Portal informativo de análisis político y social

Marco Palacios Aparicio: La violencia desde la psiquiatría

Marco Palacios Aparicio: La violencia desde la psiquiatría

Ene 28, 2011

La violencia social ya es parte del día a día para los ciudadanos jaliscienses. El enterarnos de escenas sangrientas en nuestra sociedad ya no nos aflige, por el contrario lo encontramos como una situación común.

Al hablar de violencia, la sociedad la ha generalizado de manera muy concreta, se ha dejado llevar por lo que ve en las telenovelas y en las películas extranjeras, lo que no se entiende es que el ciudadano está empapado de situaciones que causan la violencia y que está en aumento, sin que tengamos un escudo que detenga integralmente las consecuencias, que pueden ser fatales.

En entrevista paran Conciencia Pública, el presidente del Colegio de Psiquiatras, Marco Palacios Aparicio, aclara que en la actualidad existen nuevos y diferentes tipos de violencia.

“La violencia también incluye el tráfico de seres humanos, el tráfico ilícito de inmigrantes, la explotación sexual, el tráfico ilegal de armas, el tráfico de mercancías robadas y otros bienes así como la corrupción y soborno”.

“También el fraude, falsificación de dinero, piratería, secuestro, extorsión, uso indebido de información confidencial, manipulación del mercado y el tráfico de las drogas”, explica el entrevistado.

Además, aclara que existe un tipo de violencia que daña en su mayoría a los jóvenes, llamada tortura musical, la cual se encuentra en los antros y fiestas en donde las bocinas transmiten música que pasan de los decibeles que el oído tiene como límite, por lo que existe un daño auditivo.

Otro de los estudios que ha analizado el psiquiatra y que lo considera de suma importancia, es que se ha  demostrado científicamente que en el comportamiento violento, es cuando la persona tiene un daño en la corteza prefrontal ventromedial en el cerebro, el cual altera las emociones morales y la capacidad de juicio.

“Cuando una persona tiene una lesión en la corteza prefrontal es un imperativo categórico el uso de medicamentos que van a actuar sobre esa neurona y evitar que se desfase su comportamiento.

Sin embargo no tienen curación, disminuye la intensidad pero no la raíz”, expone.

Por otro lado, Marco Palacios hace hincapié en tomar en serio el tema de violencia, que muchas veces llega al suicidio, en donde plantea la importancia del rol familiar y la lucha de las sociedades civiles.

Conciencia Pública. El fenómeno de la violencia en la sociedad, ¿cómo lo vive un psiquiatra en Jalisco?

Marco Palacios. Lo vive como un evento del día al día. En nuestra actualidad es triste decirlo pero las repercusiones de la violencia se viven día a día en la consulta psiquiátrica.

CP. Como profesional, ¿cómo ha evolucionado este problema?

Marco Palacios. De una manera exponencial. Hace 30 años era la violencia de manera matemática, ahora es de manera geométrica, es decir, de manera de teoría de conjuntos, ya es a la enésima potencia.

CP. ¿Qué hace el estado por enfrentarlo? ¿Qué políticas públicas se han articulado para enfrentar el problema?

Marco Palacios. A la fecha no conozco una política pública de contenido que se haya basado en una estructura del conocimiento científico, del estudio de la Neurología, Sociología, Antropología, Psiquiatría y Psicología.

No existe en Guadalajara un programa ambicioso que abarque la totalidad del ser humano, porque en el tema de la violencia tenemos factores tan bastos.

Ahora la violencia la entendemos por los balazos entre pandillas o la violencia intrafamiliar. Ese tipo de violencia se ha reducido en el concepto profundo, sin embargo la violencia es una expresión de tintes espaciales, de constelaciones, de tan inmenso que es.

En el año de 1996, la Organización Mundial de la Salud definió el concepto de violencia como el uso intencional de la fuerza o el poder físico contra uno mismo, otra persona o un grupo que cause lesiones, muertes, daños psicológicos, trastorno del desarrollo o privaciones.

Esta definición se me hace más cercana a la verdad, porque te incluye diferentes temas que son una realidad.

Además, la convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia, en el año 2000 menciona que la violencia también incluye el tráfico de seres humanos, el tráfico ilícito de inmigrantes, la explotación sexual, el tráfico ilegal de armas, el tráfico de mercancías robadas y otros bienes así como la corrupción y soborno.

También el fraude, falsificación de dinero, piratería, secuestro, extorsión, falsificación y uso indebido de información confidencial, manipulación del mercado y el tráfico ilegal de las drogas.

