Portal informativo de análisis político y social

Vuelacercas: Resbala México en la Serie del Caribe; gran éxito logístico y mal resultado deportivo

Vuelacercas: Resbala México en la Serie del Caribe; gran éxito logístico y mal resultado deportivo

Feb 5, 2018

Por Salvador Cosío Gaona //

La efervescencia que han causado la realización en Jalisco de una etapa del Clásico Mundial de Béisbol a principios de marzo de 2017 ,que fue sin duda un muy exitoso evento excelentemente organizado y brillante en cuanto a los aspectos logístico, financiero y de impacto socioeconómico-aunque México no pudo calificar a las finales desahogadas en San Diego y Los Ángeles, California-, así como el que se esté desarrollando ahora aquí la Sexagésima Edición de La Serie del Caribe, cuya organización está también resultando sumamente eficaz y lucida, son motivos para justificar como algo cierto lo que se maneja como un slogan publicitario: Jalisco es la capital del Rey de los Deportes en América Latina.

Existe aquí la capacidad comprobada para que se escenifiquen los eventos de corte mundial siendo garantía de éxito tanto en la operación general como en la asistencia del público. Por más que haya que lamentar que de nuevo no hay el mismo éxito deportivo para los seleccionados que compiten representando a México, como aconteciere en el Clásico Mundial beisbolero y ahora también en el marco del máximo certamen de béisbol profesional latinoamericano disputado por selecciones de peloteros integrados a los equipos que conforman las ligas profesionales jugando beisbol en invierno en República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico, Cuba y por supuesto México.

Y así fue como en el marco de un gran ambiente y la presencia de muchos aficionados provenientes de diversas regiones de nuestro México, así como de República Dominicana y Puerto Rico, de Venezuela, Cuba y varias otras naciones del Continente Americano, inició el pasado viernes 2 de febrero en el Estadio Panamericano de Beisbol, casa de los Charros de Jalisco, la fiesta máxima del juego de pelota en Latinoamérica: la Sexagésima Edición de la Serie del Caribe correspondiente a 2018, cuyos 13 cotejos se están desahogando entre el pasado viernes 2 y el jueves 8 de este aun joven febrero.

INAUGURACIÓN DE PRIMER MUNDO

La ceremonia de inauguración formal del torneo, presenciada por decenas de miles de aficionados colmando el recinto beisbolero de la Colonia Tepeyac, en Zapopan, resultó tan grata, festiva y solemne como se esperaba, con presencia de relevantes personajes destacando el ovacionado ex presidente de Estados Unidos de América, Bill Clinton, así como distinguidos beisbolistas y exponentes de otras disciplinas deportivas, con atinada organización y gran lucimiento en espectáculo, dando paso al juego nocturno, estelar en el marco inaugural del serial caribeño, entre los equipos de Puerto Rico y México, cotejo que como sabemos perdió la selección de nuestro país, abollando la fiesta inaugural.

LA SELECCIÓN DE MÉXICO
El equipo mexicano fue integrado por la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) que preside el sonorense Omar Canizales, tiene como mánager al polémico Romar Benjamín Gil, quien recién condujo a Tomateros de Culiacán al campeonato de la campaña 2017-2018 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) nuestro máximo circuito de beisbol profesional jugándose en invierno, y el roster de 28 peloteros está conformado por 12 jugadores pertenecientes a la organización Culichi y 16 provenientes de otros equipos de la LMP y está integrado así: son dos los receptores: Sebastián Valle (Cañeros de Los Mochis) y Gabriel Gutiérrez Beltrán (Charros de Jalisco); siendo ocho los infielders o jugadores de cuadro: Joey Meneses, Issmael Salas, Ronier Mustelier, Alfredo Amezaga —los cuatro de Tomateros—, así como Fernando Pérez (Naranjeros de Hermosillo), Jesús “Jesse” Castillo Montaño (Mayos de Navojoa), Walter Ibarra (Águilas de Mexicali) y Japhet Amador (Charros); en tanto sólo hay cuatro outfielders o jardineros y son: Sebastián Elizalde y Rico Noel —ambos de Culiacán—, así como Chris Roberson (Mexicali) y Justin Greene (Yaquis de Ciudad Obregón); y 14 los lanzadores, que son: Edgar González, Héctor Daniel Rodríguez, Derrick Loop, Casey Coleman, Aldo Montes y Jesús Castillo —los seis de Tomateros—, además de Rolando Valdez, Sergio Mitre, Ryan Kussmaul y Miguel Peña —los 4 de Mexicali—, además de Nick Struck (Venados de Mazatlán), Daniel Moskos e Isidro Márquez (ambos de Mayos), y Barry Enright (Naranjeros). Es el seleccionado que no ha logrado brillar en los primeros tres cotejos que ha enfrentado, perdiendo en medio de inconsistencias y errores tanto del manager Benjamin Gil como de los peloteros, sucumbiendo ante Puerto Rico, así como frente a Cuba y al cotejarse con Venezuela.

