Portal informativo de análisis político y social

EN EL PAN TODOS SOMOS CULPABLES DE LA CRISIS: MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ

EN EL PAN TODOS SOMOS CULPABLES DE LA CRISIS: MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ

Ago 31, 2015

«La crisis del PAN es producto de un proceso de descomposición interna en el que, activa o pasivamente, todos los militantes hemos sido partícipes», aunque la responsabilidad más grande o más grave la tienen quienes han sido dirigentes, advierte Miguel Ángel Martínez Espinoza, quien aspira a presidir el blanquiazul.

Señala que la crisis es producto de un cúmulo de cosas, como «la corrupción, impunidad, soberbia, falta de carácter para defender las posiciones del partido, falta de posiciones del partido, falta de visión, porque se vivió durante la última década un proceso como de autismo interno, acabamos por perder contacto con el exterior y con la realidad, nos envolvimos en una dinámica interna, todo lo que importaba era ganar al interior, que al cabo, finalmente, inercialmente el PAN seguía ganando».

En entrevista con Conciencia al Aire, Miguel Ángel Martínez Espinoza propone acabar con esa fragmentación del partido para que el PAN vuelva a ser instrumento de los ciudadanos como lo fue durante los primeros 70 años de su existencia, «lo tiene que volver a ser, el país necesita de partidos políticos fuertes, sólidos y que sean vehículo para la incorporación de los ciudadanos, me parece que esta emergencia de los candidatos independientes dan cuenta de la fragilidad de partidos y de las crisis en que estamos metidos todos los partidos».

Lo que queda del PAN (…)

— «Los que quedamos en el PAN

Ya casi se lo acaban los malos… ¿verdad?

— «Si se los permitimos; pero el PAN tiene una base histórica muy relevante y tiene en sus militantes una enorme riqueza, yo creo que en el PAN la mayor parte de los militantes piensan que a través de la política se puede hacer un servicio al país y en ese sentido tratan de contribuir al país, y no están satisfechos donde el PAN se ha situado en los últimos seis o nueve años».

¿Por qué dirigir un partido que está acabado, resquebrajado?**

— «Es justo que se recupere al PAN como instrumento de los ciudadanos en el que a mí me interesa participar, a lo mejor en otras condiciones habría otras circunstancias que me permitirían llegar, pero en este momento creo que puedo ser un factor de recomposición del PAN».

Recuperar la credibilidad

Emilio Gonzalez

¿Cuál sería la línea, el esquema de trabajo de un partido en la oposición como partido?

— «El PAN necesita hacer cuatro cosas para recuperar su posición frente a los electores, la primera es que la dirigencia partidista tiene que recuperar la autoridad moral sobre los militantes y su capacidad de convocar a la unidad a partir de una dirigencia que mire por el bien de la institución y no por el beneficio de grupos o personas, o intereses alrededor de la institución.

Un segundo elemento es construir un elemento a futuro, tiene el país una raíz doctrinal muy sólida, ideológica muy fuerte en la que se le reconoce, pero tiene que ser capaz de proyectar su pensamiento hacia las nuevas realidades, una perspectiva a futuro de las nuevas generaciones; hay nuevos problemas que los partidos tienen que enfrentar y los que debemos tener un discurso claro, por ejemplo: la perspectiva del empleo para los jóvenes que van egresando de las universidades; el tema de la seguridad; el tema del medio ambiente, pero no en abstracto, pero en muy concreto el tránsito de la Cuenca Lerma-Santiago y todo el desastre ecológico que está alrededor de ese tema y que compromete seriamente el futuro del estado.

Hay muchos temas que el PAN tiene que proyectar en un discurso, tiene que ser capaz de entusiasmar una idea en el futuro que se basa en el planteamiento del reconocimiento de la dignidad de la persona y del análisis de la personalidad en perspectiva del bien común; un tercer elemento es que el PAN tiene que recuperar la credibilidad, por ahí empieza Ricardo Anaya, muy bien con iniciativas que tienen que ver con el combate a la corrupción y habla que el grupo parlamentario que entra tiene que transparentar el manejo de sus recursos».

Combate a la corrupción

Villas Panamericanas

Miguel Ángel Martínez asegura que las apuestas clave son el deslinde de la corrupción, el combate frontal a la corrupción, transparencia y rendición de cuentas y austeridad en el comportamiento de los servidores porque, tres años, el grupo parlamentario se la pasa en otro lugar, no en Jalisco, disputando por espacios de poder y de dinero. Pues qué credibilidad tiene el partido al final, y lo último es que el partido tiene que ir al encuentro de los ciudadanos, el partido se alejó por completo de los ciudadanos porque se encerró en su propia dinámica interna y tiene que relanzarse con los ciudadanos porque ese es el perfil de Acción Nacional.

Agrega que sus primeros gobiernos fueron marcadamente participativos, abiertos a la participación de los ciudadanos como el Programa de Acción Comunitaria, por ejemplo, que es un caso relevante porque colocas presupuesto en las colonias y pones vecinos a discutir con la autoridad en qué se gasta el recurso, eso es ciudadanizar la política, el PAN tiene que recuperar su posición con los ciudadanos de la que se alejó por verse envuelto en una dinámica interna que se fue viciando poco a poco».

Pero también hubo otro factor: la traición, panistas de doble moral que dejaron mucho qué desear.

