Portal informativo de análisis político y social

Don Manuel Romo, medalla al mérito industrial 2018: Un productor de muchos huevos

Don Manuel Romo, medalla al mérito industrial 2018: Un productor de muchos huevos

Ago 27, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Belisario Bourjac //

Es anormal que los empresarios ejerzan la autocrítica. Normalmente miran hacia afuera y se resisten a verse hacia su interior. Pero don Manuel Romo Muñoz dio muestras de humildad y sencillez al hacer un llamado al empresariado jalisciense para que sean mejores patrones, mejoren los salarios de sus trabajadores y se preocupen por su bienestar social.

La gente los critica y tienen razón. Lo salarios están muy miserables. La alimentación cada día cuesta más, no el huevo eh desde luego”.

Vivimos como países de primer mundo, pero con salarios del tercer mundo”.

Hoy la población tiene mayores necesidades, antes vivían con cosas más sencillas. Hoy en día es indispensable un vehículo y un celular. Es más, se han vuelto herramientas necesarias”.

Es Don Manuel Romo Muñoz, quien así se expresó al recibir la Medalla al Mérito Industrial 2018 del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ) por su destacada trayectoria en el sector avícola, premio que entrega cada año para distinguir a los empresarios más destacados de la entidad.

Don Manuel es fundador de la empresa Proteína Animal (PROAN), que se ha ubicado como la líder en América Latina en producción de huevo y segunda mayor a nivel mundial.

Con más de 60 años de trayectoria en el sector industrial avícola, dijo que le sorprendió ser elegido por sus colegas para ser distinguido con la medalla al mérito industrial. “No he hecho nada extraordinario, es ordinario, lo que todo mundo debemos hacer es servir y ver cómo podemos abrir oportunidades de desarrollo para las demás personas”.

A mí siempre me ha preocupado el bienestar, yo no he buscado el bien personal, yo siempre he dicho que el bien hay que buscarlo a través del bien común, si no, no es bien”.

Yo creo que es importante que todos hagamos conciencia y más en los tiempos actuales lo que tenemos que luchar para nuestra gente y comunidades vivan mejor”.

A los trabajadores hay que cubrirles sus necesidades, y sobre todo, procurar que tengan mejores oportunidades de desarrollo”.

Gracias por mi inmerecido reconocimiento pero lo recibo con gusto para compartirlos con todos los colaboradores”.

UN PRODUCTOR DE MUCHOS HUEVOS

Don Manuel nació en 1947 en san Juan de los Lagos y tanto adora a su terruño que allí creó su empresa PROAN. Fue a los siete años cuando aprendió a ser empresario avícola, toda vez que su señor padre se dedicaba a esta actividad y lo auxiliaba en sus labores.

La empresa Proteína Animal fundada en 1954 suma actualmente a 25.2 millones de gallinas ponedoras en producción, pero no siempre fue así, su señor padre inició con 500 pollitas ponedoras de huevo y se convirtió en la empresa productora más importante de América Latina de blanquillo con su marca “Huevo San Juan”.

Don Manuel Romo en entrevista que concedió a la revista Industria Avícola, recuerda que su padre en 1954 había hecho varios negocios en la época en la que la avicultura se comenzaba a fincar en el país, se interesó y empezó la actividad. “Cuando llegaron las 500 pollitas, que eran una novedad y eran muchísimas, yo tenía 7 años de edad. Su pasión siempre fue la industria pecuaria”.

Platica Daniel Curiel, coordinador del CCIJ que don Manuel Romo es tan sencillo, que se resistía a aceptar la Medalla al Mérito Industrial 2018, tuvieron que intervenir sus familiares más cercanos para convencerlo. Después el productor avícola número uno de México y América Latina, no quería hablar, incluso en el último momento estuvo a punto de declinar, lo que mucho los tensó.

Escribe Laura Gutiérrez que Don Manuel siempre se ha caracterizado por su humildad, que lo convierte en un ser humano de excepción y no es de su agrado aparecer como el gran empresario que es, normalmente es su hijo mayor quien recibe los reconocimientos en su nombre, ya que considera que sólo vino a este mundo a manejar los dones que Dios le dio y en este caso a administrar y acrecentar el negocio, donde también su propósito siempre es dar empleo a la gente de la zona y así ayudarla a mejorar su calidad de vida.

Don Manuel proviene de una familia de diez hermanos y ha procreado seis hijos. Los domingos se reúnen en su casa y se realiza una bonita fiesta con cerca de 200 integrantes, entre hermanos, hijos, nietos, sobrinos, entre otros. Antes de la fiesta se celebra una misa para en seguid a disfrutar la comida y la compañía.

En el mundo de don Manuel dos cosas son lo más importante: una es la familia, y la segunda es el trabajo, al ser beneficioso para los que lo hacen y para la región, Jalisco y México, según lo resalta Laura Gutiérrez.

PROBLERMAS Y CRECIMIENTO

¿Cómo ha crecido la empresa PROAN en estos últimos 20 años? Don Manuel ha señalado que la producción de huevo ha tenido crecimiento constante, siguiendo siempre las necesidades del mercado. “Nuestro crecimiento se origina en la demanda y no en la oferta de nuestros productos, nuestros clientes y nuestra capacidad financiera nos indican el momento de crecer”.

Recuerda que en el camino no le han faltado obstáculos que sortear. “A través de los años ha habido muchos problemas a los que nos hemos enfrentado; todos hemos pasado una crisis tras otra. En el caso de los créditos, las devaluaciones nos afectaban seriamente”.

Dice que los mayores problemas que enfrentaron fueron hace 15 años con la crisis mexicana conocida como “efecto tequila” y cuando había una fuerte intervención del estado, de los controles de los precios, que regulaban las compras de insumos. En ese tiempo teníamos que hacerlo a través de Conasupo y el compromiso era mantener el producto a determinado precio, lo cual se prestaba a muchos problemas de burocracia y baja competitividad”.

Recuerda que aunque respetaban las leyes, era la lentitud, los trámites que se tenían que hacer y todo eso resultaba desalentador. En la crisis económica del 94, que los llevó a serios problemas, había que importar los insumos y pagarlos en dólares, mientras que su producto valía en pesos, pero a pesar de la crisis financiera lograron salir adelante.

EL PARQUE INDUSTRIAL PROTEINA

Más de 20 años de operación tiene el Parque Industrial Proteína Animal PROAN, cuenta con una extensión de 60 hectáreas. Entre los productos que producen destacan el huevo, ovoproductos, productos cárnicos y leche, que distribuyen a las marcas líderes de cada uno de estos productos en el país. Proveen también de cartón corrugado y empaques de plástico reciclado a clientes en México y en el extranjero.

El éxito alcanzado por PROAN es resultado también de la adecuación a los avances tecnológicos y utilizan la más alta tecnología en sus procesos, como es el programa de bioseguridad y protección al Sistema inmunológico de las aves; sistema de producción en sitios múltiples. “Todo adentro-todo afuera”; Sistemas nutrimentales de excelencia y recolección y empaque automatizados.

De la misma forma el desarrollo humano es un aspecto muy importante para el fortalecimiento de la empresa, convencidos que su mejor capital son las personas que laboran en la empresa, que con los valores de la lealtad, compromiso y trabajo diario apoyan su crecimiento y generación de riqueza.

Don Manuel comenta que “nunca hemos intentado ser la empresa más grande del mundo. Nada más queremos trabajar y producir”, pero los números hablan claro, no son el más grande del mundo, pero si el segundo, e indiscutiblemente el mayor productor de América Latina.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad