Portal informativo de análisis político y social

Vuelacercas: Regreso triunfal de Osuna; brilla con los Astros

Vuelacercas: Regreso triunfal de Osuna; brilla con los Astros

Ago 12, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 141
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    141
    Shares

Por Salvador Cosío Gaona //

Cómo la mítica ave fénix , el serpentinero mexicano José Roberto Osuna Quintero está aprovechando la posibilidad que de repente se le apareció como por arte de magia y un gran faro de luz en el sombrío túnel en cuanto a poderle dar la vuelta a la página e iniciar una nueva etapa en su carrera de liga mayorista, ahora como integrante de los Astros de Houston, campeones de la temporada 2017 de La Liga Americana y dueños de la corona correspondiente al año pasado de La Serie Mundial.

Al concluir el pasado 4 de agosto la suspensión que por 75 cotejos le endilgó a Osuna la Organización de Ligas Mayores (Major League Baseball -MLB), Astros habilitó desde el domingo 5 de agosto en su roster activo al joven lanzador nacido el 7 de febrero de 1995 en el poblado Juan José Ríos del municipio de Ahome, de Guasave, Sinaloa, y el chamaco tardo poco en ser utilizado como responsable de apagar metralla rival lanzando a doña blanca desde la lomita de las responsabilidades para salvaguardar ventaja y posible victoria de dicha novena a la que ya pertenece el sinaloense, que llegó a la poderosa organización houstoniana procedente de Azulejos de Toronto el que había sido su primer y único equipo desde que debutó en Ligas Mayores el 8 de abril de 2015 habiendo tenido un desempeño sobresaliente desde esa fecha y hasta su última aparición con dicha franela el pasado 6 de mayo. 

Los augurios presagiaban dificultades severas para Osuna en tanto no se advertía sencillo pudiera reaparecer sin represalias sociales ante la fanaticada de Toronto, toda vez que la canadiense es una sociedad que ordinariamente expresa franco repudio a las posibles conductas violentas de los deportistas.

Existía además la incertidumbre sobre las condiciones en que podría estar en cuanto a su aptitud físico-atlética y sobre todo en cuanto a su estado de ánimo y de salud mental, siendo la sorpresa que haya sido un equipo tan importante como Astros de Houston el que finalmente haya expresado el interés en Osuna confiando en su calidad como lanzador experto en taponeo tanto por su capacidad en preparación de cierre como para atender la tarea de cerrojero.

Todo ello a pesar de las circunstancias en que se vio envuelto el chaval por la acusación de violencia doméstica, tipo de posible conducta a la que hay también especial sensibilidad y repudio por destacados peloteros que militan en la franquicia del sur de Texas, como el pitcher abridor estelar Justin Verlander y el afamado infielder venezolano José Altuve, sin dejar de advertir que la propia sociedad houstoniana es además sensible ante ese tipo de conductas violentas, lo que finalmente no ha sido obstáculo para que se haya consolidado la integración del monticulista sinaloense a los Astros. 

Roberto Osuna es el lanzador más joven en llegar a 100 salvamentos en Grandes Ligas, con apenas 23 años, y mejor desempeño no pudo haber tenido al debutar con su nuevo equipo ya que inició ganando y luciendo en su nueva etapa enfundado en la franela de los campeones de la última edición de la Serie Mundial pues fue requerido por el Manager A.J. Hinch para hacerse cargo del relevo en la octava entrada del cotejo que Houston enfrentó ante Gigantes de San Francisco el pasado lunes 6 de agosto.

Osuna sacó adelante para su escuadra ese crucial penúltimo inning, despachando en orden a los tres bateadores a los que enfrentó y con tan sólo cinco disparos a la registradora sin recibir hit ni carrera mostrando que logró preservar su fortaleza y habilidad plena como poderoso e inteligente serpentinero taponero a pesar de no haber lanzado desde el pasado 6 de mayo en un juego oficial en el más alto nivel del béisbol profesional.

