Portal informativo de análisis político y social

JÚBILO EN MASCOTA POR EL NUEVO ARZOBISPO, FRANCISCO ROBLES

JÚBILO EN MASCOTA POR EL NUEVO ARZOBISPO, FRANCISCO ROBLES

Feb 4, 2012

“Todo el tiempo ha sido muy reservado, a él no le gusta mucho expresar lo que siente, es muy poco lo que dice, sólo contesta lo que uno le pregunta, el silencio es su lenguaje… es más bien un hombre de oración”. Esta es la definición que hace del nuevo arzobispo de Guadalajara, el cardenal Francisco Robles Ortega, su hermano, Eulogio, una de las personas que mejor lo conoce ya que se trata de su hermano, apenas un año menor y con quien convivió las 24 horas del día en la primera década de su vida.

 

Eulogio también es sereno, corto en el hablar, pero cada una de sus pocas palabras está llena de sinceridad. Su mirada denota tranquilidad y una paz interior propia de las gentes de bien. La emoción lo embarga cada que recuerda la despedida que a su hermano le hicieron el mes pasado en Monterrey, y lo único que pide es que la bienvenida en Guadalajara sea igual de emotiva.

 

El cardenal Francisco Robles Ortega se hace cargo del Arzobispado de Guadalajara, en sustitución del cardenal Juan Sandoval Íñiguez por encomienda del Papa Benedicto XVI y la ceremonia habrá de efectuarse este martes, iniciando al medio día en la Catedral y continuando con una magna concentración por la tarde en el Estadio 3 de Marzo.

 

Para conocer un poco más de la vida del nuevo Arzobispo tapatío, visitamos su natal Mascota, Jalisco, en donde el 2 de marzo de 1949 nació en el rancho El Troje, a escasos 3 kilómetros de la cabecera municipal, en donde vivió sus primeros seis años. Se trata de uno de los ranchos más prósperos de la región, que ha crecido a fuerza del trabajo y el empeño de sus propietarios.

 

Trabajar esas tierras con cultivos y ganado, fue suficiente para que el matrimonio formado por Teresa Ortiz y Francisco Robles alimentara a sus 16 hijos, pero además fue el refugio donde se sentaron las bases de religiosidad de la familia. Otros seis años los vivió el ahora Cardenal en una casa en Mascota, para acudir a la primaria que cursó en el Colegio Morelos, un centro educativo a cargo de la congregación de religiosas de Jesús Sacramentado. Ahí viven aún sus padres y su hermana Lucy, y cada uno de sus rincones habla por sí solo de la espiritualidad que está impregnada en el ambiente. En cada espacio hay un santuario a la fe manifestada en imágenes, objetos místicos, fotografías y una colección importante de crucifijos.

 

Platicamos además con el cronista del municipio, el padre Vidal Salcedo Robles, con la madre María del Socorro Gutiérrez Rodríguez, una de las religiosas donde el Cardenal estudió la primaria, y con la directora de Turismo de Mascota, Leticia Arellano Torres, además de que ingresamos a la intimidad de la vivienda que habitó el nuevo Arzobispo de Guadalajara en su niñez, antes de irse al Seminario.

 

Haciendo gala de buena memoria, Eulogio, que se gana la vida atendiendo un restaurante cercano al primer cuadro de la población, refiere que sus padres procrearon 16 hijos, de los cuales uno falleció y sobreviven María de Jesús, Gildardo, Francisco (el cardenal), Eulogio (el entrevistado), Elvira, Luz María, Humberto, Tere, Mary, Salvador, Hugo, Alfonso, Juan Manuel, Claudia y Héctor Adolfo.
Charro por afición y católico por convicción, Eulogio, un año menor que el Cardenal habla de su infancia. “Ya casi ni nos acordamos, él se fue muy chico de aquí, saliendo de la primaria salió de la familia al Seminario y yo lo que recuerdo de ahí para atrás, éramos tres los más cercanos, el mayor, el medio, yo enseguida”.

 

“A nosotros los más grandes nos tocó ayudar mucho a mi papá en los trabajos del rancho, un poco en la siembra de maíz y de trigo, pero principalmente nos tocaba acarrear a caballo todos los días la leche de la ordeña que también se producía en el rancho de la familia”.

