Portal informativo de análisis político y social

CHAPALA ES UN LUJO PARA GUADALAJARA: FRANCISCO DE PAULA SANDOVAL

CHAPALA ES UN LUJO PARA GUADALAJARA: FRANCISCO DE PAULA SANDOVAL

Ene 28, 2012

La frase que lo distingue es que “Chapala es un lujo para Guadalajara” y todavía se le recuerda por su oposición al trasvase de la presa Solís a Chapala para buscar su recuperación en la crisis del agua en el año 2001. Su argumento era que en el trayecto a Chapala se perdería más del 50 por ciento del agua entre le evaporación y el robo.

 

Se llama Francisco de Paula Sandoval y a sus 95 años recibió un homenaje de sus amigos, un “acto que más que me emociona, me conmueve y si ustedes saben de esta diferencia me entenderán”, lo definió él mismo, como purista del lenguaje que es. “Si ustedes llegan a mi edad verán lo que significa una ocasión como ésta, en toda mi larga vida he tenido muchos satisfactores, pero ninguna con ese sello personal de quienes me rodean porque cuando llega el momento en que ves que no hay el menor interés, ni una segunda intención en nada, más que la autenticidad, uno como éste, con autenticidad, créanmelo, me llevo uno de los momentos más gratos de mi vida”, dijo.

 

Pareciera contradictorio en un experto en el tema del agua, como se le reconoce entre toda una generación de ingenieros hídricos, que Francisco de Paula Sandoval también apoyará la desecación del lago, pero también tenía sus motivos. “Hubo una sequía muy larga, que comienza en el 49 y termina en el 55 y fue para abajo el lago, platican que podrías ir caminando a la Isla de los Alacranes. El presidente Adolfo Ruiz Cortines firmó un decreto para secar la mitad del lago, entre Petatán y Cuitzeo, donde empieza el Río Santiago.

 

“Él estaba del otro lado, finalmente quien hace la propuesta fueron los técnicos, Elías González Chávez, también jalisciense, que era el más respetado y muy conocedor en el tema del agua, y Paco de Paula era su brazo derecho. El objetivo era aprovechar el terreno para uso agrícola y evitar la evaporación”, recuerda Guillermo Gómez Sustaita, entre los comensales.

 

“El gobernador era González Gallo, quien dijo que no pero ya se iba, y el que sigue, Agustín Yáñez, que venía de la Ciudad de México y algo comprometido, pero lo que para el decreto es la unión de los opositores, quienes crearon un frente contra el decreto, un frente entre el cardenal, el ex gobernador y los empresarios, que encabeza Jorge Dipp, el líder empresarial de aquel momento”, recalca el periodista.

 

El antecedente era que Porfirio Díaz había autorizado la desecación de 52 mil hectáreas de la Ciénega de Chapala para beneficiar a los hacendados de la zona y se habilitó la Ciénega, que era un pantano y se aprovechó para uso agrícola. Fue el primer dirigente de la Federación de Estudiantes de Jalisco, pero también fundador del Instituto de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). “Participó en el encontronazo del 3 de marzo, frente a Palacio de Gobierno, porque entró en vigor la ley que imponía la educación socialista en Jalisco y es el único sobreviviente”, recuerda Gómez Sustaita.

 

Reunión intimista, entre cercanos, Tito Lugo entre los convocantes, Enrique Dau Flores como anfitrión y quien agradece “la oportunidad de estar cerca de ti, de haber convivido, haber abrevado. Seguramente no somos ni fuimos excelentes alumnos porque ninguno tuvo esa capacidad de dominar los temas del agua y muchos otros temas de la vida, creo que puedo hablar a nombre de todos los que estamos aquí, queremos tenerte muchos años más cerca”.

 

Francisco de Paula Sandoval agradece con “voz débil y la voz de un hombre como yo que es pieza de museo –bromea– no puede tener voz fuerte, pero sí la tuve y cuando quiero, la tengo, y cuando quiero que las cosas se hagan, la uso, pero ya no hay ninguna cosa que yo quiera que se haga y que me tomen mi parecer”.

 

“Tito (se refiere directamente al ex delegado de la Comisión Nacional del Agua en Jalisco) dices cosas de las que ya no me acordaba. Nunca fui padre de mis obras, salió, salió. Provecho, provecho. No ando queriendo que le pongan mi nombre a esa calle o a la presa, ¿no, para qué?”.

 

TERMÓMETRO

“Si tú asumes una responsabilidad profesionalmente y ese compromiso de haber asumido la responsabilidad no te quita el sueño, no la tomaste en serio”, platica. “Yo creo en la responsabilidad del desempeño con un termómetro muy sencillo: el pasar noches sin dormir, porque mi experiencia personal en lo que pudiste hacer, lo que pudiste lograr fue mientras estabas ya con la pijama. Si te daban la una, las dos y las tres de la mañana y no te dormías porque estabas pensando”, sostiene.

 

El tema del agua discurre en las mesas, pocas, montadas en el jardín y le recuerdan que “gracias a personas como usted y los organizadores del homenaje Guadalajara bebe”. Aprovecha y recuerda, “en honor a la verdad histórica y no en el mérito de nadie, el 20 de noviembre de 1956 Guadalajara, por primera vez se abasteció de agua superficial, porque antes era de norias o manantiales y en ese entonces recibió mil litros por segundo, cuando la capacidad del sistema era de nueve mil, en el sexenio de Adolfo Ruiz Cortines”.

 

En el colofón, el anuncio de sus amigos para promover la cátedra Francisco de Paula Sandoval en la Universidad Autónoma de Guadalajara y el archivo del agua también con su nombre. Claro, a sus 95 años Francisco de Paula Sandoval se definió “sin artificios, no soy académico ni nada de esas cosas, pero ya dije lo suficiente”.