LAS AUSENCIAS DE MÉXICO
Hay ausencias notables para México, como son los serpentineros zurdos Anthony Vásquez, Amílcar Gaxiola y Oliver Pérez, así como el catcher Román Alí Solís, todos de Culiacán, siendo que los tres primeros buscan un espacio en equipos de Grandes Ligas y están por arribar a los campamentos del entrenamiento primaveral previo al inicio de la temporada 2018 de la Gran Carpa y el estelar Oliver Pérez no tuvo permiso de su organización, los Nacionales de Washington, además ausente Héctor Velázquez Aguilar, de Mayos en la LMP, y a quien no le dio oportunidad de jugar ahora su equipo de Grandes Ligas, los Medias Rojas de Boston.

También se extraña la ausencia de algunos peloteros que se especula podrían haber sido más útiles para el equipo mexicano que algunos de los concitados por la LMP, como es el caso del infielder Paul León y el jardinero Alex González, ambos de Navojoa, así como varios de Charros, entre ellos el segunda base José Manuel “Manny” Rodríguez Espinosa, el antesalista Agustín Murillo Pineda, el lanzador zurdo Tyler Alexander, habiendo trascendido desde antes ya que no estaría convocado el espectacular serpentinero cerrador ligamayorista Sergio Romo, al parecer extrañamente vetado por la alta dirigencia de la LMP y no obstante que el pelotón distintivo de México que armó la dirigencia encabezada por Canizales tiene buena consistencia, para enfrentar a las poderosas novenas de los países participantes en la Serie del Caribe, todas ellas reales potencias beisboleras, debió haberse concitado a los mejores peloteros del momento en cuanto a calidad, experiencia y condición físico atlética y al parecer, como dicen en el pueblo, en el seleccionado provisto de la franela mexicana, ni son los mejores todos los que están, ni están todos los más valiosos que deberían estar, y en el transcurso de los días se ha estado apreciando claramente que no se tomaron buenas decisiones, siendo hasta ahora el conjunto mexicano el más débil del certamen.

NO SON LOS MEJORES

En un simple recuento sumario podría afirmarse qué hay coincidencia entre aficionados y periodistas en señalar someramente a los que están y no son los mejores o más adecuados para haber sido concitados y se menciona a : Edgar González,
Héctor Daniel Rodríguez, Rolando Valdez, Casey Coleman ,Nick Struck ,Fernando Pérez, Walter Ibarra, Japhet Amador, Ryan Kussmaul y Jesús Adrián Castillo; en tanto se menciona a varios que son considerados mejores y más valiosos y no fueron convocados y serían :
Tyler Alexander, Will Oliver, Eddie Gamboa, Jaime Lugo, Alex González,
Many Rodríguez, Agustin Murillo, Paul Leon, Carlos Bustamante y Esteban Haro.

EL EQUIPO MÁS DÉBIL


La afición mexicana anhelaba ver a un equipo nacional luchando férreamente por triunfar ante todos los rivales y saliera con fuerza a obtener la máxima corona beisbolera de Latinoamérica y ha venido manifestando su apoyo acudiendo en gran cantidad a la casa de la novena albiceleste jalisciense, más hasta ahora ha sido decepcionante ver que no se ha logrado que se obtengan triunfos e incluso existe fundamento para advertir que México puede quedar en el último lugar del torneo sin calificar a las semifinales, siendo ello vergonzoso jugando en casa al contar con la desperdiciada ventaja del fuerte apoyo desde las repletas tribunas, aspirando ahora simplemente a que algún único posible triunfo combinado con derrotas de otros conjuntos sean la clave para que la escuadra mexicana avance a semifinal, en un torneo que resulta sumamente alcahuete dado que solo se elimina uno de los cinco equipos en competencia y debe ser realmente demasiado malo al que descalifiquen y ese parece puede ser el seleccionado mexicano.

Ha sido claro que el equipo de México está en franca desventaja al no estar conformado por los mejores elementos que se hubiese podido conjuntar y fue armado en base a filias, fobias, caprichos y quizá intereses particulares de directivos de la LMP, de la organización de los Tomateros de Culiacán y del mánager Benjamín Gil, que además no ha mostrado aún su capacidad reconocida como brillante estratega y experto en óptimo manejo de las habilidades de sus peloteros, haciéndonos recordar ahora más sus conocidas vulgares actitudes extradeportivas y antiéticas por las que aún no se le ha sancionado, por cierto.

PRÉNDEME EL MECHÓN MAMÁ…

Los fracasos ante Puerto Rico, Cuba y Venezuela han hecho recordar a los grandes ausentes por no haber sido convocados a integrar el equipo de México y Benjamín Gil ha estado recibiendo la recriminación de la fanaticada por la falta de éxito, al igual que el presidente de la LMP Omar Canizales, sin escapar de ello la directiva de Tomateros que encabeza Héctor Ley. Ojalá al menos se aproveche la experiencia y haya ajustes positivos que sirvan para mejorar hacia el futuro. Ojalá las notas de la popular canción ‘El Mechón’ con la que se identifica a Sergio Romo, que ha sido difundida varias veces en el sonido del estadio de los Charros, especialmente cuando el equipo mexicano ha estado haciendo agua en su pitcheo, les hayan calado hondo a los culpables del mal armado del equipo y además de reflexionar asumiendo su responsabilidad otorguen explicación. La afición lo merece.

Twitter: @salvadorcosio1
E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

%d bloggers like this: