Portal informativo de análisis político y social

VUELACERCAS | Llega a toronto la Osunomanía

VUELACERCAS | Llega a toronto la Osunomanía

Ago 6, 2016

Es muy emocionante apreciar cómo con tesón y determinación a toda prueba, un chamaco mexicano ha logrado triunfar en el máximo beisbol mundial y generar en Toronto la «Osunomanía», ¡es impresionante cómo los niños lo imitan cuando al terminar el juego levanta la mano mirando al cielo y dándole gracias al Ser Superior!

La historia de Roberto Osuna es crónica de cómo se logra un anhelo como el deseo de muchos niños y jóvenes mexicanos que desde chamaquitos sueñan salir de las limitaciones económicas y algún día triunfar haciendo lo que más les gusta para sacar a su familia de las condiciones de bajo ingreso y pobreza. Osuna es ahora un triunfador haciendo lo que más le gusta: jugando beisbol y logrando ser ya todo un ídolo con su equipo los Azulejos de Toronto que juegan en la Liga Americana de la Gran Carpa.

Roberto Osuna nació el 2 de julio de 1995 en el pequeño poblado llamado Juan José Ríos, cercano a la capital del estado de Sinaloa, México, y desde su humilde cuna ha venido mostrando facultades, carácter y temple, avanzando tras aprender a jugar beisbol enseñado por su padre y superando las adversidades.

Osuna fue intervenido quirúrgicamente hace tres años con un pronóstico difícil de recuperación, le realizaron la operación llamada «Tommy John» —nombre mediático con el que se conoce la intervención quirúrgica mediante la cual se realiza la reconstrucción del ligamento colateral medial del codo—, procedimiento clínico que consiste en colocar un injerto para formar de nuevo el ligamento básico de la articulación y que fue realizado en primera ocasión por el afamado médico cirujano traumatólogo ortopedista Frank Jobe, jefe del cuerpo médico de los Dodgers de Los Ángeles, quien intervino exitosamente al famoso lanzador de Grandes Ligas Thomas E. John, en la década de los 70. La inestabilidad del codo es muy dolorosa y limita demasiado el rendimiento de los atletas que necesitan realizar lanzamientos, entre los cuales los lanzadores de beisbol son los más afectados, además de los jugadores de baloncesto y los tenistas.

En apenas su segunda campaña jugando en Grandes Ligas donde debutó precisamente con Toronto el 8 de abril de 2015, el joven Osuna, que recién cumplió sus primeros 21 años de vida, está haciendo historia empujando a su escuadrón Azulejos de Toronto, equipo que tradicionalmente está colocado en las primeras posiciones de la llamada Gran Carpa, en la División Este de la Liga Americana donde comparte la competencia con otros grandes conjuntos de peloteros con gran renombre y tradición como son Orioles de Baltimore, Medias Rojas de Boston y Yankees de Nueva York.

Esta temporada Osuna está enfilado a culminar a tambor batiente y de seguir con el ritmo de juego y ese gran desempeño exitoso como hasta ahora mantiene en calidad de cerrador estelar de su equipo, estará superando con creces los logros obtenidos el año pasado en la campaña de su debut en Grandes Ligas.

En 2015 Osuna participó como relevista lanzando a doña blanca en 69 entradas y dos tercios desde el montículo de las responsabilidades, recibiendo 48 hits y 20 carreras limpias, regalando 16 bases por bola y endilgando 75 ponches, habiendo conseguido 20 salvamentos de igual número de victorias para su equipo, con un excelente porcentaje de efectividad de 2.59 carreras limpias recibidas en promedio por cada nueve innings lanzados.

En esta temporada 2016, los récords al día 4 de agosto muestran que Osuna ha lanzado en 50 innings y un tercio recibiendo solo 31 imparables y admitiendo solamente 10 carreras limpias para una extraordinaria efectividad de solo 1.79 anotaciones impolutas recibidas en promedio cada 9 rollos lanzados, habiendo recetado ya 61 ponches con tan solo regalar a cambio 11 pasaportes, mostrando solo 0.85 en porcentaje de bateo en su contra por los 195 toleteros a los que se ha enfrentado lanzándoles 764 impactos con su brazo derecho, apoyando en forma contundente a su escuadrón salvándole ya 24 ocasiones un número igual de victorias.

Para los amantes del beisbol, el indudable «Rey de los deportes», pero además mexicano, resulta muy emotivo dar seguimiento al esfuerzo de un paisano triunfador en el máximo nivel y apreciar la forma en que la afición canadiense en Toronto adoptó ya al joven serpentinero mexicano, desatando la «Osunomanía», aclamando elocuentemente ya al cerrador sinaloense en cada ocasión que es llamado a ingresar al campo a cumplir su objeto de poner el candado al juego y asegurar la victoria para su equipo, coreando su nombre en medio de la música con que se ameniza el breve video que acompaña su festivo arribo a la lomita de las responsabilidades para cerrar el encuentro victoriosamente.

 

Le dicen «Matata»

 

Dicen las playeras alusivas a Osuna: «Osuna “Matata” es sinónimo de que no hay nada más de qué preocuparse al entrar Roberto a asegurar el triunfo de Azulejos» y es muy grato apreciar la forma en que la fanaticada se le entrega en aplausos y vítores, adquiriendo además ávidamente todos los artículos de vestir que ya se expenden con su nombre e imagen, pero más grato es constatar que el chaval sigue siendo un muchacho serio sin dejar de brindar alegría, disciplinado y noble, pero sobre todo conservando esa sencillez y humildad que los éxitos no le han menoscabado.

Roberto Osuna es ya un triunfador, en este momento el pelotero mexicano más eficaz de los casi 20 activos esta campaña 2016 en las Grandes Ligas. El lanzador sinaloense quizá vista la franela de México en el mundial de beisbol cuya etapa de cuartos de final tendrá en marzo de 2017 como una de sus cuatro sedes a Jalisco, en el estadio de beisbol casa de los Charros de Jalisco, siendo las otras sedes: Tokio, Seúl y Los Ángeles.

¡Bien por Roberto Osuna, joven deportista mexicano que da lustre y brillo al nombre de México!

@salvadorcosio1
opinion.salcosga@hotmail.com