Portal informativo de análisis político y social

JOSÉ MANUEL MIRELES: EX LÍDER DE AUTODEFENSAS…¿HÉROE O VILLANO?

JOSÉ MANUEL MIRELES: EX LÍDER DE AUTODEFENSAS…¿HÉROE O VILLANO?

Jul 12, 2014

Por José María Pulido
Quienes lo apoyan y califican a Michoacán como un Estado fallido a pesar del trabajo realizados por el Gobierno Federal lo califican como “un luchador por justicia”, pero sus detractores aseguran que se equivocó porque “debemos de aprender a sostener lo que hablamos”.
Es el caso del doctor José Manuel Mireles Valverde, activista social en Estados Unidos, candidato al Senado en 2006 y ahora preso en un penal de Sonora, tras ser detenido el 27 de junio junto con 45 personas más en el municipio de Lázaro Cárdenas (la Tierra Caliente de los michoacanos), y a quien se le dictó auto de formal prisión en el Juzgado Quinto de Distrito con sede en Uruapan.
Se trata del líder de un grupo de autodefensas que luchaban en contra de los Caballeros Templarios, grupo que anunció su aparición en marzo del 2011 (como una escisión de la llamada Familia Michoacana), cuyo líder, identificado como Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, sigue en libertad.
Emergió como una figura importante dentro de las milicias de autodefensa el año pasado pero hasta hace poco, la vida del médico José Manuel Mireles era normal: por las mañanas atendía enfermos en el pequeño hospital público de Tepalcatepec y en la tarde ayudaba a otros pacientes en su consultorio particular antes de cenar con su familia.
Luego, el doctor, conocido también como “Papa Pitufo”, cambió el estetoscopio por pistolas y un rifle de asalto y algunos de sus pacientes fueron sus compañeros para librarse del asedio de Los Caballeros Templarios y hoy está preso.
Mireles justifica que tomó las armas en defensa de su comunidad de Tepalcatepec y participa en los grupos armados de autodefensa debido al abuso de los Caballeros Templarios contra él y su familia: asegura que a él lo han secuestrado y han asesinado a varios miembros de su familia.
Los grupos de autodefensa fueron institucionalizadas en Michoacán (un registro no comprobado habla de cinco mil solicitudes detenidas) como una forma de parar la escalada de violencia. Inicialmente José Manuel Mireles cooperaba con el Gobierno, incluso existe un video donde hace un llamado a las autodefensas a deponer las armas.
No es la primera ocasión que está en la cárcel, la pisó en 1988 por el delito de producción de marihuana, viajó a los Estados Unidos, donde trabajó como activista social y a su regreso participó como candidato al Senado de la República en el año 2006. Sin embargo, Mireles dice que su encarcelamiento en 1988 no fue por tráfico de drogas sino por vagancia y por practicar la medicina en Michoacán sin una licencia estatal.
Pero “en Michoacán, sin andar armado no se puede defender la vida”, dice su abogada Talía Vázquez, quien apareció rapada, “en solidaridad” con el líder de las autodefensas en una entrevista con Carmen Aristegui.
Una semana antes de ser detenido, mientras le realizaban una entrevista de televisión en el Canal 13, denunció la implicación del Presidente sobre las irregularidades en Michoacán, afirmación que aparece en Wikipedia y por lo tanto no puede darse como fidedigna, fue interrumpida como consecuencia de una llamada telefónica pidiendo detener la entrevista.

UNA VIDA ACCDIENTADA
El 4 de enero de este año, Mireles tuvo un accidente aéreo cuando se dirigía a la comunidad de Zicuirán, del cual salió herido. Dos semanas más tarde, el Gobierno mexicano comenzó su lucha contra la escalada de violencia: desplegó el Ejército tanto contra los cárteles como contra las milicias de autodefensa.
Inicialmente un video de Mireles fue publicada en la que instó a los grupos de autodefensa a deponer las armas y cooperar con el Ejército pero posteriormente apareció en un video diferente en el que afirmó que los grupos de autodefensa no depondrían las armas hasta que el Ejército hubiera tomado medidas para garantizar su seguridad al frenar las actividades del Cártel de los Caballeros Templarios.
Mireles declaró más tarde en una entrevista con Carmen Aristegui que el primer mensaje fue resultado de una exigencia hecha por funcionarios del Gobierno, pidiéndole leer un mensaje escrito por ellos, que luego fue editado para que se viera como si la declaración fuera de su propia opinión.
El secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, negó que el Gobierno tuviera algún papel en la producción del mensaje inicial. En marzo de 2014, el Consejo de Autodefensas se distanció de Mireles, indicando que él ya no era un miembro de la dirección ni el portavoz oficial de las Autodefensas en Michoacán. Las funciones anteriores de Mireles fueron adquiridas por su ex guardaespaldas Estanislao Beltrán.
Mireles asegura que para detenerlo le sembraron armas porque las suyas están registradas y a su nombre.

PRESO POLÍTICO
Como parte de las reacciones, un grupo de mexicanos en el extranjero pidió su liberación al igual que un grupo de reconocidos activistas como el padre Alejandro Solalinde o Javier Sicilia.
Manifestaciones de apoyo se han registrado en varias ciudades del país e incluso han organizado manifestaciones en el Ángel de la Independencia.
También Andrés Manuel López Obrador, líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), pidió al titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, y al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, la liberación inmediata de Mireles.
Otros que piden su liberación, como el caso de Román Munguía Huato, es porque lo consideran un preso político.
A decir de Munguía Huato, “Mireles es un preso político al desafiar las reglas turbias del comisionado de Peña Nieto en Michoacán, Alfredo Castillo (de siniestra trayectoria), y como opositor al contubernio entre el Estado y las mafias; Mireles acusa de dinero proporcionado por ‘La Tuta’ al comisionado Castillo. Es una detención ilegal sin orden de aprehensión y sin tratarse de un caso de flagrancia o de urgencia, lo cual contraviene el artículo 16 Constitucional, por un gobierno ilegítimo con un aparente proceso legal contra quienes enfrentan la ineptitud gubernamental de proporcionar seguridad a la población”.
Un elemento importante para polarizar el tema de José Manuel Mireles es el contexto Michoacán, donde perdieron la línea entre la política y la violencia producto del narcotráfico o la extorsión.
Ya en el sexenio de Felipe Calderón fueron detenidos varios candidatos y alcaldes a distintos cargos de elección popular, algunos de ellos incluso lograron rendir protesta como diputados al amparo del poder. Otros tuvieron que ser detenidos pasadas las elecciones con un cada vez más acostumbrado “usted disculpe”.
Hoy a Mireles simplemente le toca ser el actor del sexenio, o quizás del año.
Y es que, de origen, las autodefensas legalmente están prohibidas, pero con frecuencia cuentan con la tolerancia, y a veces protección, del Ejército y la Policía Federal.