Portal informativo de análisis político y social

EL CONTRASTE DE LOS CANDIDATOS: JOSEFINA EUGENIA VÁZQUEZ MOTA

EL CONTRASTE DE LOS CANDIDATOS: JOSEFINA EUGENIA VÁZQUEZ MOTA

Feb 11, 2012

Josefina Vázquez Mota no será la primera candidata a la Presidencia, ya hubo quien se le adelantara, pero hasta la fecha ha sabido mantener un ritmo ascendente, “supo penetrar con la militancia” de Acción Nacional y conjuntó las fortalezas y debilidades de grupos antagónicos en Jalisco.

 

Así la define su coordinador de campaña en la Zona Metropolitana de Guadalajara, José Antonio de la Torre Bravo y quien trabajó en con ella en la organización de dos de los actos más populares del Presidente Felipe Calderón, en el Estadio Azteca y la Plaza de Toros, durante su campaña.

 

Y así remontó en las encuestas a Santiago Creel y a Ernesto Cordero lo dejó en el segundo sitio con su triunfo en el pasado proceso interno de Acción Nacional para convertirse en la candidata a la Presidencia de la República. En Jalisco, el principal enlace de la candidata se llama Ricardo Gutiérrez Padilla, quien coordinó las primeras visitas a Jalisco. La conoció desde la Secretaría de Educación y de ella tuvo ofrecimientos para incorporarse, pero que siempre rechazó.

 

“Su hija Majo (María José) terminó su maestría en Estados Unidos y dejó un ofrecimiento de un corporativo para convertirse en la punta de lanza de la campaña de Josefina, era quien penetraba con el discurso de la familia como fortaleza”, dice Pepe Toño. Madre de tres hijas, Monserrat, María José y Celia, junto con su esposo Sergio Ocampo Muñoz, Josefina Vázquez Mota logró posicionarse incluso a través de revistas de temas sociales.

 

Tiene un segundo nombre, Eugenia, como su mamá, quien la llevaba a ver actuar a Amparo Montes y de quien aprendió “la alegría de vivir”, mientras que de su padre tiene la pasión por la lectura, dijo apenas el mes de febrero, cuando estaba en plena competencia por la candidatura presidencial. “Mi abuelo era muy bohemio, fue carnicero, panadero, recorría todo el país y el mundo, él le escribía discursos a Vicente Lombardo Toledano, era medio comunistoide y tuvo diferencias con mi abuela”, declaró Vázquez Mota a la revista Quién.

 

Sus ideas no la alcanzaron porque está en Acción Nacional desde 1997, cuando le dijo a su esposo que se iba a dedicar a la política. Conferencista, autora del libro “Dios mío, hazme viuda por favor”, fue jefa de grupo en la secundaria, gustaba del liderazgo, tomar decisiones, organizar cosas, llevar a sus amigos a estudiar a casa. Después de estudiar en escuela mixta, su padre la quiso inscribir en una escuela “de purititas mujeres, lo que me pareció absolutamente intransitable, resistí tres días (a pesar de que mi papá había pagado todo el primer año de colegiatura) y me fui. Así que entré al Politécnico”, recuerda.

 

Comenzó a trabajar a los 16 años en el Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología, donde ganaba 500 pesos al mes, pero como conferencista llegó a cobrar seis mil dólares, se maneja independiente y presume sus propias tarjetas de crédito, el manejo de sus cuentas bancarias, y sus decisiones de qué gasto y cuánto gasto.

 

Eso le ayudó para decirle a Ernesto Cordero en Guadalajara, durante el debate sostenido rumbo a la candidatura panista que ella sí sabía que con seis mil pesos no se podía vivir al mes y al precandidato del PRI, Enrique Peña Nieto, dos semanas después, que ella sí es mujer de casa y sabe cuánto cuestan las tortillas.

 

Josefina Vázquez Mota tiene seis hermanos, a quienes recuerda en la Quinta Francia, de Teziutlán, Puebla, donde la su mamá creció y donde pasaban las vacaciones. Su familia está dedicada al comercio de pinturas, desde donde proyectó su primer libro “Pioneros Comex” en el año 2007 y se integró al consejo de pinturerías de México. Josefina Vázquez Mota nació el 20 de enero de 1961, tiene licenciatura en Economía, que cursó entre 1978-1983, y un diplomado de Alta Dirección.

 

Como legisladora fue coordinadora de la fracción panista en el Congreso de la Unión, cargo al que renunció para buscar la candidatura el año pasado, pero ya había sido electa diputada federal propietaria en la LVIII legislatura. En la administración pública fue secretaria de Educación Pública del año 2006 al 2009 y secretaria de Desarrollo Social del 2000 al 2006.

 

Otro de sus libros, “Dios mío, hazme viuda por favor” fue publicado en 1999, pero contrario a lo que pudiera parecer, se trata de un libro de superación personal. Recientemente presentó “Nueva oportunidad: Un México para Todos”, en la pasada Feria Internacional del Libro. Amiga de Margarita Zavala y Xóchitl Gálvez, del PAN, pero de otros partidos presume a Beatriz Paredes (del PRI) y Amalia García o Ruth Zavaleta (del PRD).

 

Sin embargo, no era el proyecto del Presidente Felipe Calderón a la Presidencia, a pesar de lo cual “penetró en la militancia panista con sencillez y por su forma directa”, dice José Antonio de la Torre. En sus claroscuros de sexenio en sexenio se recuerda su paso por la Secretaría de Desarrollo Social y la Secretaría de Educación, en el primero sostuvo roces con la esposa del presidente Vicente Fox, Martha Sahagún, y en la segunda con la dirigente nacional del magisterio, Elba Esther Gordillo.

 

Más tarde se incorporó a la campaña de Felipe Calderón y fue una de las promotoras, junto con Juan Molinar Horcasitas, de la campaña llamada de contraste que mandó al segundo sitio a Andrés Manuel López Obrador luego de haber punteado durante toda la campaña del 2006.

 

Como una de las coordinadoras de la campaña de Felipe Calderón, Josefina Eugenia Vázquez Mota tuvo muchas entrevistas con medios de Jalisco para explicar esa campaña de contraste. En más de una ocasión se adueñó del micrófono, contestó lo que quiso y mandó a corte “para explicar mejor luego de la pausa”.