CP. ¿Qué hacer como ciudadano y como Gobierno para contrarrestar este problema?

Marco Palacios. El inicio de soluciones eficientes y efectivas radica en la sociedad civil, en las universidades pero el eje principal lo ubico en la estructura y buen funcionamiento de los roles familiares.

Tenemos el ejemplo del niño sicario de 14 años, que es un pre adolescente sociópata, vimos a través de los medios de comunicación que viajaba con dos hermanas que participaban en los delitos, eran sus cómplices.

Y sin ningún sentimiento de culpa declaró que había asesinado y cómo había descuartizado a sus víctimas, ahí estamos tocando el ambiente familiar.

La sociedad civil tiene un papel importantísimo. Además, los colegios de especialistas en Salud Mental, en Neurología, Psicoterapia, Psicólogos y Psiquiatras pueden ser los salvavidas que podemos tener en este momento.

Si la sociedad civil se organiza de una manera inteligente, empieza hacer la labor, puede ir creciendo a nivel nacional, formando ese tipo de grupos que trabajen con generosidad, entrega, amor, y con constancia.

Con esta consistencia se pueden ir formando células que llegado un tiempo tengamos una voz fuerte ante los legisladores, autoridades y les llevemos prácticamente el platillo servido con las soluciones.

Cada quien en su línea de trabajo, y cada quien se mueve con base de motivaciones. Dicho esto, para algunos la motivación es lograr una candidatura o un puesto político.

Los políticos tienen tantos compromisos con diversos sectores que muchas veces podrán tener una buena intención, pero no tienen tiempo para sentarse a reflexionar con las personas expertas en el comportamiento humano y dejan la salud mental en un puesto que casi está en el sótano.

No hay una efectiva aplicación y creación de nuevas leyes y considero que un factor importante es la familia.

Sería un buen punto el organizar grupos en la sociedad civil, que luego le lleven las soluciones ya digerido a las autoridades y esa sociedad civil organizada presionar durante años –porque esto no es rápido– para que los legisladores, presidentes municipales y los gobernadores presten oído a este tema, y que no se preste únicamente como una golosina en los discursos de las campañas electorales.

CP. El consumo de drogas y alcohol ha ido en aumento y entendería que es un factor poderoso que ha generado aumento en los suicidios…

Marco Palacios. Van de la mano. El uso y abuso de cualquier tipo de estas drogas van de la mano porque una cosa es el bebedor social, el que sabe dosificar la cantidad que injiere y otra cosa es la enfermedad. El alcoholismo es una enfermedad, debe de ser tratada como tal.

La mayoría de personas que se suicidan, sobre todo la gente joven, está pasando por una depresión mayor, pero además están utilizando inhalantes, tachas, cocaína, alcohol y en un estado alterado de conciencia por las drogas es cuando ejecutan la acción de autoeliminarse.

CP. En Julio del año pasado, entrevistado por Conciencia Pública, usted recordaba que cada 24 horas se registra un suicidio en Jalisco y hay diversas formas de quitarse la vida. ¿Cómo enfrentar este problema como sociedad? ¿Hay políticas públicas de parte del Estado?

Marco Palacios. No todo es negativo. Ya se está actuando con una iniciativa de la licenciada Alma Chávez Guth, que me consta que ella ha luchado durante varios años, y al final integró un grupo de personas, una asociación civil y actualmente tenemos funcionando la Ley Salvavidas.

La Ley Salvavidas definitivamente ha influido positivamente en la sociedad tapatía en la clase juvenil.

Anteriormente, hubo una época en que así como de manera matemática, todos los fines de semana, y hablo de miércoles a domingo, en avenida Acueducto no había semana que no se realizara choques a altas horas de la noche.

Era increíble como había de una a dos muertes por semana en ese tramo. Ahora con esa ley si ha disminuido considerablemente el número de muertes en jóvenes alcoholizados y drogados.

CP. ¿Han abordado el tema del suicidio en forma seria y profesional por parte de la Secretaría de Salud?

Marco Palacios. Sí. Estando a la cabeza el doctor Alfonso Petersen, ha dado mucho apoyo. Existe una organización que la persona puede llamar por teléfono y te atienden psicólogos de la UdeG, y es una acción que ha hecho la Secretaría de Salud Jalisco.

El mes pasado el Gobierno del Estado donó un terreno para la construcción de otro hospital únicamente para enfermos mentales y emocionales.

Petersen ha participado apoyando iniciativas y ha estado presente en reuniones con el Colegio de Psiquiatras de Jalisco.

