Portal informativo de análisis político y social

VOLVER A EMPEZAR: VÁZQUEZ MOTA EN EL ITAM

VOLVER A EMPEZAR: VÁZQUEZ MOTA EN EL ITAM

Mar 17, 2012

En el cuartel de campaña de Josefina Vázquez Mota muchos han de estar recordando el conocido refrán de “mal comienza la semana para quien lo ahorcan en lunes”, a raíz de los altos costos políticos que se tuvieron que pagar tras el autogol que su equipo perpetró en el Estadio Azul.

 

Al parecer esa onerosa lección no fue aprendida. En el siguiente acto público la candidata cometió un desliz verbal que generó una oleada de críticas: ante alumnos del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) hizo el chiste “no soy perfecta, estudié en la IBERO”, lo cual ofendió a sus compañeros de alma mater y dio pie a reacciones tan airadas como numerosas. En consecuencia, se vio obligada a ofrecer una disculpa pública y a presentar, una vez más, un rostro contrito ante los medios de comunicación. Dos eventos, dos yerros, dos disculpas.

 

Discurso complaciente

Este segundo error obedece más a una ausencia de congruencia por parte de la candidata que a una falla en el equipo de campaña, como podría considerarse el primero. En diversos momentos de su vida política, Josefina Vázquez Mota ha mostrado una tendencia a “endulzar” de tal manera su discurso que lo vuelve dúctil y complaciente.

 

Eso es lo que para buena suerte de sus adversarios le sucedió en el ITAM: con tal de arrancar una carcajada a la audiencia, de ser solícita y “conectar” con trucos emocionales, más que con la fuerza de las ideas, es capaz de hacer planteamientos ante un público que ante otro serían completamente inadecuados.

 

A este intento por quedar bien en todos lados, sin importar golpear a quien no se encuentre presente, se suma una indefinición en temas que puedan generar polémica. Lo que coloquialmente se conoce como “nadar de muertito”.  Lamentablemente para el desarrollo del proceso electoral, al no presentar posiciones firmes y claras en los temas torales de la vida nacional las campañas se convierten en un concurso de personalidades.

 

Con este enfoque, se observan las sonrisas, pero no se valoran las propuestas; se sopesa la simpatía mas no la visión de Estado; se vota por el género o la belleza física, pero no por un proyecto. Se entra, en síntesis, en el imperio de la política superficial. Ojalá que, por el bien de su causa y de la mejor marcha del proceso electoral, al comenzar formalmente las campañas Josefina Vázquez Mota ya cuente con un discurso pulido, consolidado y blindando ante potenciales riesgos. Damos un voto de confianza en que así será.

 

La hora de las definiciones
Bien harían los candidatos, todos, en dejar de lado las ambigüedades discursivas, los gestos teatrales para complacer a la tribuna y las actitudes complacientes con el público en turno. México requiere hoy líderes de una pieza, no acomodaticios, que valoren mucho más las convicciones firmes que el chiste fácil. Comediantes sobran, lo que falta son mujeres y hombres capaces de sostener sus ideas incluso en la tormenta de una polémica.

 

La congruencia de un candidato no sólo es benéfica para el país, también es buena política: así se evitarán estos errores y estos forzados ofrecimientos de disculpas. Pero, lo que es más importante, se contribuirá a que los mexicanos diseñemos colectivamente nuestro destino comunitario en el gran debate nacional de las campañas políticas.

 

http://www.Twitter.com/ManuelEspino
manuespino@hotmail.com

%d bloggers like this: