Portal informativo de análisis político y social

PERSONALIDADES | JUAN CARLOS DE LA TORRE DE CORAZÓN GIGANTE

PERSONALIDADES | JUAN CARLOS DE LA TORRE DE CORAZÓN GIGANTE

Ene 14, 2017

Desde su niñez, Juan Carlos de la Torre tiene un precepto básico inculcado por Don Mónico, su señor padre, donar un treinta por ciento de su ingreso para las personas en estado de vulnerabilidad. Así ha transitado su vida. Ahora, como secretario de Gestión Social del Partido Revolucionario Institucional en Jalisco, ha promovido más el apoyo a las clases necesitadas.

Es ingeniero civil, egresado de la Universidad de Guadalajara. Su carrera profesional le ha permitido hacer amigos empresarios, los cuales lo apoyan en sus gestiones, sin embargo, precisa, el apoyo es porque lo manejará él, pues no quieren saber ni de gobiernos ni de partidos. Así lo han ayudado bastante.

«Entregamos un promedio de cincuenta sillas de ruedas, bastones, andaderas, si tuviéramos cincuenta mil en un mes las entregaríamos, porque son tantas las necesidades de la gente que verdaderamente están en la miseria, hay miles de personas que no tienen para comer mañana».

Agrega: «Les digo a mis amigos que revisen su closet, de la ropa que no se han puesto de cuatro meses para atrás que la saquen, se llevarán una desagradable sorpresa, que más de la mitad de la ropa que no se han puesto en tiempo no la necesitan, pero sí la necesitan para ver lleno el closet. Si esa ropa la sacaran y la distribuyéramos entre la gente más humilde, ayudaríamos bastante».

Su principal misión es sensibilizar a los empresarios, a los políticos, a la sociedad en general. Es creyente que las mejores acciones se hacen sin darlo a conocer, así lo ha hecho, y asegura seguir por ese camino.

Mientras otros le sacan a la política, Juan Carlos le mete. Hace unas semanas se le vio por las colonias de la metrópoli regalando pepinos, que le donó un empresario del Mercado de Abastos. Fueron más de diez toneladas. La gente hacía cola.

Y así mañana puede andar donando papas o cualquier verdura, convencido de la misión que se tiene en este mundo de servir y dar a la gente que lo requiere.

 

 

 

REHUMANIZAR LA POLÍTICA

«En lo personal atiendo un promedio de hasta cien personas diarias, con diferentes tipos de problemas, la mayoría va a desahogarse, los escuchas, si puedes los ayudas, los orientas. Da tristeza que el PRI gobierno esté cerrado para apoyar a la gente, eso te da coraje, por eso la gente tiene odio a los gobiernos, PRI, PAN, MC, el que sea, vivimos un caso lamentablemente triste», comenta.

Para el ingeniero De la Torre es claro, los gobiernos se han deshumanizado, pues considera que ninguno tiene sensibilidad social. Ninguno, recalca, pues ni en campaña voltean a ver a la población más vulnerable.

«Se han deshumanizado los gobiernos, ninguno tiene sensibilidad social, ninguno, en general. Tenemos que voltear a ver a la gente, promover los pequeños comercios familiares para integrar a las familias y fortalecer la economía interna del país, porque con el mal llamado neoliberalismo lo que hace en México es hacer más ricos a pocos, la libre competencia que deja fuera a miles de familias que de eso vivían. No podemos hablar de libre competencia cuando no estamos con un país que tenga la forma de emplear a todos, más a los jóvenes, no escucho a ningún líder político hablar de proyectos para jóvenes, no existe, ni siquiera en el discurso, ahí está la clave».

 

 

 

EL GRAVE PROBLEMA DE LA DROGADICCIÓN

Uno de los mayores problemas que tiene el país, desde su visión, es la drogadicción en niños y adolescentes, donde no importan las clases sociales, ricos y pobres, todos caen.

«Ese es el verdadero problema del país. Si nos concentramos a evitar que los niños caigan en las redes de la drogadicción, que está a un paso de la prostitución, posteriormente delincuentes en potencia, es un problema social que se debe atacar de fondo, y no pensar tanto en el dinero, debemos voltear a ver cómo apoyamos a las clases más necesitadas del país».

Con tristeza, lamenta que en México los políticos se hayan acabado. En la historia quedaron, donde serán recordados, para darle paso a los vividores de la política, de los cuales considera hay muchos.

«Ya no hay políticos, hay vividores de la política, de esos hay muchos, deberían voltear a ver inclusive en lo electoral, que si donaran tantito de sueldo al mes ayudarían bastante a la gente del segmento que votó por ellos. Hay mucho por hacer, es fácil, gobernar es lo más fácil del mundo, nada más sin corrupción, que corrompiendo todo lo complicas, facilitando todo es muy sencillo gobernar, es mi reflexión y espero que les sirva».

 

 

 

CENA A CIEGAS

Una de las acciones que Juan Carlos de la Torre realizó recientemente para abonar en la concienciación de la sociedad es el evento denominado «Cena a Ciegas», que se llevó a cabo en las instalaciones del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Jalisco (CICEJ). Esta cena tuvo una cuota de recuperación de 300 pesos, como finalidad sensibilizar a la sociedad, además de ser un evento en beneficio de la cultura de la discapacidad.

«Apenas tuve la oportunidad, hemos convivido con muchos grupos con discapacidad, a todos los usan los políticos en el discurso, y en la foto, pero en el apoyo real nadie lo tiene, entonces hay que sensibilizar a la ciudadanía lo que sufre la gente, para entenderlos más y apoyarlos. Según el INEGI, hay cerca del diez por ciento de personas con discapacidad en Jalisco nada más, se habla de 700 mil personas, una discapacidad de cualquier tipo».

A su vez, sabe de los riesgos que existen en la sociedad de un momento a otro caer en una discapacidad, ya sea por enfermedad o accidente, por lo que es importante sensibilizarse, para estar preparados ante cualquier eventualidad. En este contexto, Juan Carlos de la Torre señala los detalles de esta «Cena a Ciegas».

«De entrada, vamos a escuchar una conferencia de una persona con discapacidad visual; escucharemos un saxofonista, un acordeonista y vamos a escuchar un pianista, todos con discapacidad visual; vamos a degustar una comida con diferentes sabores para poder sentir en el paladar y degustar, apreciar esos sabores, porque no los podemos ver, todos estaremos tapados de los ojos, toda la cena, todo el evento. Nada más la pura entrada, donde se pondrán el antifaz, en todas las mesas habrá personas con discapacidad, de cualquier tipo, vendados de los ojos, para sentir lo que ellos sienten. Es interesante sensibilizarse, sobre todo a las autoridades».

«Mientras tenga fuerzas, seguiré por este camino, dándole una mano a la gente que lo requiere, hablando con mis amigos que tienen de más, con los que Dios ha sido muy generoso, sensibilizándolos del placer de dar, de ayudar, de compartir. La verdad es que la satisfacción que se siente es rebonita cuando ves la sonrisa de una viejita o la alegría en la cara de un niño. Eso simplemente te llega y lo vives como un gran placer», termina comentando este hombre que a sus poco más de sesenta años nos muestra el rostro humano que puede tener el político de compromiso que por cierto está muy escaso.