Portal informativo de análisis político y social

LA INDIGNACIÓN DE UNA FILÓSOFA

LA INDIGNACIÓN DE UNA FILÓSOFA

May 5, 2012

“ESA FOTO ES ESO… YO ME REBELO ANTE EL STATUS QUO, ME REVELO ANTE LO QUE ESTÁ ESTABLECIDO, NO ME GUSTA, NO LO QUIERO, NO ME INTERESA TENERLO A MI LADO, QUIERO ROMPER CON ESTO Y REVELARME”.

 

Atrevida, audaz, es la filósofa Natalia Juárez, quien debuta en la política de candidata del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a diputada federal por el VIII enclavada en Guadalajara. Su publicidad de lanzamiento llama la atención. Junto a otras mujeres aparece en una fotografía semidesnuda, sin blusas y sin sostén, con las manos puestas sobre sus pechos.

 

Atrévete a construir el nuevo proyecto de nación sin prejuicios… Así reza la propaganda de Natalia. “La audacia tiene que ver con el grado de indignación que tengo como ciudadana, por el grado de coraje y de tristeza que me da el verme en una situación de tristeza”, expresa vehemente esta filósofa de 35 años de edad y de cabello rizado a la que le molesta el status quo que domina en el país y contra lo que se revela.

 

“Me indigna mucho ver a mis estudiantes, egresados de una licenciatura, que no tienen trabajo o que tiene que estar haciendo tareas con sueldos muy precarios; me indigna que mi madre siga ganando mil 400 pesos al mes (…) Eso me indigna mucho”.

 

“Me indigna que no podamos salir a la calle a la hora que se nos dé la gana; que no podamos pasear a nuestro perro para hacer lo que nos dé la gana a la hora que yo quiera porque la inseguridad ha coartado mi libertad”.

 

“Me indigna que me quiten los faros de mi camioneta dos o tres veces al mes y tenga que irlos a comprar a donde mismo, a donde están los bandidos que me los roban; me indigna que mi universidad esté también tan precaria que el nivel de presupuesto que tenemos sea tan evidente”.

 

Hace una pausa para tomar aire y sigue: “Me indigna ver tantos muertos, me indigna escuchar al Presidente de la República decir ‘pues sí pero eran delincuentes, no pasa nada, eran delincuentes’”.

 

“¿Cómo que no pasa nada? Eran 60 mil personas únicas e irrepetibles, jamás en la vida va a volver a existir personas como ellas, nunca jamás, son 60 mil personas que tenían un tejido social y un tejido familiar que se desbarató, que seguro la madre no va a volver a ser la misma, la esposa, los hijos, los primos, los sobrinos, los amigos (…) Eso me indigna muchísimo”.

 

“Me indigna el nivel de cinismo que tenemos todos y aceptar las cosas como van, y decir ‘es que así somos los mexicanos’, pues no, no me late, no me gusta, no quiero, no estoy de acuerdo, no lo voy a aceptar y me rebelo ante eso”.

 

NATALIA, LA FILÓSOFA

El periodista no batalla para entrevistar a Natalia. “Soy filósofa, mi formación básica es filósofa. Soy coordinadora de Filosofía de la Universidad de Guadalajara. Tuve la oportunidad de estudiar también Ciencias Políticas en la Universidad de Barcelona que no he terminado porque me falta entregar mi tesis, el gran coco de todo el universo (ríe) las tesis (…) De hecho estaba un poco pensando cuando me proponen la candidatura y me decía ‘primero está la tesis, lo más importante es la tesis’, porque era mi proyecto este año de doctorado”.

 

LA GARRA DE SU MADRE

Natalia, la hoy académica, platica lo difícil que fue para su madre sacar adelante a sus hijos (cinco hermanos, dos hombres y tres mujeres). “Soy de aquí de Guadalajara, pero mi madre es nayarita. Y cuando llegamos aquí yo tenía cinco años. Mi madre nos tuvo que meter a un internado, de los del Gobierno Federal, no de monjas, donde estábamos toda la semana, allí vivíamos, dormíamos, comíamos, todo y era muy difícil para mi mamá, para mí, luego se fue un tiempo a Estados Unidos ‘de mojada’ para tener una lanita para sus hijos. Se fue y nos dejó en el internado”.

 

¿Tú eres la mayor? –le pregunto–.

“No, soy la de en medio, hay dos arriba y dos abajo. Te digo que soy el bebito (carcajea), soy el jamón del sándwich, estos son el pan, el queso y yo el jamón. Sí, era muy difícil, luego mi ‘amá’ se regresó a México y ya nunca más se fue. Mi madre se dedica a hacer el aseo en la secundaria, de eso vive”.

