Portal informativo de análisis político y social

Volver a empezar: Larrazábal y la indignación

Volver a empezar: Larrazábal y la indignación

Mar 3, 2012

“Creo en los principios de Acción Nacional porque esos no cambian, pero ya no creo en sus dirigentes, que han traicionado esos principios y defraudado la esperanza de millones de mexicanos de tener un país limpio del cual nos podamos sentir orgullosos. La historia los juzgará a ustedes. Nosotros ya lo hicimos”.

 

Esas palabras dirigidas a Gustavo Madero no son mías, pero las suscribo. Las escribió pocos días atrás el panista neolonés Alejandro Páez Aragón, ex alcalde de San Pedro, en una carta de renuncia a Acción Nacional. “He tomado esta decisión porque tanto usted, en su carácter de Presidente del partido, como el Comité Ejecutivo Nacional, han decidido solapar, condonar y premiar las acciones corruptas de funcionarios panistas como Fernando Larrazábal y Raúl Gracia al designarlos como candidatos plurinominales”, añadió Páez.

 

Como él, miles de panistas probos han expresado su indignación por estos “premios” de la cúpula de Acción Nacional a personas severamente cuestionadas. De hecho, en el caso de Larrazábal es aún más evidente este indebido favoritismo si consideramos el “escándalo de los quesos Oaxaca” en el que se vio involucrado su hermano.

 

Los cuestionamientos se recrudecieron tanto que el 5 de septiembre de  2011 el CEN del PAN solicitó a Larrazábal dejar su cargo para facilitar que se investigara si efectivamente se verificó un chantaje a dueños de casinos. Cuando éste se negó, Gustavo Madero afirmó públicamente que “adoptó una decisión que se aleja de la visión del PAN en cuanto a privilegiar la legalidad, el Estado de Derecho y la transparencia, así como el combate a la corrupción”, según publicó un diario nacional.

 

Sumemos a ese escándalo de corrupción lo denunciado en un desplegado que publicaron un grupo de panistas: “En diciembre el propio CEN del PAN señaló a Larrazábal y a Gracia, junto con Víctor Fuentes y Brenda Velázquez, como responsables de una manipulación del padrón de militantes, y ahora los premia con candidaturas”.

 

¿Cómo se explica entonces que ahora la cúpula blanquiazul le otorgue fuero, poder y recursos a Larrazábal con los cuales seguramente será uno de los posibles candidatos a gobernador de Nuevo León? ¿Cómo podrán ver a la cara a los panistas Gustavo Madero, los miembros del CEN y quien verdaderamente manda en Acción Nacional, Felipe Calderón?

 

Deterioro de la actividad política

Las protestas por estas designaciones han rebasado el ámbito de lo local y han tenido eco en todas las regiones del país. Incluso la candidata del PAN al gobierno de la Ciudad de México, Isabel  Miranda de Wallace, declaró con toda contundencia que “Larrazábal es una vergüenza para el PAN”. Panistas de gran prestigio han renunciado a su militancia por este lamentable caso. También se presentaron unos 30 juicios para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, conocido como TRIFE.

 

Son este tipo de situaciones las que hacen al ciudadano decepcionarse de la actividad política, sumirse en la apatía y el desencanto cívico. Habrá una cara factura que se pagará con altas cotas de abstencionismo electoral y voto de castigo para Acción Nacional. Por la conducta que ha asumido la cúpula panista dominada por Calderón, resulta muy difícil creer que se pueda enmendar el rumbo. Por ello, para los panistas que siguen creyendo en una política de principios y valores, sólo queda un camino: volver a empezar.

 

E-mail: manuelespino@hotmail.com

www.Twitter.com/ManuelEspino