 

Sobre aventuras propias de la infancia, travesuras o anécdotas, Eulogio sonríe para sus adentros y reconoce: “Éramos como cualquier muchacho de esa edad: traviesos, dañeros (sic), pero nos la llevábamos muy bien. Mis papás siempre estaban muy al pendiente y cuando hacíamos algo…. era de fajo”.

 

Precisa el entrevistado, que los cinco hermanos mayores fueron los únicos que disfrutaron más la vida del rancho, ya que el resto de los hermanos nació ya cuando la familia se había mudado a Mascota con la intención de que los mayores entraran a la escuela. “Y ahí fuimos creciendo hasta que nos fuimos desbalagando, él al Seminario al terminar la primaria, otros al matrimonio, algunos siguieron en el campo, pero todos en algún trabajo”.

 

Recuerda también el hermano del nuevo Arzobispo tapatío que cuando su hermano salió del Colegio Morelos, fueron 10 los alumnos que optaron por irse al Seminario, pero dice con cierto tono de orgullo que sólo el cardenal Francisco Robles Ortega se ordenó. Y desde que se fue al Seminario fue poco lo que lo ha vuelto a ver, sólo en época de vacaciones cuando el purpurado acudía a visitar a sus papás y reconoce: “A Monterrey no íbamos muy seguido, él más bien venía a visitarnos. Principalmente a mis papás que ya están mayores y ahora con la noticia ésta sí nos dio mucho gusto, inclusive fuimos a su despedida que le hicieron en Monterrey, fuimos nueve de los 15 hermanos que somos”.

 

Uno de los datos importantes que aportó Eulogio Robles fue en el sentido de que en el seno de su familia desde hace algunos años ya se hablaba de la posibilidad de que le tocara venirse a Guadalajara “y cuando al fin ya se dio la noticia, nosotros ya nos pusimos muy contentos en la familia, más que nada mis papás, pero todos por tenerlo más cerca de donde estaba”.

 

Con las pausas propias de un hombre que medita bien cada una de las palabras que expresa, Eulogio reconoce que todos sus hermanos tendrán ahora un compromiso mayor. “Siente uno más el compromiso de tener un buen comportamiento. Digo, siempre hemos sido gente de bien gracias a que nuestros padres nos inculcaron buenas costumbres, pero desde que a él lo nombraron sacerdote y ahí fue subiendo, de ahí lo nombraron obispo auxiliar, obispo titular, cardenal y ahora arzobispo de Guadalajara, nosotros nos sentimos muy contentos y muy orgullosos, porque de eso poco se ve y más en un pueblo como éste que es privilegiado por eso”.

 

Sobre lo que le dijo su hermano en la misa de despedida en Monterrey y previo a su llegada a Guadalajara, Eulogio recuerda que el Cardenal sólo le planteó: “Llevo toda la intención de ir a ayudar, de ir a colaborar con lo que me corresponde”. Eulogio, quien nació apenas un año y tres días después del Cardenal, aseguró que sus padres están algo asustados por el tamaño de la nueva responsabilidad que tendrá su vástago, pero que para tranquilizarlos y darles ánimos está toda la familia.

 

Finalmente, sobre el hueco que habrá de cubrir con la salida del cardenal Sandoval Íñiguez, a quien se le identifica como un hombre de muchas palabras, Eulogio Robles argumenta: “Cada quien es como es y nadie somos iguales, se respeta a cada quien su manera de ser”.

 

Combatir la indiferencia religiosa, el reto

Una charla por demás ilustrativa fue la que se sostuvo con el padre Vidal Salcedo Robles, quien a la vez se desempeña como cronista del municipio y quien también conoció desde niño al nuevo arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles Ortega. Entrevistado en la sacristía de la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en donde por cierto el Cardenal se ordenó el 20 de julio de 1976, el padre Vidal habló así del nuevo reto del hijo preclaro de Mascota: “El reto será enfrentar la principal amenaza que puede tener el catolicismo en Mascota, en Guadalajara, en Jalisco y en el mundo, la frialdad y la indiferencia que está invadiendo todo, a veces no es tanto la presencia de otras religiones. Luego también la influencia de los medios de comunicación, de la televisión está llenando la cabeza de ideas y deja el corazón vacío de las cosas de Dios”.

