Portal informativo de análisis político y social

VUELACERCAS | Charro y su peor campaña

VUELACERCAS | Charro y su peor campaña

Jan 7, 2017

Tras poco más de 20 años de ayuno, el beisbol profesional del mejor nivel en México regresó a Jalisco y así fue como en la campaña 2014-2015 de la Liga Mexicana del Pacífico los Charros de Jalisco llegaron para ocupar el espacio en el corazón de la fanaticada amante del juego de pelota y llegaron como un equipo bien armado, proveniente de Guasave, donde residía la franquicia encabezada entonces por el empresario sinaloense Jaime Castro, destacándose la integración de una espina dorsal conformada por Eduardo “Mosco” Arredondo, José Manuel “Manny” Rodríguez, Jesús “Chuyito” López, Gabriel Gutiérrez, Japhet Amador, Mario Mendoza, Juan Salvador Delgadillo, Marco Antonio Tovar, solo por citar a algunos de los más relevantes peloteros que de la mano del experimentado timonel Juan Navarrete lograron descollar en varias temporadas en las que no obstante no lograron título alguno, quedaron varias ocasiones como subcampeones del circuito, siempre luciendo ese juego bonito e incluso elegante que les daba vida como escuadrón armónico y equilibrado mayormente ganador y habitual participante en las series de postemporada.

Y en esa primera temporada ya convertidos de Algodoneros de Guasave a Charros de Jalisco, el escuadrón realizó un magnífico desempeño logrando el segundo puesto en el standing de la primera vuelta y quedando como líder de la segunda fase del calendario con el mejor palmarés de todos los 8 conjuntos que forman la liga mexicana profesional de invierno, quedándose con el subcampeonato al ser derrotados en forma sorpresiva en la serie final contra Tomateros de Culiacán y originando la “Charromanía” pues la afición se enamoró del equipo y los arropó completamente motivando así el compromiso de hacer cada año un mejor papel y buscar la coronación.

 

 

 

DOS CAMPEONATOS

Charros militó ya una etapa breve en esta liga invernal pero su historia deportiva se destaca en la Liga Mexicana de Beisbol que es la organización que agrupa a los conjuntos que juegan en el verano en plazas del país y en ese universo los albiazules jaliscienses lograron coronarse épicamente en los años 1967 y 1971, lo que por la distancia en el tiempo y el ayuno motivado por la pérdida del equipo que se tuvo que mudar a Oaxaca en 1995, se ha convertido en un merecido anhelo para los aficionados de Los Charros en el Rey de los Deportes.

Tras el subcampeonato obtenido en forma brillante en la campaña del retorno, la siguiente temporada el equipo desmereció bastante y apenas logró pasar de panzazo y en forma vergonzante a la postemporada pues por el peculiar sistema de competencia de la liga debió verse obligado a perder a fin de calificar a playoff pero solo para ser ridículamente barridos en la primera tanda por Águilas de Mexicali en esa época dirigidos por el actual mánager de Charros, el joven Édgar González Sabín quien a la postre obtendría el subcampeonato al coronarse Venados de Mazatlán pero logrando Édgar González el “Galardón Benjamín ‘Cananea’ Reyes” al Mejor Timonel del año en curso.

 

 

 

MÁNAGERS FALLIDOS

Y como es sabido, esta ha sido la peor temporada de las tres, con el fracaso deportivo al no haber podido obtener uno de los 6 espacios disponibles para jugar en postemporada en aras de alcanzar el anhelado título. Tras el incierto paso pleno de altibajos y con la conducción errática de Homar Rojas, Marco Antonio Romero, José Félix Fermín Minaya y Luis Alfonso “Houston” Jiménez, el equipo tuvo una primera vuelta desastrosa y a mediados de la segunda fase del torneo fue traído el actual mánager Édgar González Sabín, quien logró despertar en algunos jugadores al duende que traen por dentro la mayoría de los peloteros que integran el conjunto, trabajando para recuperar paulatinamente la capacidad de integración y desplegar juego alegre con sólido desempeño y ganar algunos encuentros con la honesta entrega y pasión deportiva de varios beisbolistas que jugaron “echando el resto” y “muriéndose en la raya”, peleando fuerte hasta el último out de cada cotejo.

