Portal informativo de análisis político y social

MELANIA TRUMP: LA ESPOSA DEL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS, DEL MODELAJE AL PODER

MELANIA TRUMP: LA ESPOSA DEL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS, DEL MODELAJE AL PODER

Feb 4, 2017

Por Belisario Bourjac

Es la primera dama de Estados Unidos, creada en un régimen comunista.

Es Melania Trump, quien desde el 20 de enero habita la Casa Blanca al lado del presidente 45 de los Estados Unidos, Donald Trump.

Su vida es de guión de película. La clásica cenicienta que un día salió de su pueblo Servnica de Eslovenia (de cinco mil habitantes) en busca de fama y fortuna. Su belleza física fue el atributo que le abrió las puertas del mundo y del poder. Su cuerpo escultural la llevó a convertirse en la tercera esposa del magnate Donald Trump y lo demás vendría por añadidura.

Contra los que piensan que se enamoró de Donald Trump por su dinero, ella lo desmiente cuando afirma que fue «por su inteligencia». «Tiene una mente notable, es muy inteligente. Con mucha energía. Tenemos una gran relación. No quiero que cambie nada y él no quiere que yo cambie», declaró durante la campaña del magnate inmobiliario por la presidencia de Estados Unidos.

EL DISCURSO DEL PLAGIO

La primera nota que dio al mundo desde el espacio político fue en julio del 2016 cuando Donald Trump se estrenó de candidato presidencial en la Convención Republicana en Cleveland al pronunciar su discurso que resultó una copia del de Michel Obama, que lo había pronunciado en septiembre del 2008 ante otro auditorio similar, nada más que con los colores del Partido Demócrata en Denver donde fue nominado su esposo Barack Obama.

La crítica, con los memes, la ridiculización, se encarnizó contra esta bella mujer, que apenas hacía unos años se ganaba la vida en el mundo de la pasarela, abriéndose paso en los escenarios de Milán, París y Nueva York con el imán de su belleza. Y es que lo que hizo la esposa de Trump se llama plagio. Sin embargo, se le perdonaría. Y hoy pretenden hacer de ella un nuevo paradigma del país más rico del mundo. Sus creadores de imagen pretenden convertirla en la nueva Jaqueline Onasis.

«TIENE TETAS ESTUPENDAS»

La revista Vanitty Fair, edición de febrero, le dedica la portada, donde recuerdan algunas expresiones del hoy presidente de los Estados Unidos sobre su tercera esposa. Trump valora que ella le ponga las cosas fáciles. «Trabajo mucho, desde muy temprano hasta muy tarde, dijo en 2005. No quiero llegar a casa y esforzarme para mantener una relación».

Para el hoy presidente de los Estados Unidos que tiene sorprendido al mundo con sus ocurrencias impertinentes y expresiones de megalomanía comenta que Melania es espléndida. Nunca le ha oído «echarse un pedo ni hacer caca», según le contó una vez al showman Howard Stern. (Melania asegura que la clave es tener baños separados).

Dice que es una mujer increíble, conforme se lo expresó a Stern. «Tiene proporciones perfectas (mide 1.80 m, pesa 56 kilos) y unas tetas estupendas, lo cual no es un asunto insignificante». Stern preguntó al magnate qué haría si Melania sufriera un terrible accidente de coche, tras el cual se quedara sin poder utilizar el brazo izquierdo, le saliera una purulenta mancha roja cerca de un ojo y se le deformara el pie izquierdo. ¿Seguiría con ella?

TESTIMONIOS

Melania habla cuatro idiomas (alemán, francés, italiano e inglés, además de esloveno y serbocroata, las lenguas que se hablaban en Yugoslavia).

El fotógrafo de modelos Jerko fue el que la descubrió cuando aún no cumplía los 17 años. «Mi ojo de fotógrafo profesional siempre buscaba muchachas para fotografiar, para la moda, para los anuncios, así que en seguida noté esta muchacha alta, delgada, con una buena figura, piernas largas», relató Jerko en entrevista que publicó Univisión.

Jerko pensó inicialmente que Melania tenía un buen futuro en el modelaje, pero luego se desencantaría. «Su exterior era muy bueno para ser una excelente fotomodelo, pero creo que le faltaba energía, un cierto encanto que si lo tienes lo estás trasmitiendo a través de tus ojos, a través de tu personalidad; si tienes algo que, como diría, viene del corazón, esto se nota en la fotografía», diría el fotógrafo.