Además, dentro de la Secretaría de Salud, existe la asociación Salme, que significa Salud Mental. Ellos tienen un hospital donde dan consultas a la gente de escasos recursos y tienen a una pequeña área de hospitalización para emergencias.

Ahí hay un grupo de psiquiatras de alta calidad profesional como el doctor Daniel Ojeda, Eduardo Madrigal, Lorena Hernández, Rafael Medina, Conchita Aguilar, entre otros. Están al frente haciendo un estupendo papel en su área de trabajo.

CP. La depresión es un mal muy propio de nuestro tiempo. ¿Cómo tratarlas? ¿Cuáles son los síntomas? ¿Qué puede y debe hacer la familia en este tipo de problemáticas que pueden llevar a salir por la puerta falsa?

Marco Palacios. Algunos de los síntomas más comunes son la pérdida del interés o el placer por cosas que antes hacías.

La pérdida o ganancia de peso. El insomnio o el hipersomnio, es decir dormir de más, el quedarse dormido durante el día, en la oficina, en el trabajo y en la escuela.

La pérdida de energía, sensación de cansancio, sentimientos de culpa excesivos, dificultad para concentrarse y tomar decisiones.

Otro síntoma que es de suma relevancia son las ideas de muerte o ideación suicida.

Un paciente me ha dicho que le ha pedido a Dios que se lo lleve, en ese caso es una idea de muerte. En cuanto la Ideación suicida, como ejemplo está otro paciente que me ha dicho que cuando pasa por un puente, le dan deseos de saltar. Esta ideación suicida muchas veces llega a realizarse.

El tratamiento de la enfermedad depresiva amerita la intervención de un médico psiquiatra porque  es indispensable la utilización de medicación antidepresiva. El tratamiento ideal farmacológicamente con antidepresivos, más psicoterapia.

La familia no debe de reprocharle o regañarlo. Y acudir con un medico psiquiatra. Entre la familia y el médico se adaptan a la circunstancia del paciente para establecer los puentes de ayuda.

CP. Hay focos rojos en el tema del suicidio. Jalisco se ha convertido en líder en suicidios en México. ¿Qué está sucediendo con nuestra sociedad? ¿Por qué se está sufriendo este problema que no nació ayer?

Marco Palacios. Intervienen desde factores genéticos, del desarrollo de esa persona cuando era niño, el ambiente en el cual creció.

Muchas personas en la etapa de la adolescencia no pueden continuar sus estudios y se dedican a ser obreros, o muchos estudiantes que no son admitidos en las universidades, tienen que buscar un trabajo para mantenerse y encuentran trabajos que tienen un salario paupérrimo, mientras que otros no encuentran.

El problema aquí es político socioeconómico. Esa crisis nos genera una vida de incertidumbre, hay miles de personas en México que en este momento no saben qué van a cenar hoy, mucho menos que van a comer mañana.

Estamos hablando de 35 a 45 millones de personas que en este momento que estamos conversando no tiene para comer dentro de dos horas.

Son factores que abarcan los dos temas, el del suicidio y la violencia que va de la mano con la delincuencia, ya que tienen que dedicarse a actividades ilícitas para poder subsistir.

CP. Que pueden hacer los profesionales de la psiquiatría y que están en el Colegio de Psiquiatras para enfrentar este problema influyendo en la instrumentación de políticas públicas con visión de largo plazo, porque hay indicadores muy preocupantes que nos dicen que como sociedad estamos muy mal… En violencia intrafamiliar somos líderes, en suicidios juveniles estamos en primer lugar. En violencia escolar el problema es grave.

Marco Palacios. Organizar foros informativos y educativos fundamentalmente a los maestros de escuelas primarias. Es bien dicho que si quieres saber lo que será un hombre de adulto, se tiene que fijar cómo son los primeros ocho años de vida de esta persona, porque ahí se establecen las bases del futuro emocional de ese niño.

Como psiquiatras nuestra obligación moral es que tenemos un compromiso con la sociedad para orientarla y esto lo podemos lograr a través de que se nos abran las puertas en los medios masivos de comunicación y de esta manera así como la “Coca-Cola” se anuncia, nosotros dar esas cápsulas de información a las personas y de ahí ir colaborando para evitar desenlaces trágicos.

CP. ¿Qué hay para Marco Palacios el ciudadano y el profesional para el 2011?

Marco Palacios. Este es un año de trabajo, de lucha, de empeño para elaborar acciones que repercutan en nuestra sociedad. De una manera ambiciosa propongo que tenemos que hacer algo en nuestro Colegio de Psiquiatras de Jalisco para que las autoridades actuales escuchen nuestras opiniones sobre este tipo de temas.