Pero muchos otros peloteros de Charros echaron por la borda el esfuerzo de la directiva por armar un buen escuadrón con el que se aspiraba a luchar por la corona, mostraron apática negligencia afectados de “estrellitis aguda”, contaminando a los otros de su “negativismo crónico”, y aunque algunos comenzaron a sanar, el tiempo no regresó y solo hubo espacio para terminar con menos pena la infausta temporada 2016-2017 de la Liga Mexicana del Pacífico, pues fracasaron en calificar a la fiesta grande, quedando fuera de la postemporada en busca del ansiado título, muriendo para ellos el torneo al concluir la última serie del calendario regular en la que enfrentaron a Tomateros de Culiacán los días 28, 29 y 30 de diciembre.

Los albiazules encontraron ya a total destiempo la imperativa conjunción entre el buen desempeño de los solo 3 buenos lanzadores abridores confiables con que cuenta el escuadrón, que son Daniel Guerrero, Tyler Alexander y Joe Gardner con el adecuado trabajo defensivo minimizando la incidencia de pifias con el guante, despertaron muy tarde del letargo que produjo falta de oportuno bateo para producir anotaciones y ganar encuentros, hallaron tarde la fórmula para un más eficaz trabajo de contención de los serpentineros de relevo y obtener provecho de la labor de cierre, que en la última parte de la segunda vuelta estuvo a cargo del cerrajero ligamayorista Sergio Romo.

Hay que advertir que hasta incluso en la última serie se trajo a un refuerzo para el cuerpo de abridores advirtiéndose potencial en el dominicano Miguel Chalas, además que reapareció Juan Salvador Delgadillo tras lesión y operación pero solo para lanzar poco más de un inning y lucir apenas regular.

 

 

 

LOS PUNTOS POSITIVOS

Pero dentro de la lamentable campaña que fenece hay sin duda varios aspectos positivos y ya que además de haber advertido el pundonor deportivo de algunos cuantos experimentados peloteros buscando abonar en apoyo a la lucha por suplir deficiencias, bajas de juego temporales o lesiones, pugnando por lograr integración de un verdadero equipo, también hubo surgimiento de nuevos elementos que de cuidárseles serán la base del éxito en la temporada próxima y las subsecuentes.

La directiva de Charros debe revisar con base en la más adecuada autocrítica los errores que han causado que los albiazules hayan sufrido tan bajo rendimiento, ya que además de la incapacidad de los primeros cuatro timoneles para motivar a sus peloteros a conformarse en verdadero equipo, salvo excepciones, no hubo acierto en la contratación de los refuerzos y fue demasiada tolerancia hacia varios “estelares” que no correspondieron a la confianza, excelentes salarios y prestaciones otorgadas pues no se esforzaron a cabalidad.

 

 

 

ÉDGAR GONZÁLEZ DEBE SEGUIR

Édgar González deberá ser apoyado para hacer una tarea de fondo, revisando la estrategia para el armado y consolidación del roster, y tras una evaluación objetiva y desapegada de filias y fobias deban sacudirse a los peloteros inútiles incorporando nuevos elementos realmente valiosos para que se eviten fracasos y se reconforme un verdadero equipo, porque la afición anhela y merece ver a sus Charros ganadores y líderes, respetados por mandones y siempre protagonistas en busca del éxito.

Sin duda hay buenos elementos que deben seguir como una buena base de la mano de Édgar González para consolidar desde ahora al equipo que vuelva a ser mayormente mandón y ganador por muchas campañas más, pero hay un clamor amplio en la afición en cuanto a que deberá haber una revisión objetiva y oxigenar al conjunto para que nuevos elementos con hambre de triunfo tomen el lugar de varios peloteros que ya deben de irse a pasear su “estrellitis” a otras franquicias o descansar durante el invierno por ser quizá peloteros de una sola estación.

En contraste con la pobre cosecha deportiva se ha incrementado el éxito en la labor de compenetración social del beisbol, generando el ambiente más sano y familiar de esparcimiento y fomento deportivo, cultural y de valores cívicos en la amplia concurrencia al estadio que da vida y mantiene fuerte a la “Charromanía”.

@salvadorcosio1
opinión.salcosga@hotmail.com