LOS DESNUDOS DE LA PRIMERA DAMA

Melania nunca pensó que se convertiría en la primera dama de los Estados Unidos. En el 2000 la revista inglesa GQ le quitó la ropa e hizo público sus partes más íntimas, convirtiéndose así en la primera dama de los Estados Unidos que se haya mostrado encuerada. Y quien quiera verla, basta introducirse a internet y pedirle a Google las fotos desnudas de Melania.

De la misma forma el diario The New York Post provocó la ira de Trump durante su campaña al divulgar en su portada las que llamó «las fotos prohibidas de Melania» en la que aparece desnuda con otra atractiva modelo, a la que el diario neoyorquino le dice «la segunda dama», imágenes que fueron captadas en 1996, tres años antes de que la eslovaca conociera al hoy presidente de los Estados Unidos.

Fue el fotógrafo Alé de Baseville, famoso en los 90, cuando la hoy primera dama de EU aún se presentaba como Melania Knauss y junto a ella aparece la modelo estadounidense Emma Eriksson, de igual forma en cueros, sujetando a Melania desde la espalda.

«Esto es belleza y no pornografía», escribió Baseville al presentar a Eriksson vestida de negro sosteniendo un látigo, que hace pensar que está sometiendo a su compañera de desnudos, Melania. «Siempre amé a las mujeres juntas, porque estuve con muchísimas mujeres que deseaban una ménage á trois», agregó el artista de la fotografía.

Donald Trump quiso restarle importancia a este tipo de publicaciones sensacionalistas que pueden despertar el morbo público al dedicar palabras elogiosas a su esposa. «Melania fue una de las modelos más exitosas, y ella hizo muchas tomas, para portadas y revistas masivas. Esta fue una foto tomada para una revista europea antes que la conociera. En Europa fotografías como esas son muy comunes, y a la moda».

SECRETOS DE FAMILIA

Su padre chofer y su madre costurera. Es la segunda de dos hijas del matrimonio de Viktor Knavs y Amala Ulcnik. La familia germanizó el apellido y ahora se firman Knauss. La esposa del presidente 45 de Estados Unidos nació en abril de 1970 y cumplirá 47 años.

Sus padres antes de dar vida a Melania tenían un departamento de dos habitaciones de un edificio de ocho niveles en un pueblo de Eslovenia de cinco mil habitantes llamado Sevnica. Viktor Knavs fue chofer del alcalde de la ciudad. Cuando nace su hoy hija célebre se mudan a otro departamento de mayor nivel.

Melania, al convertirse en celebridad, la prensa escarbó en su vida y desenterró su pasado. Y así descubrieron que su padre Viktor Knavs tiene una similitud con Donald Trump (del que es mayor tan sólo 5 años) en sus relaciones con las mujeres. El conflicto es un elemento distintivo. Relatan que cuando la hacía de chofer tuvo un affaire con una joven de su pueblo llamada Marija Cigelnjak, con quien salió una temporada. Publica la revista Vanity Fair que «en septiembre de 1964, ella se quedó embarazada. Según el testimonio de Cigelnjak, recogido en un largo expediente judicial, Viktor le exigió que abortara. Knavs nunca ha reconocido a su hijo, Denis Cigelnjak, que ahora tiene 50 años. El hermanastro de Melania, que nunca había hablado con los medios, me cuenta su historia y me da permiso para buscar los documentos judiciales pertinentes en los archivos eslovenos».

«El hermano de Melania no reconocido por ella habita un minúsculo apartamento de Hrastnik, el pueblo donde su fallecida madre trabajaba en una fábrica de vidrio. Denis no conoció a su padre. Viktor pagó una pensión alimenticia hasta que cumplió 18 años, pero nunca se puso en contacto con él. «No tuve la oportunidad de decir: “Papá, vamos a tomar un café”». Ahora piensa que es demasiado tarde. No aspira a llamar la atención ni quiere nada de su progenitor ni de los Trump, pero no le importaría conocer a sus hermanas, Inés y Melania. Cuando le pregunto a Melania por teléfono sobre este tema niega que sea cierto. Posteriormente le envío los documentos del tribunal esloveno y me escribe para decirme que no había entendido mi pregunta: «Lo he sabido desde hace años». Añade: «Mi padre es un ciudadano privado. Le ruego respetar su privacidad», publicó la revista Vanity Fair.