— «En un partido político que compite por el poder hay intereses mezclados de todo tipo, pero la institución tiene herramientas para poder asegurar la unidad y la orientación del partido, creo que aquí falló la capacidad de convocar a la unidad, la formación de cuadros, insistiendo en el perfil del partido, porque si no insistes en el perfil de identidad y no te reconoces en un perfil reconstruido, a través de un pensamiento claro y de una agenda de futuro identificable, entonces lo mismo da que pertenezcas a éste que a otro partido político.

Explica que «cuando se deja de insistir en la formación de cuadros y cuando se olvida la tarea permanente de dibujar un futuro que puedan reconocer los ciudadanos y a los que podamos llegar, cuando se deja de hacer, lo mismo da, entonces me subo al carro que va ganando y es lo que sencillamente ocurrió, no hubo, en los últimos años, claramente identificable una apuesta al futuro con el pensamiento de Acción Nacional y eso hizo que pensaran que todos los gatos son pardos y acabaran las personas subiéndose al carro del ganador de esta coyuntura, que tendrá su ciclo, porque así es la política.

En este tema, el PAN debe insistir, señala, en la formación de sus cuadros, en la identificación de elementos de identidad de una agenda agresiva en el sentido de construir planteamientos de avanzada e innovadores, pero desde su raíz».

Lo que más han demostrado es tibieza, falta de hombría, está demostrado que está apoyando a candidatos de otro partidos.

— «Creo que la crisis del PAN es producto de un proceso de descomposición interna del que activa o pasivamente todos los militantes hemos sido partícipes, evidentemente la responsabilidad más grande o más grave la tienen los que han sido dirigentes de la institución, pero es un cúmulo de cosas que tienen que ver con las conductas que evidenciaron: corrupción, impunidad, soberbia, falta de carácter para defender las posiciones del partido, falta de posiciones del partido, falta de visión».

Enfatiza:

«porque el PAN vivió durante la última década un proceso como de autismo interno, nos la acabamos por perder contacto con el exterior y con la realidad, porque nos envolvimos en una dinámica interna, todo lo que importaba era ganar al interior, que al cabo, finalmente, inercialmente el PAN seguía ganando».

Con experiencia como regidor, diputado local y secretario de Educación durante la administración de Francisco Ramírez Acuña, Martínez Espinoza agrega que «cuando perdimos seguimos haciendo lo mismo, el partido se fue degradando y empequeñeciendo, ese es el proceso que se tiene qué revertir, ¿qué representa Miguel Ángel Martínez en este tramo?, primero, un panista que tiene toda la vida en el PAN desde antes de alcanzar la mayoría de edad estaba ayudando en las campañas del partido, tengo 46 años de edad y casi 30 en Accion Nacional, en las buenas y en las malas, y en todas.

Se autodefine como «un funcionario público que tiene cierto prestigio, que tiene en ciertos sectores sociales, que se puede poner a disposición de la institución y un miembro del partido sin compromiso y sin ataduras oprobiosas con grupos del interior, soy un personaje que puede ofrecer garantía de imparcialidad, independencia y visión en el manejo de los asuntos internos del partido, que pueda darle al partido perspectiva a futuro, que es lo más relevante y que le puede dar al partido un vuelco al interior para reencontrarse con los ciudadanos.

Acto seguido, no le falta la crítica para hablar de otros contendientes que buscan el mismo cargo para llevar las riendas del partido».

«Me parece muy pobre la apuesta de compañeros del partido que pretenden ser dirigentes, que sólo miran al interior y ofrecen la reivindicación en el deterioro de los otros, eso es muy malo, porque lo único que postulan es la continuidad del proceso de deterioro, ahora encabezado por otros personajes y otros actores, parece que el vuelco es de tal naturaleza que sólo quien tenga la visión, el empeño, la determinación y en cierto sentido algo de autoridad moral, puede conducir a la institución en este tramo.

¿Hay tribus o gavillas de delincuentes al interior del partido?

— «Sí hay evidentemente grupos de interés y de presión. El asunto no es que existan, el asunto es que la dirigencia no se ponga al servicio, pienso que hay gente valiosa, yo trabajo de hace tiempo con un grupo de compañeros con el que siento afinidad y por el que siento respeto, ahí están ellos presentes en mi trayectoria, son figuras como Paco Ramírez Acuña, exalcaldes, regidores, diputados, en fin, es una cantidad muy amplia de personas, lo más relevante es que en esto no es pertenecer a un grupo, sino reconocer que la dirigencia le pertenece a la institución y no a un grupo de interés, o a un caudillo o un personaje interno, creo que ahí está el principio de unidad de la institución.

Agrega Miguel Ángel Martínez que «el escenario en el estado y en el país se ha descompuesto muy rápido, en tan sólo tres años, hace falta una oposición que sea valiente y clara en sus planteamientos. La política es de tiempos y el tiempo de algunos ya pasó».

De acuerdo a sus números, «en el Partido Acción Nacional son 37 mil miembros. Históricamente han participado entre 13 y 17 mil panistas en la vida interna en el estado, quiere decir que tenemos una participación del alrededor del 50%, lo que supone que una mitad de miembros del partido están desmotivados o que no tienen identificación con el partido o que son personas que ni siquiera militan en la institución».

Espera que la elección sea el 24 de octubre porque estatutariamente tiene que hacerse antes que termine el año y asegura que «quiero dirigir no solamente a los panistas, sino también a los ciudadanos, el PAN finalmente es un instrumento para los ciudadanos, y es un instrumento necesario para el país en la medida en que responda a los intereses del país y responda a su propio ser y su propia finalidad», concluye.