Portal informativo de análisis político y social

VUELACERCAS: México no cumplió expectativas en Clásico Mundial

VUELACERCAS: México no cumplió expectativas en Clásico Mundial

Mar 14, 2017

Por Salvador Cosío Gaona

Un éxito tanto en el aspecto deportivo global, pues lo de México se cuece aparte, como también en cuanto a la organización general y la asistencia de fanáticos en la cuarta edición del Clásico Mundial de Beisbol o «World Baseball Classic» (WBC), el certamen que indudablemente conjunta el mejor beisbol del mundo jugándose a través de la participación de selecciones nacionales.

Con las más de 16 mil butacas del Estadio Panamericano, casa de los Charros de Jalisco de la Liga Mexicana del Pacífico, casi pletóricas, se desahogaron los cotejos ordinarios del serial del torneo que corresponden a la sede del Grupo D.

El pasado jueves 9 de marzo inició con el encuentro entre las selecciones de México e Italia, que fue precedido de una sobria, pero digna y emotiva inauguración con mucho más sabor a beisbol que el innecesario glamour, lanzando la primera bola El Toro Fernando Valenzuela, Carlos Slim y el promotor deportivo y financiero Carlos Bremer, acompañados del coordinador general del WBC en la sede Jalisco, el también empresario Salvador Quirarte Villaseñor, desahogándose entre los días 9 al 12 de marzo los juegos del citado grupo que integraron Venezuela, Puerto Rico, Italia y México.

En tanto, durante el mismo periodo se jugaron en el Marlins Park de la ciudad de Miami las actividades del Grupo C, conformado por los seleccionados de República Dominicana, Canadá, Colombia y Estados Unidos de América, y en el que descollaron los dominicanos, que son los actuales monarcas, que junto con los representantes nacionales del vecino país del norte se calificaron a la siguiente ronda.

LA SORPRESA DE ISRAEL

Del 6 al 10 de marzo se realizaron en Seúl los encuentros del Grupo A que estuvo conformado por Corea del Sur, Taiwán, Holanda e Israel, generando sorpresa que calificasen en forma invicta al ganar sus tres cotejos los israelíes, además de los holandeses que sólo perdieron frente a los hebreos dejando fuera de batalla a los favoritos que eran los de Taipei y los surcoreanos.

Los cotejos del Grupo B fueron del 7 al 11 de marzo en Tokio y no hubo sorpresas, pues pasaron a la siguiente ronda Japón y Cuba dejando fuera a los equipos de Australia y China. Ya están jugándose los juegos de la segunda fase o de Knock Out en el Tokio Dome peleando su pase a las semifinales los equipos de Cuba, Japón, Israel y Holanda.

Como se había anticipado, México no tenía un rival fácil al enfrentarse a Italia en el juego inaugural del Grupo D, y aunque se generó una gran perspectiva de triunfo al considerarse a México superior por la composición de su roster, no fue así y el seleccionado mexicano sucumbió no obstante que la novena mexicana siempre estuvo al frente, pues los italianos nunca se rindieron y aunque el cotejo llegó a la última entrada con clara ventaja de México por 9 carreras a 5 y se esperaba un cómodo cierre y el consecuente festejo por el primer triunfo del escuadrón mexica, los europeos sacaron la garra y terminaron venciendo a los nuestros por 10 timbrazos a 9, dejándolos tendidos en el terreno sin haber podido sacar ni un solo tercio del inning.

ÉDGAR Y SU POLÉMICA CONDUCCIÓN

El abridor Yovani Gallardo, aunque aceptó 4 carreras en casi 5 innings lanzados, dejó el cotejo ganado bien apoyado por su artillería. Para relevar a Gallardo el timonel Édgar González optó por el pelotero de los Mets neoyorquinos Fernando Salas, quien fue atacado a tablazos por los italianos que sin embargo fueron aquietados por los siguientes relevos que fueron Carlos Torres y Vidal Nuño, que cumplieron bien y dieron paso a la maestría de los ligamayoristas Joakim Soria y Sergio Romo, que silenciaron en la séptima y octava entradas a los cañoneros italianos, pero cuando ya se avistaba el triunfo se estropeó la fiesta porque en la novena entrada el cerrador estrella Roberto Osuna fue víctima de arteros cuchillazos del umpire, además que habiéndole encontrado la bola al sinaloense de los Azulejos de Toronto le endilgaron tablazos hilados que además propiciaron sendos errores, inatingencias y mal fario en los lances defensivos debiendo salir Osuna cargando la derrota al aceptar carreras y heredar otras que permitieron la voltereta ante la serpentina del de Nacionales de Washington, Oliver Pérez, consumándose así el triste fracaso del escuadrón mexicano en el primer cotejo, siendo inevitable señalar la polémica conducción del mánager Édgar González y su falta de carácter para exigir solvencia a los umpires, sin escatimar la culpabilidad de los peloteros mexicanos que se dejaron sacar el triunfo de la bolsa quedando tendidos en el campo.

En el que fue un gran festín beisbolero entre los favoritos Venezuela y Puerto Rico, los boricuas apalearon sorpresivamente al trabuco de venezolanos ligamayoristas, pero en otro encuentro Italia cayó ante los venezolanos y México volvió a caer, ahora ante los puertorriqueños, en un encuentro en el que nuevamente iniciaron jugando bien y no pudieron superar los errores y les pesaron además las inconsistencias en el pitcheo y la falta de oportunidad al batear para impulsar carreras.

Habiéndose impuesto también a los italianos los boricuas, el equipo más poderoso del Grupo D y ahora un favorito al título pues pasó invicto a la siguiente ronda, México no aprovechó debidamente la oportunidad de pasar ganándole con amplitud a Venezuela ya que al solo poder vencer al trabuco venezolano por 11-9 perdiendo la ventaja más amplia que llegaron a tener, fueron descalificados acorde a una aplicación polémica del reglamento de competencia para descifrar un empate y se favoreció así a los venezolanos que estarán dilucidando con el equipo de Italia cuál va a la siguiente ronda acompañando a Puerto Rico.

No obstante que México jugó mejor ante Venezuela con muy buena actuación de los lanzadores Luis Rodríguez Mendoza, Oliver Pérez, Carlos Torres y Roberto Osuna, sin ser impropia no fue tan sólida la tarea de Vidal Nuño, Sergio Romo y Jake Sánchez, pues aunque se ganó el juego le permitieron anotaciones a los venezolanos que al final pesaron y provocaron la eliminación, debiendo advertir que aunque funcionó la ofensiva y no hubo errores defensivos, el equipo dejó gente en bases y con ello sin anotar carreras que pudieron haber marcado la diferencia para que México pudiera jugar el desempate.

Es importante destacar la actuación errática y tímida del mánager Édgar González y el disparejo desempeño de muchos peloteros por más que varios de ellos sí cumplieron y descollaron.

Twitter: @salvadorcosio1

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com