Portal informativo de análisis político y social

Daniel Curiel Rodríguez – Presidente del CCIJ

Daniel Curiel Rodríguez – Presidente del CCIJ

Nov 14, 2015

Desde hace tiempo aspiraba a presidir el Consejo de Cámaras Industriales y lo logró la semana pasada con objetivos muy claros:

«Queremos generación de riqueza, queremos educación, queremos seguridad, queremos bienestar social».

La tercera fue la vencida porque ya en dos ocasiones lo había intentado.

Tomará posesión en febrero del próximo año luego de que los 25 presidentes de cámara votaron por tres propuestas, la de Daniel Curiel, expresidente de la Cámara Alimenticia (CIAJ), Luis Aguirre Lang, actual presidente Index Occidente y la de Oswaldo Barragán expresidente Cámara Transformadora (CAREINTRA).

Es Daniel Curiel Rodríguez, quien apostó por la unidad y la profesionalización para que las empresas micro se conviertan en pequeñas, las pequeñas, en medianas y las medianas, en grandes.

«Tenemos que ir avanzando en ese sentido y la única manera es hacer empresas más competitivas y que se profesionalicen y se certifiquen en temas de calidad, de seguridad, que sean socialmente responsables. Ese es un esquema que tenemos que empujar», le dijo a Conciencia Pública en el mes de septiembre.

Una vez electo, recalca que su propuesta se enfocará a fortalecer el Contenido Nacional, así como la unidad de los 25 sectores, fortalecer el encadenamiento productivo, profesionalización de la industria, buscar temas de certificación, y el empuje de la sustitución de importaciones.

Humilde en la victoria, en las redes sociales felicitó

«A Oswaldo Barragán y a Luis Aguirre por ser dos contendientes muy competitivos y profesionales en su quehacer empresarial, a los dos les deseo más éxitos, ya que ahora tienen más experiencia que sabrán aprovechar en beneficio de la sociedad jalisciense».

El nuevo presidente del CCIJ nació en Minatitlán, Veracruz, una ciudad que no conoce, ya que toda su infancia la vivió en el Distrito Federal hasta 1986 que emigró a Tepic.

A Guadalajara llegó en 1988 para estudiar la carrera de Administración de Empresas en el ITESO. Trabajó al lado de su padre en la industria de los cárnicos y formalmente desde 1991 ha estado al frente de una empresa después de haber pasado por todas las pareas de trabajo desde vendedor en la calle, pasando por la gerencia de producción hasta llegar a la gerencia general del negocio familiar que hoy se triplicó, es una empresa de almacenamiento de alimentos a temperatura controlada; una empacadora de carnes frías y una comercialización de tequila.

Además de participar en el sector de alimentos desde hace más de dos décadas, Daniel Curiel tuvo la representación en el CCIJ desde 1992, como presidente de la Cámara de la Industria Alimenticia en el período 2000–2002, presidente del Consejo Mexicano de la Carne del 2003 al 2005 y durante 15 años ha sido vicecoordinador del CCIJ.

En Jalisco el sector industrial representa el 45% del total de los empleos formales, lo que significa alrededor de 530 mil empleos en Jalisco, en las 16 cámaras aglutinadas en el CCIJ y 9 asociaciones.

Cuando Mario Ávila lo entrevistó para dar a conocer sus intenciones de encabezar el organismo coordinador empresarial, le preguntó que cuándo será el momento en el que les toque a los empresarios de México apretarse el cinturón.

Con conocimiento del tema, respondió que

«El sector empresarial se ha apretado ya el cinturón, y te voy a dar un dato que te lo confirmará. En los últimos 15 años yo he venido oyendo que el 96% de las empresas en Jalisco eran micro y pequeñas, el 2% eran medianas y 2% de grandes; hoy tristemente la estadística nos dice que las micro y pequeñas empresas son el 97%, hay 1% de empresas medianas y 2% de grandes. Lo que quiere decir que las empresas grandes no hemos crecido y la mediana se disminuyó, lo cual es una mala noticia, porque quiere decir que se replegó y se hizo pequeña o cerró».

«Y las microempresas hay muchas que son sólo de subsistencia como en el caso del comercio, pero también si tomamos en cuenta que muchas de esas micro o pequeños son empresas que recién inician, y dados los datos que tenemos de que una empresa nueva dura 5 años, quiere decir que habrá una rotación del sector empresarial o de empresas que van a estar abriendo y cerrando y eso no es sano.

«Lo que tenemos que buscar es que se profesionalice el tema de las empresas para que empiecen a buscar temas de certificaciones, de calidad, sobre todo para que nos vayan dando niveles más altos y poder vender al gobierno y a las industrias exportadoras como micro y pequeña, lo que hasta hoy ha sido una tarea de las medianas y las grandes. Eso es algo en lo que tenemos qué trabajar.

«Ya nos apretamos el cinturón, habrá que ver cómo está el tema de la inflación y no han aumentado los precios de los productos; las gasolinas en todo el mundo bajan de precio y en México nos las mantienen, según nos premian porque ya no han subido en todo el año, lo que resulta más un castigo.

«Y yo veo difícil de que el sector empresarial, como empresa, pueda hacerse más competitivo, con grandes pendientes en temas de competencia en infraestructura, sí hemos avanzado, pero no lo suficiente.

«Ejemplos nomás hay que ver el tren Manzanillo-Guadalajara, hay una sola vía, no hay los suficientes túneles, sí hay una capacidad del puerto que va a crecer al doble, sin embargo si las vías de comunicación no crecen al doble, de nada sirve que podamos bajar el doble de contenedores para subirlos a las mismas carreteras, vamos a ser más ineficientes. En síntesis, lo que yo creo es que falta más inversión en infraestructura».

Su preocupación por la generación de empleos es manifiesta y apunta a redireccionar las compras a los municipios porque ejemplifica con las adquisiciones del Gobierno del Estado que significan el 90 por ciento para las empresas de Jalisco en los últimos dos años, «según los datos que yo tengo».

«Pudiéramos pensar que en la Secretaría de Administración, que es la que más compra, ya esa tarea prácticamente está hecha, en donde está la labor más fuerte es en los ayuntamientos, en donde debemos de andar cerca de un 50% de compras a empresas de Jalisco.

«Sin embargo, el tema es que muchas veces se compra a empresas de Jalisco productos importados. Esa es la parte con la cual no estamos de acuerdo, siendo Jalisco un estado industrial se debería de dar mayor participación a la industria dentro de las compras de gobierno y generar círculos virtuosos que es lo que yo siempre les he peleado en los ayuntamientos».

Un ejemplo más, dice, compran uniformes importados para la Policía al doble del precio del que aquí se les ofrece, en lugar de dar empleo en el Estado, ¡qué bueno que tengan policías con ropa más bonita!, pero van a tener que enfrentar más delincuencia si no se generan los empleos, lo que es una contradicción a final de cuentas».