 

Definió al Cardenal como una persona de oración y con ganas de trabajar. Y a la pregunta de si será más cauto que su antecesor, expuso: “Depende de en qué situación le toque enfrentar. Al cardenal Sandoval le tocaron situaciones difíciles, no se sabe a él cómo le vayan a tocar”.

 

Auguró que el trabajo que le espera no va a ser fácil, pero que con la gracia de Dios logrará salir adelante y justificó la actitud polémica del cardenal Sandoval durante los casi 18 años al frente de la encomienda: “La Iglesia tiene tres campos de acción, el pastoral, el litúrgico y el pastoral social…. y el Papa lo acaba de decir, se tiene que hablar de política sobre todo cuando se estén violando derechos y haya injusticias, es una obligación hablar”.

 

La charla con el cronista municipal tuvo lugar momentos antes de que saliera a dar a bendición a los niños que atiborraron el templo, en una ceremonia que tuvo lugar a las 17 horas el Día de la Candelaria, es decir el pasado 2 de febrero. Mientras se engalanaba con su atuendo ministerial, el padre Vidal hacía algunas reflexiones sobre el cardenal Francisco Robles: “Yo llevo aquí en Mascota 48 años y lo conocí desde niño, aquí iba al Colegio de las madres Sirvas de Jesús Sacramentado, se fue luego al seminario de Tepic, después el padre Galindo lo mandó al Seminario de Autlán y ahí llegó ya a ser sacerdote y después dio los siguientes pasos”.

 

Esa es la ruta que nos dice la historia, pero cómo lo recuerda usted, se le preguntó: “Era un niño normal como todos los demás de aquí. Su religiosidad la vivió desde niño porque se la inculcó su familia y había menos influencias de afuera”. Dijo también que el reto será mayor en Guadalajara que el que tuvo en Monterrey: “Donde quiera será un gran reto, pero el prestigio nacional y mundial así lo dice, porque yo recuerdo que cuando estuvo el cardenal Garibi Rivera su seminario llegó a ser el primero en toda América Latina, tanto por la disciplina como por la cantidad de vocaciones”.

 

Para concluir aseguró que se ha notado mucho entusiasmo entre la población, “da mucho gusto tenerlo más cerca y da más gusto que un hijo de aquí del pueblo haya llegado a esas alturas. Indudablemente que esta designación va a decir mucho en su tierra, en todos los hijos preclaros, después de San José María Robles”.

 

Provocará el resurgimiento de la fe

Entre niños de primaria ataviados con la indumentaria oficial del Colegio Morelos que acudieron a recibir la bendición del Día de la Candelaria, la madre María del Socorro Gutiérrez Rodríguez, religiosa de las Siervas de Jesús Sacramentado lamentó el hecho de que no podrá estar presente en la ceremonia de bienvenida este martes en Catedral y en el Estadio 3 de Marzo, ya que es día de clases, pero garantizó que habrá una representación de la escuela donde el Cardenal se formó en sus primeros años de vida.

 

Manifestó su satisfacción de que haya excepciones en el dicho que asegura que nadie es profeta en su tierra, “y el señor sabe los caminos y sabe por qué en este momento nos lo trae de regreso a Jalisco, a lo mejor lo necesitamos nosotros también en Mascota como para un resurgimiento de fe. Por lo pronto da alegría ver que Dios ha puesto los ojos en esta tierra”.

 

A la vez manifestó su orgullo de que el Cardenal ha tenido un cariño muy especial para con las Siervas y reveló: “Una de las hermanas que ya está en el cielo (la madre Martha Sotelo), le ayudó mucho, lo sostuvo en su vocación, lo guió y le dio la fortaleza necesaria para seguir adelante”.

 

“Él la tomó muy en cuenta y siempre en los momentos más importantes de su vida recurría a ella y estoy segura que allá desde el cielo habrá de ocupar un lugar muy especial. La madre Martha Sotelo fue su directora espiritual, ella lo sostuvo con oraciones y consejos guiándolo”.