El joven lanzador sinaloense mostró reciedumbre ante algunos leves abucheos con los que fue recibido por una parte de la afición californiana presente en el estadio de Los Gigantes, dejando claro que también surtió efectos el trabajo de apoyo a la salud mental y fortaleza psicológica que seguramente debió haber recibido tras que le involucraron en el presunto episodio de violencia doméstica que aún está en etapa de revisión por las autoridades canadienses y del que poco realmente se sabe en cuanto a lo que podría ser la realidad y por ende resulta demasiado difícil convertirnos en jueces, debiendo dejar esa definición a las autoridades competentes y enfocarnos ahora al rendimiento deportivo del habilidoso lanzador mexicano, que tuvo el temple suficiente para no solamente salir airoso de la que no se auguraba fácil encomienda al entrar al juego en esa octava entrada.

El joven pelotero mostró su capacidad deportiva y acalló las incipientes críticas que se levantaron en razón de su contratación por la directiva de los Astros de Houston al traerlo desde Azulejos de Toronto a cambio de tres peloteros en una transacción que sin duda convino tanto a Houston como a Toronto pero especialmente al propio Osuna, para quien era mucho muy incierto cómo sería recibido por la afición canadiense tras la andanada mediática en su contra a partir del presunto incidente del que se le incriminó y por el cual ya el chaval purgó una larga suspensión de 75 partidos, sin que por ello haya aceptado nunca su culpabilidad y el caso está aún en proceso de indagatoria previo a la resolución por autoridades judiciales.

Osuna no se arredró, se proyectó cómo el poderoso taponero inteligente y hábil que es, experimentado a pesar de su corta edad y apenas estar en su cuarta temporada como liga mayorista, y con el exitoso desempeño que mostró en su primera aparición con Houston en el ATT Park de Los Gigantes de San Francisco, le dio a la directiva de su nuevo equipo y al que ahora es su timonel A.J.Hinch la justificación del haberlo contratado a pesar de las circunstancias adversas en que estaba inmerso y la incertidumbre


El chamaco no se achicopaló ni fue víctima de miedo escénico y con determinación y agallas subió a la lomita de las responsabilidades con el ánimo resuelto a obtener éxito y empezar a labrar una buena senda para seguir adelante con éxito en su trayectoria dentro de la gran carpa y todo le resultó afortunado en su retorno: contuvo a la artillería del equipo contrario, dominando con firmeza a los tres toleteros que enfrentó, contó con gran apoyo de los bateadores de su escuadra que remontaron la desventaja en el marcador, además que fue sacado del juego en forma oportuna para no arriesgarlo tras la gran actuación en la entrada que despachó atinadamente y por si fuera poco tuvo en su ahora compañero de staff el cerrador dominicano Héctor Rondón al mejor aliado pues impuso un férreo cerrojo en el noveno y último inning para que en consecuencia se le acreditare a Osuna la victoria, que en términos estadísticos y de imagen resulta bastante más espectacular que el anotarse el salvamento.

Osuna ya ha tenido más apariciones y ha consolidado ante la afición en casa de Astros su gran calidad y está claro que será útil a su nueva escuadra y habrá que ver cuál será el nuevo papel que tendrá a su cargo en Astros, si compartirá alternadamente con Rondón la responsabilidad de los cierres o estará destinado a la preparación del cerrojo, lo que sin duda será una decisión que pronto deberá tomar el piloto Hinch y sobre de ello veremos cuál será la característica y periodicidad de su desempeño así como los logros y récords que podrá aspirar a lograr, que en esta campaña ya no serán muchos, pero a cambio, al estar ahora en un conjunto solido como Astros, deberá entender que más que récords personales tendrá la satisfacción de compartir los lauros que logre su novena, entre ellos quizá repetir cómo campeones de la Liga Americana y de La Serie Mundial.

Twitter: @salvadorcosio1

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com


Compartir en redes sociales:
  • 141
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    141
    Shares
468 ad