011

 

Por Manuel Espino

El más reciente acto escenográfico de Manlio Fabio Beltrones, la presentación de su texto “El futuro es hoy”, lanzó dos claros mensajes a la clase política mexicana. El más evidente se dio a través de los medios y se puede considerar positivo para su causa: el acto tuvo una buena cobertura por parte de la prensa, que principalmente consignó el hecho de que tres políticos veteranos de gran simbolismo en sus respectivos partidos hayan estado presentes.

 

No obstante, en el terreno de la real politik, se dio un análisis nada halagador para Beltrones: se le vio solo, aislado y falto de acompañamiento político. Las personalidades que habrán de definir la candidatura presidencial de su partido marcaron una distancia clara y contundente.

 

En el evento sólo se apersonaron su amigo Francisco Labastida y algunos de sus compañeros senadores, no más de una decena y de diversos partidos, ni siquiera se les pudo considerar un bloque priísta. En general no se presentó un grupo suficientemente grande o poderoso para configurar —en el cifrado lenguaje del arcaico PRI que representa Beltrones— una señal significativa de que Manlio cuenta con un respaldo político de peso. Si “el futuro es hoy”, la preocupación de Beltrones debe ser tan grande como su anticipada derrota política.

 

Una última carta por jugar: el chantaje político

En el PRI se repite de manera sistemática, como un dogma, que su camino a Los Pinos sólo puede ser obstaculizado por una ruptura interna. Aun cuando no se esté de acuerdo con dicho análisis, es de reconocerse la sutil habilidad de Beltrones para capitalizar ese miedo de sus compañeros de partido.

 

Ya quedó sepultada la posibilidad de que el sonorense sea candidato presidencial. Él lo supo antes que cualquier otro. Su imagen oscura acabó por hundir un proyecto en el cual trabajó durante años. Además, fue decisivo el daño que le causó el haber sido una de las apuestas de Felipe Calderón, su gran empoderador, con el que ha colaborado estrechamente.

 

Sus esfuerzos por llamar la atención y presentarse como estadista no lo han hecho avanzar en las encuestas, mucho menos han aumentado su fuerza dentro del PRI. Una campaña comunicacional, por hábil y bien diseñada que sea, no es capaz de reescribir la historia.

 

No obstante, con sus oscuras habilidades, sigue generando elementos para presionar a su propio partido y acaparar la mayor cantidad de poder durante el 2012. Con una actitud que raya en el chantaje, hoy se presenta como el único priísta capaz de garantizar la unidad.  Esa jugada —considerada alevosa por muchos de sus correligionarios— ciertamente está generando unidad dentro del PRI. Desgraciadamente para Beltrones, esa unidad es en su contra.

 

http://www.twitter.com/ManuelEspino

E-mail: manuelespino@hotmail.com