 

P. ¿Y cómo saliste adelante?

“Es un secreto que te lo voy a contar ahorita: fue la lectura, a mí la lectura me salvó de todo, de todo, de mis depresiones, de mis angustias, de mis temores, no de mi hambre porque realmente nunca tuve hambre en el sentido fuerte, porque mi mamá siempre nos tenía cuando menos frijoles, queso y nuestras tortillas. Eso sí con muchos antojos. Yo tengo una manía, me gustan mucho los tacos, para mí los tacos no es una comida, es una golosina”.

Recuerda: “Cuando mi mamá iba por nosotros al internado, vivíamos en Toluquilla –el internado estaba aquí en el Centro y el internado estaba en Atemajac– hace 17 o 20 años, cruzar toda la ciudad, no había Tren Ligero y nos compraba dos tacos allí en Miravalle, donde había un cine antes, yo me acuerdo mucho… siempre me quedaba con ganas y ahora como tacos y no me puedo controlar (ríe), pero porque son golosina para mí”.

 

P. ¿Por qué tu decisión de participar en el PRD?

“No podía ser por otro partido, sólo el PRD (…) El PRD con todas sus divisiones creo que es el partido que mejor refleja lo que yo pienso y lo que yo soy. Esta foto que acabas de ver jamás lo hubiera podido hacer ni en el PRI, ni en el PAN, ni en algún otro partido. Mi partido me permite y me da la libertad de hacer lo que yo considero que es bueno sin que yo afecte a algún tercero. Es el único partido que creo que sí está preocupado por la realidad económica”.

 

P. Diste el paso de entrarle a la lucha política.

“Soy muy inquieta, fui consejera universitaria. Tengo menos de un año en el PRD. Ahora en la última afiliación que hicieron me afilié”.

 

P. ¿Por qué hasta hoy?

“Porque había estado estudiando, todavía no termino”.

 

P. Te hago otra pregunta. Naciste a finales de los 70’s, pero si hubieras nacido en los 60’s, hubieras sido marxista-leninista, comunista. ¿Cuál es tu ideología?

“La ideología de Natalia está muy relacionada con la Escuela de Frankfurt, que es una escuela conformada por teorías que vienen del marxismo. La Escuela de Frankfurt nace a partir de la segunda Guerra Mundial. Con los desastres de la guerra los filósofos se ponen a pensar qué hemos hecho, adónde hemos llegado, qué somos capaces de hacer. El marxismo sí tiene qué ver con mi ideología, porque hay que entender tu realidad para que la puedas transformar, en filosofía al final es eso”. Esta es Natalia Juárez, una joven intelectual que ha decidido aportar su granito de arena para cambiar lo que no le gusta y brinca a la arena política, quien se manifiesta “universitaria de corazón, cuya formación académica la he realizado gracias a los contribuyentes que con sus impuestos hacen posible que millones de jóvenes tengamos la posibilidad de cursar estudios superiores en instituciones públicas de calidad”.

Es una profesionista que empieza a hacerse notar con su audacia movida por su profunda indignación por lo que pasa en el país y que quiere cambiar. Esa será su lucha y por lo pronto toca puertas y pide el voto de los ciudadanos de Guadalajara en el distrito VIII con los colores del PRD.

One comment

  1. CLAUDIA /

    te felicito, ya era hora de que alguien se revelara ante tantas irregularidades que tenemos en el pais, aunque alguna gente , al principio no te aceptara, y muchop menos los hombres, porque al triunfar tu, se acabariaq el machismo, y es lo que van a defender. ningun candidato cumple con lo que promete, sea de cualquieer partido (PAN, PRI,PRD), ENTONCES EN QUIEN VAMOAQS A CONFIAR ?? ANOCHE ESCUCHE UNA ENTREVISTA CON ADELA MICHA, EN LA CUAL EXPONES CUALES SON TUS INTENCIONES. y cuando la gente en verdad sepa cual es tu forma de pensar y tus ideales , van a pensar diferente y no solo. te van a ver como te estas exibiendo. los candidatos que an estado en la presidencia, asi pueden andar de traje o cubiertos completamente, y aqun asi nos han robado, y no cumplen con lo prometido, ” ANIMO ” VAS A TRIUNFAR. a pesat de que a los hombres no les guste, porque si llegas a ganar pobres, van a bajar mucho sus bonos o mas bien van a sonar b’+}