 

Sobre su personalidad en la niñez refirió: “Muy específicamente no tengo datos, pero dicen que fue muy estudioso, dedicado y con vocación de servicio, por eso la hermana se dedicó a él, viendo un próximo sacerdote, aunque nunca se imaginó que llegara a ser cardenal”.

 

Finalmente, la alegría que se vive en el pueblo de Mascota por la designación del nuevo Arzobispo de Guadalajara, fue externada en voz de la directora de Turismo, Leticia Arellano Torres, quien asegura que la religiosidad, la cultura y el respeto a las tradiciones, son características de los habitantes de Mascota.

 

Hizo saber que un gran número de habitantes del municipio habrán de acudir al acto de designación a Guadalajara y para ello se ha dispuesto de un gran número de camiones que saldrán en caravana al que se espera sea un majestuoso evento.

 

 

 

1. Cada rincón de la casa de sus padres en Mascota, donde vivió mientras estudió la primaria, es un santuario a la fe y a la religiosidad.

 

 

 

2. Eulogio Robles, el hermano más cercano al Cardenal, asegura que el nuevo Arzobispo tapatío es un hombre cauto, de pocas palabras, pero de mucha fe y de una gran religiosidad.

 

 

Perfil de Francisco Robles Ortega, nuevo arzobispo de Guadalajara y cardenal: 

– Nació en Mascota, Jalisco, el 2 de marzo de 1949. Fue el tercero de los 16 hijos del matrimonio formado por Francisco Robles Arreola y Teresa Ortega de Robles. Realizó sus estudios sacerdotales en el Seminario Menor de Autlán, en el Seminario de Guadalajara y en el de Zamora, Michoacán. Fue ordenado presbítero el 20 de julio de 1976, en la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en Mascota, Jalisco, para la Diócesis de Autlán, por el obispo Maclovio Vázquez.
– Después de su ordenación sacerdotal, completó sus estudios en Roma, donde obtuvo la licenciatura en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana (1976-1979).

– El 30 de abril de 1991, el papa Juan Pablo II lo designó obispo titular de Bossa y auxiliar de Toluca. A la muerte de Alfredo Torres Romero (15 de octubre de 1995), fue designado como obispo de Toluca (15 de junio de 1996), diócesis donde permaneció hasta el 25 de enero de 2003, cuando el Papa lo designó arzobispo de Monterrey.

– El 25 de enero del 2003, Su Santidad Juan Pablo II, lo nombra como XI Arzobispo de Monterrey, al aceptar la renuncia del Eminentísimo Señor Cardenal Don Adolfo A. Suárez Rivera.

– El 17 de octubre de 2007, el papa Benedicto XVI anunció la creación de 23 nuevos cardenales, entre ellos José Francisco Robles Ortega, distinción que recibió el 24 de noviembre de ese mismo año, en el Consistorio celebrado en la Ciudad del Vaticano.

– El 5 de Enero del 2011, Su Santidad Benedicto XVI lo designa, como miembro del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

– El 7 de diciembre de 2011, fue nombrado por el Papa Benedicto XVI como nuevo Arzobispo de Guadalajara en sustitución del cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

 

2 comments

  1. juna jesus Lopez /

    Un hombre de mucha fe, oracion y entregado, me da gusto que al cardenal Francisco Robles Ortega lo hayan nombrado arzopispo de Guadalajara, y creo que con este Señor tan trabajador todo va a florecer y a prosperara, sin lugar a dudas me siento orgulloso de ser su paisano de jalisco. ¡En hora buena! Señor Cardenal Y que Dios lo bendiga

  2. juan j. cardenas arangure /

    Lo  mejor que ha hecho la Iglesia Catolica en Mexico es haber escogido a Francisco Robles y Carlos Aguiar Retes como lideres eclesiales, porque Norberto no sirve ni para hablar, mucho menos para dirigir un rebano. El buen pastor habla duro cuando se ocupa y suave cuando se necesite y sobre todo saber capotear a los toros bravos y estos son los adecuados. Tengo 30 anos que no los miro en persona pero siempre pedi a Dios que los pusiera donde estan. Tengo buen olfato y se que haran buen trabajo.

%d bloggers like this: